La evidencia ignorada: nuevas Fake News

“Ya sé que no atienden a la evidencia” les dijo el académico Alejandro Madrazo Lajous a las y los legisladores, en su cara, cuando exponía las múltiples evidencias científicas y datos reales sobre el mal diseño de la Guardias Nacional, aun así, en un record de tiempo, en un periodo extraordinario, el Congreso de la Unión aprobó la creación de la Guardia Nacional.

Ante los datos duros, también Jorge Andrés Castañeda y Sebastián Garrido en la revista Nexos, evidenciaron que la cruzada contra el huachicoleo se implementó en el peor momento histórico para hacerlo y no hay explicaciones ni razones para que así haya sido, Castañeda y Garrido comprobaron con datos, proporcionados por el mismo gobierno que diciembre es el mes con mayor demanda histórica de gasolina, que varias Terminales de Almacenamiento y Reparto (TAR) estaban vacías y el inventario nacional de gasolina se encontraba en su nivel más bajo del año, que la producción de gasolinas del sistema nacional de refinación se encontraba en uno de sus niveles históricos más bajos y que las importaciones realizadas por Pemex fueron inferiores al mes anterior y a diciembre del año previo. Por lo que al decidir cerrar los ductos para combatir el robo de combustible en diciembre y enero, fue una decisión muy mal planeada o con muy malos datos para tomarla. Sin embargo, tampoco hay explicaciones y parece no atenderse a la evidencia y a los datos.

Con estos dos ejemplos hay un mal augurio para la ciencia, la verdad y los datos. Si eso lo han comprobado periodistas, científicos, académicos y expertos en la materia y aun así, legisladores y legisladoras sin conocimientos fundados y un gobierno que ignora los datos tomaron decisiones en sentido contrario, podemos esperar cualquier cosa.

No solo se trata del desabasto o no de la gasolina ni del diseño de una estrategia de seguridad, se trata del control de la verdad. Si el presidente con sus altos niveles de legitimidad desmiente a Castañeda, a Garrido y a Madrazo en una conferencia mañanera y después las redes sociales con la estrategia de comunicación robotizada repiten el tema una y otra vez y la opinión pública, con niveles de hartazgo elevados confía más en el presidente, la verdad no es al de los datos, la evidencia y la investigación sino la de los dichos.

Ante este panorama debemos hacer un frente por la verdad, con algunas acciones puntuales:

  • Revivir a VerificadoMX para confrontar los dichos y acciones de legisladores y el ejecutivo con la verdad, aunque deberá mejorar en su metodología para que funcione con más rigor que en la campaña electoral.
  • La Academia debe salir de los cubículos y salones a pronunciarse, tomar partido, asumir los costos políticos que impliquen defender la verdad, no podemos seguir en aletargamiento. Deben buscar espacios en medios de comunicación y ser líderes de opinión con fundamentos y datos.
  • No replicar noticias, dichos y argumentos que no lleven sustento.

Ignorar la evidencia es una manera muy sofisticada de generar fake news, esas que tanto daño nos están haciendo.


Vídeo Recomendado

Previo

Leo Zuckermann dice que la tragedia de Tlahuelilpan se pudo evitar con disparos al aire, en un lugar lleno de gas

Siguiente

“Mi amigo Nietzsche”: cuando un niño descubre la filosofía en las favelas

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *