Jóven de Oaxaca crea app para traducir al zapoteco

Cuando en Tercera Vía hablamos de Ciencia Abierta pensamos en la capacidad que tenemos de apropiarnos de las tecnologías y desarrollar propuestas con valor comunitario. Esto es justo lo que ha logrado Gonzalo Santiago Martínez, un joven juchiteco de 22 años, que ha creado una aplicación llamada Didxazapp, que originalmente permite traducir frases del español al zapoteco del Istmo.

Santiago Martínez ha dicho en varios medios de información que la iniciativa arrancó hace aproximadamente cinco años, como parte de un proyecto para pasar una materia en la preparatoria. “Ya no me sale bien hablar zapoteco. Esa fue una de las motivaciones para hacer algo por mi lengua”, afirmó este joven que salió desde los ocho años de Oaxaca y quien en unos días será ingeniero en software por la Universidad Politécnica de Tecamac, Estado de México. Su propuesta es tan extraordinaria que han utilizado su aplicación en 26 países, lo que demuestra el impulso que la tecnología puede significar para la conservación de la cultura.

Las lenguas originarias tienen un valor enorme en días donde las palabras han sido colonizadas por la derecha conservadora. Es en los idiomas indígenas donde algunos conceptos se conservan puros y no todos los significados han sido torcidos para imponer una visión del mundo. Una paradoja que requiere un análisis más profundo, pero que en lo concreto se puede entender desde las dos guerras permanentes de la ultra derecha: a ellos los despojan de sus tierras y a nosotros del pensamiento. Ahí radica el valor profundo de un proyecto como el de Gonzalo, el de tejer un puente que permita reconocernos y caminar unidos, porque seguramente en el zapoteco, como en el aymara, el quechua, el náhuatl y el tojolabal el amor sigue siendo amor.

Este revolucionario traductor ya está disponible en la tienda de Windows Phone y se encuentra en fase de mejoramiento para poder traducir también al zapoteco contenido en francés, inglés y todos los idiomas disponibles en el traductor de Google.

Con información de Rotativo Oaxaca

 

Previo

Pérez Gay, Héctor de Mauleón, Julio Astillero y el periodismo amenazado de muerte

Siguiente

Genetistas descubren datos desconocidos de nuestros orígenes

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *