ROSTROS DE FUEGO, DEL BORDO A LA ESPERANZA

PRONUNCIAMIENTO POLITICO DE LA SOCIEDAD CIVIL DEL ESTADO DE MEXICO ANTE EL AUMENTO DE LOS FEMINICIDIOS Y LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES EN LA ENTIDAD

ROSTROS DE FUEGO, DEL BORDO A LA ESPERANZA”

PRONUNCIAMIENTO POLITICO DE LA SOCIEDAD CIVIL DEL ESTADO DE MEXICO ANTE EL AUMENTO DE LOS FEMINICIDIOS Y LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES EN LA ENTIDAD

Estado de México a 5 de Marzo del 2016.



  • Llamamos a la unidad por la lucha contra todas las formas de la violencia hacia las mujeres ante la indiferencia de los gobiernos.

  • Exigimos la aplicación de la Alerta de Violencia de Genero en el Estado de México que a 7 meses de su decreto la sociedad no conocemos.

  • Llamamos a la conformación de la autodefensa de las mujeres del Estado de México.

Ayer como hoy las mujeres tenemos la necesidad de salir a exigir y defender aquello que nos niegan el machismo y la misoginia criminal: nuestros derechos.

Exigimos desde nuestra rabia el derecho a vivir libres y seguras, lo exigimos desde nuestro rostro maltratado, con lágrimas y dolor que poco a poco se va convirtiendo en fuerza.

Estamos generando este movimiento dentro de la periferia urbana. Salimos a gritar, a marchar y prestar nuestro rostro indignado a las mujeres que la violencia machista les ha desdibujado, a las que su cuerpo les han mutilado, a las quienes han embolsado y arrojado al bordo, a quienes las han baleado a plena luz del día y que se les ha aniquilado, ahí junto a un Estado omiso y una sociedad indolente en su silencio. Por eso salimos hoy a las calles, para recuperar nuestra dignidad.

_____

_____

Dejamos claro que estas acciones no tienen como objetivo interpelar directamente a un Estado ineficiente y cómplice -por omisión o acción- de la violencia que todos los días nos recuerda que ser mujer en el Estado de México es un peligro mortal.

Buscamos, ante todo, reconocernos en y con las otras mujeres: con las que fueron asesinadas, con las que para el Estado y la sociedad son cifras y cuerpos expuestos en las calles, con las sobrevivientes, con las guerreras, con todas aquellas mujeres que ya están hartas de vivir con miedo.

Hace 7 meses que se emitió formalmente por parte de la SEGOB la alerta de violencia a de género en 11 municipios del Estado de México. Es hoy día que más allá de las palabras protocolarias del Gobernador Eruviel Avila en una reunión con decenas de mujeres, el Instituto de la Mujer en el Estado de México no ha asumido la tarea de capacitación al personal de seguridad y justicia en estos municipios

Es hoy en día que no existe evidencia alguna de un proceso de investigación y depuración de efectivos inmiscuidos o denunciados por actos de violencia en sus núcleos familiares o hacia la población que supuestamente tendrían que proteger.

No es cierto que la Alerta de Violencia de Genero esté funcionando pues tan solo en lo que va del año y de manera hemerográfica se han registrado 36 muertes violentas de mujeres, y el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio ha contabilizado más de 50; la mayor de estos casos ha sucedido dentro de los municipios donde se decretó la AVG.

Ante la situación actual de violencia hacia las mujeres, violencia sexual, que permanece en las entidades mexiquense podemos decir que la acción del decreto de la AVG solo ha tenido un uso político para acallar a las organizaciones internacionales y nacionales que lo colocaban al centro de la discusión cada que se podía, pero sabemos que el fenómeno de estas formas de violencia hacia nosotras sigue.

Exigimos la aplicación de la Alerta de Violencia de Genero en el Estado de México que a 7 meses de su decreto la sociedad no conocemos. Exigimos la transparencias de los presupuestos que están destinados para su implementación y el etiquetado de la misma.

Reconocemos que somos las únicas capaces de terminar con este ciclo de violencia hacia nosotras. Ante un Estado criminal y omiso, nuestra rabia, nuestra alegría y la organización es la esperanza.

Estamos furiosas contra una sociedad que nos ha educado ser para otros antes de ser para nosotras mismas, una sociedad indolente y cómplice con su silencio, estamos rabiosas contra una sociedad que no nos ha enseñado a defendernos cuando nos están agrediendo; estamos indignadas porque esa misma sociedad nos ha inculcado la idea de que si nos golpean, violan o asesinan, siempre será nuestra culpa.

No vamos a esperar una vez más a que vengan a “salvarnos” aquellas instituciones que son las mismas que reproducen y legitiman la violencia machista, ¡lo vamos a hacer nosotras!

Nuestro entorno es oscuro ya que no hay autoridad competente que le interese frenar este cumulo de violencias hacia nosotras. Llamamos a la organización y a la autodefensa.

Apostamos e invitamos al “si te defiendes nos defiendes a todas”, asumiendo que esto sólo será eficaz cuando luchemos por la vida a nivel colectivo.

Nuestra principal estrategia es encontrarnos, aprender a reconocer en las otras posibles aliadas. Si la violencia es sistemática, nuestra organización también debe serlo.

Nos hemos unido todas y todos, hemos unido nuestras voces, unimos nuestros esfuerzos en una resistencia para parar los crímenes que están cometiendo contra nosotras. No aceptamos, no toleramos que nos sigan matando, desapareciendo, violando y torturando. Todas y todos nos movilizamos para parar la violencia sistemática en contra de nosotras, la mitad de la humanidad.

Convocamos a todas y todos a crear una comunidad de apoyo y solidaridad mutua, a crear un ambiente combativo y de esperanza. Un movimiento creciente para poner al Estado en el “banquillo de los acusados” y desenmascarar su verdadero carácter criminal, porque cometen directamente muchos de estos crímenes o encubren a los asesinos y criminalizan a las víctimas.

¡No olvidamos y no perdonamos! ¡Exigimos justicia para todas las mujeres víctimas de feminicidio, de violación y para las mujeres desaparecidas!

La justicia puede venir de la rabia e indignación que sentimos frente al encubrimiento y silencio del Estado; puede venir del amor que sentimos por todas ellas que pueden ser nuestras hijas, nuestras hermanas, nuestras madres, nosotras mismas.

No nos cansaremos de buscarlas, no nos cansaremos de exigir justicia, no nos intimidaremos frente a amenazas y ataques de cualquier nivel de autoridad.

¡Nuestra unidad es la esperanza!

¡Justicia para todas!

¡Vivas y sin miedo nos queremos!

Suscriben:

Red Denuncia Feminicidios Estado de México

Las Enredadas

Movimiento Popular Revolucionario

CECOS

Madres de Víctimas de Feminicidio en el Estado de México

Voces de Lilith

Nido de Luciérnagas

Mujeres en el Oriente

GiiA Red

Hilanderas

Previo

Diego Luna habla de México, del cine y de su papá

Siguiente

El Eurojazz y la falta de apoyo al jazz nacional

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *