Cuida esta cabra, lo que le pase a ella te pasará a ti

A lo largo de la obra, la incertidumbre va transformando a los protagonistas hasta hacerlos perder sus recuerdos y su identidad en un encierro que libera la parte más cruel y violenta de la condición humana.

La Perra y la Marrana son dos prisioneros que ignoran dónde están, quién los atrapó y por qué lo hizo. Para sobrevivir deberán hacerse cargo de una cabra. Este sometimiento está sustentado en una ley antigua: lo que le pase a ella, les pasará a ellos.

El juego de incertidumbre  va transformando a los protagonistas de esta obra de teatro, hasta hacerlos perder sus recuerdos y su identidad en un encierro que libera la parte más cruel y violenta de la condición humana.

Estrenada esta semana en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico, la puesta en escena La cabra o la fábula del niño y su dóberman, que cuenta con el apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, y la dramaturgia y dirección de Guillermo Revilla, aborda a través del terror y el humor negro, la violencia como mecanismo control y despersonalización.

El montaje, presentado por la Secretaría de Cultura, a través del Centro Cultural Helénico y la compañía Festín Efímero en coproducción con Teatro Línea de Sombra, es una ficción inspirada en notas periodísticas que hablan de cómo los grupos criminales someten a sus rehenes o secuestrados a crueles procesos físicas y psicológicos en condiciones infrahumanas, hasta convertirlos en sicarios sin voluntad, capaces de las peores atrocidades.

Con la actuación de Guillermo Revilla, Andranik Castañón, Héctor Iván González, José Juan Sánchez, Tania María Muñoz, Óscar Serrano, Edgar Valadez y Emma Dib, como la voz de la madre, La cabra o la fábula del niño y su dóberman, presenta acciones de combate y otras que aluden a las artes circenses, dentro de una trama en la que los personajes sólo buscan sobrevivir.

Este montaje es la segunda producción de Festín de lo Efímero Teatro. En él se desarrollan de manera simultánea dos acciones escénicas que por momentos se entrecruzan. La primera es la desesperante y traumática situación que viven la Perra y la Marrana a manos de su captor, encerrados en un lugar que podría ser un establo. Y la segunda, es que a través de los tablones del muro, se ve a un hombrecillo sin rostro arrancando la piel y extremidades a un cuerpo sin vida.

Festín Efímero es una joven compañía teatral  integrada por Héctor Iván González, Tania María Muñoz, Guillermo Revilla, José Juan Sánchez y Edgar Valadez, que con su primera producción,  Pozole o la venganza de los ana-crónidas (2015),  destacaron ganando de la convocatoria de Incubadoras de Grupos Teatrales de Teatro UNAM y del Centro Universitario de Teatro, para un año después representar a las  instituciones universitarias en el Segundo Festival Internacional de Escuelas Superiores de Arte Dramático con sede en Rabat, Marruecos.

La cabra o la fábula del niño y su dóberman cuenta con la escenografía, iluminación y vestuario de Víctor Padilla y el diseño sonoro de Juan José Rodríguez Castillo.

Ofrece temporada hasta el 18 de diciembre, los martes a las 20:30 h, en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico, ubicado en Avenida Revolución núm. 1500, en la colonia Guadalupe Inn de la Ciudad de México.


Vídeo Recomendado

Previo

Se pone peor: Javier Duarte podría salir en menos de cuatro años

Siguiente

¿Y tú, cómo aprendiste a follar?: El video sobre educación sexual que nos pone a reflexionar

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *