A 8 meses del #19S: ¿Qué ha pasado con el Rébsamen?

“Yo vivo enfrente del Colegio Enrique Rébsamen. Me tocó salir el día del terremoto, junto con mi hijo, Julio Espinosa, para ayudar a los niños y a los maestros que estaban atrapados.

Cuando se cayó la escuela, se escuchó un estruendo muy fuerte, terrible. Una vecina tenía ahí a su hija, así que de inmediato salimos a apoyarla. Aunque afortunadamente su hija estaba bien, el resto de los niños seguían encerrados en el patio más grande: tuvimos que forzar la entrada y de ese modo empezamos a sacarlos. Después nos saltamos a la parte derrumbada para ayudar a salir a los otros niños, que estaban del lado de la secundaria.

Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers

Al principio éramos pocos, pero luego se sumaron muchas personas. Así, sacamos a algunos niños, que desafortunadamente estaban muertos. Contamos veintiún alumnos fallecidos, además de seis adultos, de los cuales cuatro eran maestros y dos eran personal de intendencia. También auxiliamos a la directora y a su papá, que vivían allí. Después llegó el Ejército y tomó el control.

Me enoja mucho la corrupción que hay en este caso. Platicando con los peritos que vinieron a revisar mi casa, me dijeron que la construcción del Rébsamen no cumplía con los requisitos, y que cuando la directora hizo la remodelación, no tomó en cuenta los estándares básicos: la estructura no tenía las divisiones suficientes y quitaron los muros de carga.

Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers

A pesar de todo lo que se ha dicho en medios, hasta ahora la demanda contra la directora no ha prosperado. Parece que tiene poder económico y político, y que por eso, aunque la están buscando, no la han encontrado. Justo por eso no han demolido lo que queda: dicen que es la evidencia. El riesgo que tenemos es que la estructura se siga hundiendo, y un día eso se va a derrumbar, o se puede hacer un boquete, lo que puede afectar nuestras viviendas o arrojar más víctimas.

Aquí los vecinos más afectados hemos hecho las demandas correspondientes, pero la respuesta de las autoridades ha sido siempre la misma: el asunto está en litigio, sigue la búsqueda de la responsable y no se puede tocar nada. Por eso todo sigue como estaba desde ese día”.

Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers

___

Testimonio de Jorge Espinosa, vecino del Colegio Enrique Rébsamen

Fotos: Annick Donkers

Previo

Sumérgete en la experiencia 'Björk Digital', realidad virtual, música y poesía

Siguiente

El precio de la belleza blanca