‘Cenizas’, títeres humanos humeantes

Las cualidades del físico del títere y el arte de vivificarlo: los ojos-canicas de petróleo deslumbrantes ante las flamas digitales, las cara arrugadas por las cuales parecía salir una lágrima, una bocanada de humo después de un cigarrillo, la verosimilitud de un estornudo canceroso, son rasgos que impresionan de la obra

Por Alejandro Velázquez*

El lunes 20 de noviembre del 2017 Plexus Polaire llevó Cenizas al Foro Escénico del Museo de la Ciudad de Querétaro, musicalizada, para esta única función, por la banda noruega MoE. La publicidad empezaba a bullir por las redes sociales desde hace meses y, a una semana de la función, ya borboteaba por las calles de la ciudad. No era para menos, para un recinto escénico importante como el Museo de la Ciudad, teniendo invitado a una compañía con una diversidad de talentos procedentes de Polonia, España, Noruega y Francia, que, tal vez sólo para esta función, colabora con la banda noruega MoE, liderada por el talentoso compositor de Guro Skumsnes.


Publicidad

Yngvild Aspeli ­—la directora de Plexus— realizó la adaptación de la novela autobiográfica de Gaute Heivoll, Før jeg brenner ned (2010) traducida al inglés como Before I Burn (2010). Pienso que la inquietud de Aspeli por dirigir Cenizas fue la relación entre la metaficción, desarrollada en la narración de Heivoll, quien trata sobre el incendio ocurrido en el distrito de Finsland, en 1978 y los problemas mentales del autor. Aspeli y MoE tradujera a escena ambos conflictos, mezclando la presencia hiperrealista y onírica, combinando melodías grises, para expresar la lucha entre el creador y una entidad ficticia capaz de apoderarse de las riendas, reemplazando al jinete por la bestialidad, con estocadas rítmicas y estridentes.

¿Cómo hacer que lo hiperrealista se funda con lo onírico? Plexus comparó la narrativa con la teatralidad titiritera tejiendo distintas capas de ficción a través de sus propios recursos escénicos.  Las cualidades del físico del títere y el arte de vivificarlo: los ojos-canicas de petróleo deslumbrantes ante las flamas digitales, las cara arrugadas por las cuales parecía salir una lágrima, una bocanada de humo después de un cigarrillo, la verosimilitud de un estornudo canceroso, son rasgos que impresionan de Cenizas, pero, lo más importante es que todos ellos son útiles para inmiscuirnos en las capas de la ficción y reflejar al pueblo envejecido, de pérdida y dolor, provocados por el incendio. Plexus y MoE no han pretendido impresionar por objetivo de impactar a la mente, pues la música y las marionetas en la escena del lobo tratando de engullirse a las otras marionetas es uno de otros símbolos plenamente aprovechados para el tema de la obra.

El incendio del pueblo resulta ser un conflicto, pero Cenizas expresa la pérdida de control y los residuos vivos descendientes de la devastación interna del artista y del pirómano, ambos envueltos en su caos mental. Es escasa la palabra durante la obra, sin embargo, el contenido discursivo de esta obra lleva a puntos la reflexión sobre la pérdida, a veces surgidos después de ver cuadros emotivos, como el del cuerpo del canceroso rescatado del vientre del alce. Ceder el control a la locura, por distintos motivos, es entrar a las fauces del lobo, prender una mecha al bosque, empezar una ficción, luego de esparcirse, y escapar de su fuego y de las cenizas es el mayor dilema para el creador. El escritor y el pirómano, como sinónimo de las cenizas de la devastación, descendiente del momento de la destrucción, de los hechos que él mismo construye para volver a su propio origen.

Datos de la producción

Dirección Yngvild Aspeli.

Dramaturgia: Adaptación de Yngvild Aspeli de la novela de Gaute Heivoll Før jeg brenner ned (2010) traducida al inglés como Before I Burn (2010) y al español como Antes de incendiarme.

Iluminación: Xavier Lescat

Colaboración musical: Guro Skumsnes y Ane Marthe Sørlien Holen

Marionetas: Carole Allemand, Yngvild Aspeli, Polina Borisova, Sophie Coeffic y Sebastien Puech.

Vestuario: Sylvia Denais.

Video: David Lejard-Ruffet.

Colaborador artístico: Paola Rizza

Supervisión artística: Philippe Genty y Mary Underwood.

Contacto con Plexus Polaire

Facebook

Web

Bibliografía

Albores, Cinthia. «El Museo de la Ciudad presentará “Cenizas”.» AM de Querétaro, 20 de noviembre de 2017: En línea.


*Alejandro Velázquez es, antes que nada, espontáneo, criticón y malo para escoger su calzado. Luego, escribe crítica teatral en un proyecto llamado Licras desde que se tituló de la Maestría en Artes Escénicas de la Universidad Veracruzana, donde investigó la variante escénica llamada la impro en la Ciudad de México; antes colaboró para medios digitales como Entretenia, Teatro Mexicano y Ciudad de Frente, mientras trabajaba como profesor de teatro a nivel secundaria; antes estudió la licenciatura en Lengua y Literaturas Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras, donde decidió dedicarse al teatro.

LICRAS

Twitter: @LicrasLab

Correo electrónico: nostrovostro123@gmail.com

Facebook: https://www.facebook.com/licras.laboratorioeditorial.5

https://www.facebook.com/licraslab/

Instagram: https://www.instagram.com/licrasartesescenicas/

WordPress: https://licraslaboratorioeditorial.wordpress.com/

Previo

Reos hacen Facebook Live desde uno de los peores penales del Estado de México

Siguiente

Cómo sobrevivir al frío