El sexo nos protege de las enfermedades

El sexo ha sido un misterio para los biólogos que han lanzado diversas hipótesis al respecto de su tardía aparición como mecanismo reproductivo. La principal explicación tiene que ver con las ventajas de la diversidad genética gracias a la unión de los gametos en los organismos con reproducción sexual, pero sólo hasta ahora se están confirmando estas hipótesis, sobre todo con investigaciones centradas en el Homo sapiens.

Un equipo de científicos de la Universidad de Montreal y del Centro de Investigación del Hospital Universitario Sainte-Justine (Canadá) confirmó que la reproducción sexual disminuye la propensión a las enfermedades debido a la recombinación de material genético.

El grupo de investigadores descubrió que las partes del genoma humano que no se recombinan con la misma frecuencia que las demás tienden a llevar una proporción muy alta de mutaciones genéticas propensas a desarrollar enfermedades. Cuanto más tiempo estén sin recombinarse los cromosomas, más mutaciones negativas acumulan y nuestro material genético empeora.


Publicidad

Sexo salud

La solución a estas nefastas mutaciones es la reproducción sexual. “Pero dado que estas mutaciones residen en los segmentos menos dinámicos de nuestro genoma, el proceso puede llegar a durar muchos cientos de generaciones. Este descubrimiento nos da una mejor comprensión de cómo nosotros, como seres humanos, ganamos o perdemos riesgo de desarrollar o de contraer enfermedades”, explica Philip Awadalla, líder del estudio.

Y es que a medida que mantenemos relaciones sexuales y posteriormente concebimos, nuestro intercambio de material genético entre hombres y mujeres promueve que nuestra especie evolucione, sin embargo, estos no se mezclan de forma uniforme, por lo que la recombinación puede ser menos frecuente en unas generaciones que en otras.

Este descubrimiento ha sido posible gracias al análisis de los genomas secuenciados de cientos de personas del repositorio de datos genéticos canadiense CARTaGENE y del Proyecto 1.000 Genomas.

Previo

Apoyar a los demás es la ruta más efectiva a la felicidad

Siguiente

Alejandra Estrada Velázquez #VocesVioletas