“Cien años de soledad” se convierte en una danza ritual japonesa

Las criaturas extrañas descritas en ‘Cien años de soledad‘, uno de los libros más célebres de la literatura latinoamericana, inspiraron una singular pieza de danza butoh que la bailarina y coreógrafa japonesa Yumiko Yoshioka presentará en México. Esta propuesta escénica lleva el mismo titulo de la obra del escritor Gabriel García Márquez. Podrá disfrutarse el martes 4 de julio a las 20:00 en el Teatro de la Danza del Centro Cultural del Bosque.

La presencia de la maestra Yoshioka en nuestro país es importante, ya que se trata de un referente de las artes escénicas en Europa. Cabe destacar que fue miembro fundador de Ariadone, la primera compañía de butoh formada exclusivamente por mujeres, y participó en la primera presentación de danza butoh fuera de Japón.  También es directora artística y creadora de eX… it!, el evento artístico de butoh más relevante en el viejo continente.

Llega a nuestro país con el apoyo del Laboratorio Escénico Danza Teatro Ritual, en el marco del Ciclo Resonancias 2017, así como de Cromos, compañía transcultural de artes escénicas radicada en México.

Fue cuando tenía 20 años de edad que el libro Cien años de soledad llegó a las manos de la creadora japonesa. Sobre esta experiencia compartió, en entrevista para el INBA:

“En mi mente quedaron grabadas las imágenes de esas criaturas extrañas que están descritas en la historia. Pero lo que más me llamó la atención fue el hecho de que esos personajes extraños pueden desarrollar sus propias vidas y su propia singularidad porque en ese mundo tan peculiar que describe García Márquez, todos ellos son aceptados tal y como son”.

Yumiko Yoshioka considera que el tema abordado en el libro resultaba más que idóneo para llevarlo al lenguaje del cuerpo en movimiento y poner en la mesa de debate una pregunta existencial trascendental: ¿Podemos vivir solos?, cuestionamiento que provoca uno más: ¿Cómo sabemos que estamos vivos si no hay nadie que sea testigo de nuestra propia existencia?

Y agregó: “Quiero que el público se dé cuenta de lo frágil que es la vida sin los otros. A través de la soledad podemos apreciar de manera más intensa cada momento de la vida y podemos tomar conciencia de nuestra individualidad.

“En soledad podemos apreciar más nuestra propia esencia como seres humanos y establecer relaciones y conexiones más profundas entre unos y otros, pero necesitamos respetar nuestra singularidad individual y la de los demás, respetar nuestra unidad, nuestra singularidad para poder unirnos”, finalizó la bailarina.

Previo

Se inundarían tres pueblos para construir presa en Jalisco, hay contratos millonarios

Siguiente

Edgar Portillo: el candidato a la presidencia que nos promete ser campeones del mundo