Explicador: El uso medicinal de la marihuana aprobado ayer por el Senado

El uso medicinal de la cannabis fue aprobado el día de ayer en el Senado de la República luego de un debate que duró más de tres horas, resultando en 98 votos a favor, una abstención y sólo siete en contra. El dictamen, tiene por objetivo reformas en varias disposiciones de la Ley General de Salud y del Código Penal Federal. Aquí, los detalles:

Específicamente ¿Qué se aprobó?

Podríamos decir que la marihuana medicinal. En realidad, es el uso medicinal en derivados farmacológicos de la cannabis sativa, americana e índica. Entre otros, dichos derivados abarcan el THC juntos a sus isómeros y varientes estereoquím. Además la nabilona y al cáñamo fueron removidas de la lista de las sustancias que se consideran como un problema grave para la salud pública.

¿Cuál es el siguiente paso?

La Secretaría de Salud ahora tiene facultades para regular el uso medicinal de todas y cada una de las sustancias o derivados mencionados, además de ahora poder normal la investigación y producción. La dependencia federal, a consideración de los Senadores en el dictamen también podrá otorgar autorizaciones de importación de estupefacientes y productos psicotrópicos, para usos medicinales.

¿Cuales productos podrán comercializarse en un futuro?

Aquellos que tengan 1% o menos de THC, “con amplios usos industriales, cumpliendo requisitos de regulación sanitaria”.

¿Qué necesitan los productores para la siembra y cultivo? ¿Cuál es su estado legal?

Ya no merecerá un castigo legal o penal, siempre y cuando sean para fines médicos y/o científicos dentro de las autorizaciones que otorgue el gobierno federal.

La producción nacional será posible una vez que se termine la investigación científica necesaria, siendo que en una primera etapa que importarán los medicamentos basados en el THC. El senador Salvador López Brito consideró que por los costos, el consumo no sería masivo.

Más información: Senado de la República

Entrada anterior

Los claroscuros del cine en 2016

Entrada siguiente

La PEC 55, el futuro de Brasil en riesgo