Una entrevista con Chomsky para entender el conflicto en Ucrania

La siguiente entrevista fue realizada el 4 de febrero del 2022, un par de semanas antes de que estallara la invasión armada de Rusia contra Ucrania. La traducimos completa porque la mirada experta de Noam Chomsky provee luz frente al conflicto en la Europa del Este y la crisis global que se avecina después de los bombardeos en Kiev y otras ciudades del país balcánico1Aunque estrictamente Ucrania no está dentro de la península de los Balcanes, suele ser incluida en los países balcánicos por motivos históricos y culturales. La complicada historia de esta región, caracterizada por las frecuentes divisiones y subdivisiones de los Estados desde al menos la segunda mitad del siglo XIX, ha dado origen al concepto de «balcanización» que se aplica, incluso, a territorios muy distantes de los Balcanes. «Balcanización» significa la división generalmente violenta y artificial por potencias extrarregionales de los territorios de los países que integran una región..

En la entrevista que dio para la revista Truthout, el intelectual de renombre mundial describe los peligros mortales de la intransigencia de EE.UU. sobre la anexión de Ucrania en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), incluso cuando los principales aliados occidentales ya han vetado esfuerzos estadounidenses en esa dirección. También busca arrojar algo de luz sobre las razones por las que los republicanos de hoy parecen estar divididos sobre Rusia.

Chomsky, cuyas contribuciones intelectuales han sido comparadas con las de Galileo, Newton y Descartes, ha tenido una tremenda influencia en una variedad de áreas de investigación académica y científica, que incluyen lingüística, lógica y matemáticas, informática, psicología, estudios de medios, filosofía, política y asuntos internacionales. Es autor de unos 150 libros y ha recibido decenas de premios muy prestigiosos, incluidos el Premio de la Paz de Sydney y el Premio Kyoto (el equivalente japonés al Premio Nobel), así como docenas de doctorados honorarios de las universidades más renombradas del mundo. Chomsky es Profesor Emérito del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y actualmente Profesor Laureado de la Universidad de Arizona.

La siguiente transcripción ha sido ligeramente editada por motivos de extensión y claridad, con la idea de no perder el ritmo de la charla.

C.J. Polychroniou: Las tensiones continúan aumentando entre Rusia y Ucrania, y hay poco espacio para el optimismo ya que la oferta de EE. UU. de desescalada no cumple con ninguna de las demandas de seguridad de Rusia. Como tal, ¿no sería más exacto decir que la crisis fronteriza entre Rusia y Ucrania surge en realidad de la posición intransigente de Estados Unidos sobre la membresía de Ucrania en la OTAN? En el mismo contexto, ¿es difícil imaginar cuál podría haber sido la respuesta de Washington al hipotético evento de que México quisiera unirse a una alianza militar impulsada por Moscú?

Noam Chomsky: No es necesario que nos detengamos en la última pregunta. Ningún país se atrevería a dar un paso así en lo que el Secretario de Guerra del ex presidente Franklin Delano Roosevelt, Henry Stimson, llamó “Nuestra pequeña región (México)”, cuando condenaba todas las esferas de influencia (excepto la nuestra). El secretario de Estado, Antony Blinken, no es menos categórico hoy al condenar la afirmación de Rusia de que los EE. UU. son una “esfera de influencia” en Europa del Este, un concepto que rechazamos firmemente (con la misma reserva).

Por supuesto, hubo un caso famoso cuando un país de nuestra pequeña región estuvo cerca de una alianza militar con Rusia, la crisis de los misiles de 1962. Las circunstancias, sin embargo, eran bastante diferentes a las de Ucrania. El presidente John F. Kennedy estaba escalando su guerra terrorista contra Cuba a una amenaza de invasión; Ucrania, en marcado contraste, enfrenta amenazas como resultado de su posible unión a una alianza militar hostil. La imprudente decisión del líder soviético Nikita Khrushchev de proporcionar misiles a Cuba también fue un esfuerzo por rectificar levemente la enorme preponderancia de la fuerza militar de EE. UU. que ya estaba muy por delante. Sabemos a qué condujo eso.

JPEG - 840.1 kb
Vladimir Putin y Valery Gerasimov, en Moscú, foto de Diciembre del 2021 | Fotografía de Mikhail Tereshchenko

Las tensiones sobre Ucrania son extremadamente severas, con la concentración de fuerzas militares de Rusia en las fronteras de Ucrania. La posición rusa ha sido bastante explícita durante algún tiempo. El Ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, lo afirmó claramente en su conferencia de prensa en las Naciones Unidas: “El problema principal es nuestra posición clara sobre la inadmisibilidad de una mayor expansión de la OTAN hacia el Este y el despliegue de armas de ataque que podrían amenazar el territorio de la Federación Rusa.” Putin reiteró poco después lo mismo, como había dicho a menudo antes.

_____

_____

Hay una forma sencilla de lidiar con el despliegue de armas: no desplegarlas. No hay justificación para hacerlo. Estados Unidos puede afirmar que están a la defensiva, pero Rusia seguramente no lo ve así, y con razón.

La cuestión de una mayor expansión es más compleja. El tema se remonta a más de 30 años, cuando la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas se estaba derrumbando. Hubo extensas negociaciones entre Rusia, Estados Unidos y Alemania. (El tema central fue la unificación alemana). Se presentaron dos visiones. El líder soviético Mikhail Gorbachev propuso un sistema de seguridad euroasiático desde Lisboa hasta Vladivostok sin bloques militares. Estados Unidos lo rechazó: la OTAN se queda, el Pacto de Varsovia de Rusia desaparece.

Por razones obvias, la reunificación alemana dentro de una alianza militar hostil no es un asunto menor para Rusia. Sin embargo, Gorbachov estuvo de acuerdo, con un quid pro quo (una cosa por otra): No expansión hacia el Este. El presidente George H. W. Bush y el secretario de Estado James Baker estuvieron de acuerdo. En sus palabras a Gorbachov: “No solo para la Unión Soviética sino también para otros países europeos, es importante tener garantías de que si Estados Unidos mantiene su presencia en Alemania en el marco de la OTAN, ni una pulgada de las fuerzas armadas actuales de la OTAN extenderá su jurisdicción en dirección al Este”.

“Este” significaba Alemania Oriental. Nadie pensaba en nada más allá, al menos en público. En eso se está de acuerdo en todos los lados. Los líderes alemanes fueron aún más explícitos al respecto. Estaban encantados de tener el acuerdo ruso para la unificación, y lo último que querían eran nuevos problemas.

Existe un extenso trabajo académico sobre el tema: Mary Sarotte, Joshua Shifrinson y otros, debatiendo exactamente quién dijo qué, qué quiso decir, cuál es su estado, etc. Es un trabajo interesante y esclarecedor, pero al final, cuando el polvo se asienta, es lo que cité del registro desclasificado.

El presidente H. W. Bush estuvo a la altura de estos compromisos. Lo mismo hizo el presidente Bill Clinton al principio, hasta 1999 en el 50 aniversario de la OTAN; con la vista puesta en el voto polaco en las elecciones, han especulado algunos, admitió a Polonia, Hungría y la República Checa en la OTAN. El presidente George W. Bush, el adorable abuelo tonto (sic) que fue celebrado por la prensa en el vigésimo aniversario de su invasión en Afganistán, bajó todos los barrotes. Trajo a los estados bálticos y otros. En 2008, invitó a Ucrania a unirse a la OTAN, picando al oso en el ojo. Ucrania es el corazón geoestratégico de Rusia, aparte de las relaciones históricas íntimas y una gran población orientada a Rusia. Alemania y Francia vetaron la imprudente invitación de Bush, pero aún está sobre la mesa. Ningún líder ruso aceptaría eso, seguramente ni Gorbachov, como dejó claro.

Como en el caso del despliegue de armas ofensivas en la frontera rusa, existe una respuesta sencilla. Ucrania puede tener el mismo estatus que Austria y dos países nórdicos a lo largo de toda la Guerra Fría: neutral, pero estrechamente vinculada a Occidente y bastante segura, parte de la Unión Europea en la medida en que decidan serlo.

Estados Unidos rechaza rotundamente este resultado, proclamando con arrogancia su (dicho con ironía) apasionada dedicación a la soberanía de las naciones, que no se puede infringir: se debe respetar el derecho de Ucrania a unirse a la OTAN. Esta posición de principios puede ser elogiada en los EE. UU., pero seguramente está provocando fuertes carcajadas en gran parte del mundo, incluido el Kremlin. El mundo difícilmente ignora nuestra inspiradora dedicación a la soberanía, especialmente en los tres casos que enfurecieron particularmente a Rusia: Irak, Libia y Kosovo-Serbia.

Irak no necesita ser discutido: la agresión estadounidense enfureció a casi todos. Los ataques de la OTAN contra Libia y Serbia, ambos una bofetada en la cara de Rusia durante su fuerte declive en los años 90, están revestidos de justos términos humanitarios en la propaganda estadounidense. Todo se disuelve rápidamente bajo escrutinio, como está ampliamente documentado en otros lugares. Y el historial más rico de la reverencia de los Estados Unidos por la soberanía de las naciones no necesita revisión.

A veces se afirma que la pertenencia a la OTAN aumenta la seguridad de Polonia y otros. Se puede presentar un caso mucho más sólido de que la pertenencia a la OTAN amenaza su seguridad al aumentar las tensiones. El historiador Richard Sakwa, especialista en Europa del Este, observó que “la existencia de la OTAN quedó justificada por la necesidad de gestionar las amenazas provocadas por su ampliación”, un juicio plausible.

Hay mucho más que decir sobre Ucrania y cómo abordar la peligrosa y creciente crisis que se vive allí, pero tal vez esto sea suficiente para sugerir que no hay necesidad de inflamar la situación y pasar a lo que bien podría convertirse en una guerra catastrófica (insistimos que la entrevista fue dada 20 días antes de los bombardeos).

U.S. troops deploy for Europe from Pope Army Airfield at Fort Bragg, North Carolina, on February 3, 2022. The U.S. plans to deploy 3,000 troops to fortify NATO forces in Eastern Europe amid fears Russia could invade Ukraine, the Pentagon said Wednesday.
Estados Unidos desplegó tropas en Europa del Este, días antes de la ofensiva rusa en Ucrania, un elemento clave de la respuesta agresiva de Putin | Fotografía de Allison Joyce para AFP

De hecho, hay una cualidad surrealista en el rechazo de Estados Unidos a la neutralidad al estilo austriaco para Ucrania. Los legisladores estadounidenses saben perfectamente que la admisión de Ucrania en la OTAN no es una opción para el futuro previsible. Por supuesto, podemos dejar de lado las ridículas poses sobre la santidad de la soberanía. Entonces, en aras de un principio en el que no creen ni por un momento, y en pos de un objetivo que saben que está fuera de su alcance, Estados Unidos se arriesga a lo que puede convertirse en una catástrofe impactante. En la superficie, parece incomprensible, pero hay cálculos imperiales plausibles.


Podríamos preguntarnos por qué Putin ha adoptado una postura tan beligerante sobre el terreno. Hay una industria artesanal que busca resolver este misterio: ¿Es un loco? ¿Está planeando obligar a Europa a convertirse en un satélite ruso? ¿Que esta haciendo?

Una forma de averiguarlo es escuchar lo que dice: durante años, Putin ha tratado de inducir a los EE.UU. a prestar atención a las solicitudes que él y el ministro de Relaciones Exteriores Lavrov repitieron, en vano.

Una posibilidad es que la demostración de fuerza sea una forma de lograr este objetivo. Eso ha sido sugerido por analistas bien informados. Si es así, parece haber tenido éxito, al menos de forma limitada.

C.J. Polychroniou: Alemania y Francia ya han vetado esfuerzos anteriores de Estados Unidos para ofrecer membresía a Ucrania. Entonces, ¿por qué Estados Unidos está tan interesado en la expansión de la OTAN hacia el este hasta el punto de tratar una invasión rusa de Ucrania como inminente, incluso cuando los propios líderes ucranianos no parecen pensarlo? ¿Y desde cuándo Ucrania llegó a representar un faro de democracia?


Escucha nuestro podcast



Noam Chomsky: De hecho, es curioso ver lo que se está desarrollando. Estados Unidos está avivando vigorosamente las llamas, mientras que Ucrania le pide que baje el tono de la retórica. Si bien hay mucha confusión sobre por qué el “demonio” Putin actúa como lo hace, los motivos estadounidenses rara vez están sujetos a escrutinio. La razón es familiar: por definición, los motivos de Estados Unidos son nobles, incluso si sus esfuerzos por implementarlos quizás estén equivocados.

Sin embargo, la pregunta podría merecer alguna reflexión, al menos por parte de “los hombres salvajes en las alas”, para tomar prestada la frase del ex asesor de seguridad nacional McGeorge Bundy, refiriéndose a esas figuras incorregibles que se atreven a someter a Washington a los estándares aplicados en otros lugares.

Victor Orban Donald Trump
Viktor Orban con Donald Trump | Fotografía de Brendan Smialowski

Una posible respuesta es sugerida por un famoso eslogan sobre el propósito de la OTAN: mantener a Rusia afuera, mantener a Alemania abajo y mantener a los Estados Unidos adentro. Rusia está afuera, muy afuera. Alemania está abajo. Lo que queda es la pregunta de si Estados Unidos estará en Europa; más exactamente, si debería estar a cargo. No todos han aceptado tranquilamente este principio, entre ellos: Charles de Gaulle, quien avanzó su concepto de Europa desde el Atlántico hasta los Urales; la Ostpolitik del ex canciller alemán Willy Brandt; y el presidente francés Emmanuel Macron, con sus actuales iniciativas diplomáticas que están causando mucho descontento en Washington.

Si la crisis de Ucrania se resuelve pacíficamente (cosa que ya no sucedió), será un asunto europeo, rompiendo con la concepción “atlantista” posterior a la Segunda Guerra Mundial que coloca a los EE.UU. firmemente en el asiento del conductor. Incluso podría ser un precedente para nuevos movimientos hacia la independencia europea, tal vez incluso hacia la visión de Gorbachov. Con la iniciativa de la Franja y la Ruta de China invadiendo desde el este, surgen problemas mucho más importantes de orden global.

C.J. Polychroniou: Como casi siempre en el pasado cuando se trata de asuntos exteriores, vemos un frenesí bipartidista sobre Ucrania. Sin embargo, mientras los republicanos en el Congreso instan al presidente Joe Biden a adoptar una postura más agresiva hacia Rusia, la base protofascista cuestiona la línea del partido. ¿Por qué y qué nos dice la división entre los republicanos sobre Ucrania sobre lo que les está sucediendo a los republicanos?

Noam Chomsky: Uno no puede hablar fácilmente del Partido Republicano de hoy como si fuera un partido político genuino que participa en una democracia en funcionamiento. Más acertada es la descripción de la organización como “una insurgencia radical, ideológicamente extrema, desdeñosa de los hechos y compromisos, y desdeñosa de la legitimidad de su oposición política”. Esta caracterización de los analistas políticos Thomas Mann y Norman Ornstein de American Enterprise es de hace una década, anterior a Donald Trump. Por ahora está muy desactualizado. En el acrónimo “GOP” (Gran Partido Viejo), lo que queda es la “O” (Viejo).

No sé si la base popular que Trump ha convertido en un culto de adoración está cuestionando la postura agresiva de los líderes republicanos, o si les importa. La evidencia es escasa. Las principales figuras de derecha estrechamente asociadas con el Partido Republicano se están moviendo hacia la derecha de la opinión europea y de la postura de aquellos que esperan mantener cierta apariencia de democracia en los EE.UU. Van incluso más allá de Trump en su apoyo entusiasta al presidente húngaro Viktor Orban. La “democracia iliberal” (una filosofía política que por definición vulnera los derechos humanos y que también define el programa de Tayyip Erdoğan en Turquía) ensalzándola por salvar la civilización occidental, nada menos.

Esta efusiva bienvenida al desmantelamiento de la democracia por parte de Orban podría traer a la mente el elogio al líder fascista italiano Benito Mussolini por haber “salvado la civilización europea [para que] el mérito que el fascismo ha ganado para sí perdure eternamente en la historia”; los pensamientos del venerado fundador del movimiento neoliberal que ha reinado durante los últimos 40 años, Ludwig von Mises, en su clásico Liberalismo de 1927.

El comentarista de Fox News, Tucker Carlson, ha sido el más franco de los entusiastas. Muchos senadores republicanos le siguen la corriente o afirman ignorar lo que está haciendo Orban, una notable confesión de analfabetismo en la cúspide del poder global. El muy respetado senador senior Charles Grassley informa que sabe sobre Hungría solo por las exposiciones televisivas de Carlson, y lo aprueba. Tales actuaciones nos dicen mucho sobre la insurgencia radical. Sobre Ucrania, rompiendo con el liderazgo del Partido Republicano, Carlson pregunta por qué deberíamos tomar una posición sobre una disputa entre “países extranjeros a los que no les importa nada Estados Unidos”.

Cualesquiera que sean las opiniones de uno sobre los asuntos internacionales, está claro que hemos dejado atrás el dominio del discurso racional y nos estamos moviendo hacia un territorio con una historia poco atractiva, por decirlo de alguna manera.

Entrevista publicada en Inglés para la revista Truthout | Traducción y notas del Colectivo Alterius


Vídeo Recomendado



Referencias

Referencias
1 Aunque estrictamente Ucrania no está dentro de la península de los Balcanes, suele ser incluida en los países balcánicos por motivos históricos y culturales. La complicada historia de esta región, caracterizada por las frecuentes divisiones y subdivisiones de los Estados desde al menos la segunda mitad del siglo XIX, ha dado origen al concepto de «balcanización» que se aplica, incluso, a territorios muy distantes de los Balcanes. «Balcanización» significa la división generalmente violenta y artificial por potencias extrarregionales de los territorios de los países que integran una región.
Previo

Intentan cerrar radio de la Autónoma de Guerrero, se acusa a la Guardia Nacional

Siguiente

Dan 10 años de prisión a Kenia Hernández: Una presa política en tiempos de la 4T

Sin comentarios

Deja un comentario