Germán Silva, el atleta mexicano que fue de Tijuana a Tulum corriendo durante cuatro meses

Siempre tu hobby de niño puede ser de lo que vivas cuando eres grande y ese es el caso del corredor mexicano Germán Silva de 54 años, que desde que era chiquito se dedicaba a corretear semirremolques por las carreteras de Veracruz y desde ahí se ha dedicado completamente a correr, tanto así que ha ganado dos veces el maratón de Nueva York.

Aunque para lograr eso, primero tuvo que empezar subiendo un volcán de 14.000 pies fuera de la Ciudad de México

Hoy en día está haciendo la carrera de su vida el cual empezó el pasado 11 de Noviembre en Tijuana y mañana debería de finalizar en Tulum después de que sus uñas en los pies se le cayeran, dolores en la pantorrilla izquierda, además de los isquiotibiales y es que para correr 30 millas casi todos los días, claramente había que tener consecuencias.

A lo largo de su camino se ha adentrado por caminos caminos de tierra, montañas, pueblos abandonados, rejillas de ganado, desiertos, hasta puestos de control por parte de cárteles, por ejemplo, en su paso por Durango, fue interrumpido durante su estancia en el hotel por parte de “Los Chapitos”, dirigidos por los hijos de Joaquín Guzmán Loera. Todo eso es registrado en Strava, un software de seguimiento GPS deportivo usado por ciclistas y corredores.  

Para recorrer todo el territorio mexicano ha tenido que cambiar 18 veces de zapatillas debido a que corre durante las horas más calurosas o también porque corta agujeros en su calzado para que sea más cómodo su recorrido. Su alimentación mientras va en camino son geles energéticos junto a bebidas energéticas, además, agua mineral, cacao y pinole, un maíz molido; de vez en cuando él acepta invitaciones para cenar con extraños. 

_____

_____

Sin duda alguna un ejemplo a seguir por ser uno de los mejores corredores de larga distancia en toda la historia de México. 

 

 

 


Vídeo Recomendado



Previo

Las palmeras de la CDMX están muriendo y estos son los planes para rescatarlas

Siguiente

Se da un paso para la igualdad salarial en el fútbol estadounidense, pero tuvo que llegar una presidenta para lograrlo

Sin comentarios

Deja un comentario