Día Internacional de la Mujer y la Niña Científica: La brecha de género sigue siendo enorme

Las aportaciones de las mujeres al avance científico son fundamentales, no sólo por el conocimiento que generan, sino justo porque su participación en la Historia de la Ciencia es un relato propio de lucha permanente para derrotar lo peor de la cultura patriarcal. La batalla sigue presente, ya que como veremos a lo largo de esta nota, existe un sesgo enorme entre las oportunidades y condiciones laborales entre los hombres y las mujeres científicas.

Y es que este día, más que para celebrar, sirve para visibilizar un escenario que no lo pone nada fácil para las mujeres y las niñas que se dedican o quieren dedicarse a la investigación. Para poner un ejemplo, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) reveló datos de estadísticas que señalan la gran brecha de género que existe en el mundo de la ciencia y las ingenierías en México, pues el país sólo cuenta con 3 mujeres científicas de 10 profesionistas en dichas áreas.

El IMCO realizó una estadística respecto a la cantidad de mujeres que lograron graduarse de alguna carrera relacionada con la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés), pero los resultados fueron alarmantes porque reflejaron una gran brecha de género. Las carreras STEM actualmente juegan un papel importante en la vida social, pues son las más valoradas y demandadas, especialmente porque manejan mejores sueldos para los profesionistas, que en su mayoría son hombres.

https://s3.amazonaws.com/businessinsider.mx/wp-content/uploads/2021/02/10193944/microscope-3184432_1920-1-1280x620.jpg
Fuente: Business Insider México

¿Qué son las carreras STEM?

De acuerdo con el IMCO , las carreras STEM son aquellas relacionadas con la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas que requieren de resolución de problemas complejos, pensamiento analítico y crítico.

Las carreras STEM manejan mejores sueldos, pues los egresados de ellas podrían ganar mil pesos más al mes que aquellos egresados de otras áreas o disciplinas, según lo especifica la IMCO, pero la problemática radica en que hay pocas mujeres que representan a la población femenina en este mundo.

Hay que señalar que las carreras STEM no son las únicas que entran en el gran cuerpo de las Ciencias, y que los datos seguramente serían mucho más alarmantes si se incluyen los problemas de las mujeres que se forman y dedican profesionalmente en las Ciencias Sociales y las Humanidades. De hecho, su ausencia permanente en este tipo de investigaciones, revela que en esas áreas la falta de reconocimiento es todavía mayor.

¿Por qué no hay mujeres profesionales en el campo de la ciencia?

_____

_____

La directora de la Sociedad Incluyente del IMCO, Fátima Masse, recalcó que la brecha de género en la ciencia comienza a suscitarse con el paso del tiempo, es decir, las niñas obtienen mejores resultados que los niños en las pruebas de matemáticas del Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes (PLANEA).

Sin embargo, los resultados se invierten durante la secundaria, un suceso que se hace más marcado en alumnos y alumnas de bachillerato. Ante esto, la directora como el IMCO hacen hincapié en que esto sucede porque no hay un suficiente apoyo para las niñas que las impulsen a continuar con sus estudios centrados en las matemáticas y ciencias, pues todavía se considera que estas ramas son para hombres.

Ante esto, el IMCO sugiere crear y desarrollar estrategias que ayuden a que las mujeres puedan tener más presencia en las carreras STEM y erradicar poco a poco esta brecha de género en la ciencia.

Ciencia contra los que niegan la brecha de género

La brecha de género en las ciencias se puede medir científicamente

Una de las cosas más graves es que la propia comunidad científica es poco consciente de la brecha de género. Un estudio liderado por la cientíifca Anna Lupon, ha constatado que la mayoría de investigadores no son capaces de reconocer la disparidad de género en la ciencia. El trabajo ha sido publicado en la revista Plos One.

Para su elaboración, se ha analizado la representación femenina en el 1r Congreso de la Sociedad Ibérica de Ecología (SIBECOL), celebrado en Barcelona en 2019. La elección de este congreso se debe a que la ecología es una de las disciplinas científicas donde existe una mayor presencia de mujeres. En concreto, las autoras y autores del estudio se han fijado en el rol, percepción, experiencia personal y visibilidad de las científicas en este evento.

Sesgos evidentes y persistentes

A pesar de las recientes políticas encaradas a reducir las desigualdades entre hombres y mujeres en el mundo científico, los sesgos de género siguen siendo evidentes en aspectos clave en relación al progreso de la carrera científica, como pueden ser la adquisición de becas o premios, la asistencia a congresos o las apariciones en los primeros o últimos puestos de autoría en artículos relevantes.

Estos desequilibrios de género, que según las autoras y autores del estudio son alarmantes en sí mismos, reducen la visibilidad de las mujeres investigadoras, pudiendo desencadenar círculos viciosos de sesgo de género que explican la persistencia del techo de cristal.

En este sentido, las conferencias y congresos son plataformas ideales para estudiar las brechas de género en el mundo científico, puesto que son eventos culturales importantes que reflejan las barreras y obstáculos existentes para las mujeres en el ámbito científico.


Uno de los resultados más preocupantes ha sido que la mayoría de los encuestados, incluyendo mujeres, no notaron disparidades de género en la participación durante el tiempo de preguntas y respuestas. La minoría que sí detectó estas desigualdades eran mayoritariamente mujeres, que percibieron más estereotipos machistas y se sintieron más excluidas que los hombres.

Solo un 33 % de los ponentes principales eran mujeres

Aunque en términos de asistencia, autorías y presentaciones la conferencia presentaba un equilibrio de género, las científicas estuvieron menos representadas en las posiciones más prestigiosas de esta, como son las ponencias magistrales (33 %) o las últimas autorías (29 %). Además, las mujeres eran minoría (menos del 40 %) tanto en los comités organizadores como científicos.


Escucha nuestro podcast



Estos resultados coinciden con estudios anteriores que muestran que, aunque el campo de la ecología está generalmente dominado por mujeres a nivel estudiantil, las mujeres todavía están poco representadas en cargos académicos de alto nivel y prestigio.

Menos participación en los turnos de preguntas

En las charlas analizadas, la proporción de mujeres y hombres entre la audiencia fue similar (40 y 60 %, respectivamente) independientemente del género del ponente. Sin embargo, el número total de asistentes fue un 12,3 % superior cuando el ponente era un hombre que cuando era una mujer.

Otro resultado preocupante del estudio es que las mujeres participaron menos que los varones en los turnos de preguntas y respuestas. En concreto, de todas las charlas que recibieron preguntas, solo en un 37 % de los casos una mujer hizo la primera pregunta.

Por otro lado, mujeres y hombres hicieron un número similar de preguntas cuando la ponente o moderadora era una mujer, mientras que los hombres hacían más preguntas cuando el ponente o moderador era un hombre. Estos resultados demuestran que es importante tener mujeres en posiciones visibles o de prestigio a fin de aumentar el sentimiento de pertenencia de las mujeres en ciencia.

https://citecus.com/wp-content/uploads/2021/02/ninas-en-la-ciencia-scaled.jpg
Fuente: Citecus

Hacia una Comunidad Científica más inclusivas

Sin embargo, los resultados del estudio ponen de manifiesto la importancia de avanzar hacia una mayor inclusión de las mujeres, ya que esta invisibilidad puede afectar a su bienestar y a la motivación para seguir una carrera científica.

Asimismo, según subrayan las autoras y autores del estudio, “puede comprometer la calidad general de la academia, que se beneficia de la integración de diferentes perspectivas”. Por eso, apuestan por seguir evaluando los factores que dificultan el éxito de las mujeres a la ciencia con el objetivo de garantizar un futuro equitativo en las disciplinas científicas.

“Este enfoque multidimensional del estudio es fundamental para ofrecer una evaluación integral de la situación de las mujeres en las ciencias y para desarrollar la elaboración de políticas basadas en la evidencia que promuevan conferencias científicas inclusivas”, concluye Anna Lupon, investigadora del CEAB-CSIC.

Por eso no hay mejor manera para celebrar el Día Internacional de las Mujeres y las Niñas que fomentando en nuestras pequeñas la cultura científica, visitando museos científicos, laboratorios de investigación, acercándose a proyectos de ciencia libre, programación y rescatando los grandes logros que han heredado a la especie humana para entenderse a sí misma; es hora de que ese autoconocimiento se traduzca en una sociedad justa y equitativa.

Texto del Colectivo Alterius con información de Agencia SINC e Invdes


Vídeo Recomendado



Previo

Marcel Cohen: cinematografía de la añoranza

Siguiente

Solidaridad desde México hasta Kurdistan y con 'La Larga Marcha' por suelo europeo

Sin comentarios

Deja un comentario