Un nuevo Me Too en Francia pone el ojo público sobre los casos de incesto

Un caso de alto perfil en Francia ha puesto el ojo en uno de los crímenes sexuales de los cuales no se habla tanto: el incesto. Todo esto por la publicación de ‘La Familia Grande’ de Camile Kouchner, libro que reveló los abusos del politólogo Olivier Duhamel hacía el hermano menor de la autora, siendo su padrastro.

Y no solo Duhamel es cuestión de escándalo, sino que los Kouchner son los hijos de un ex ministro francés de renombre y Duhamel fue la siguiente nupcia de quien fuera su esposa.

Esto generó una revolución con el hashtag #MeTooInceste, donde se rompe el tabú y más hablan de sus experiencias. Dice la nota de El País:


“Habrá un antes y un después de esto”, afirma Madeline Da Silva. La teniente de alcalde para la Infancia de Lilas, en la periferia parisina, y miembro del colectivo feminista Nous Toutes es una de las creadoras de la etiqueta #MeTooInceste lanzada el sábado. Si La familia grande ha impactado por el influyente círculo político e intelectual parisino del que habla, la oleada de denuncias en Twitter “ha demostrado que el problema está en todas partes y en todos los niveles” de la sociedad, señala por teléfono la también militante por los derechos de los niños. Las víctimas “han hablado de manera masiva y eso ha hecho que Francia abra los ojos ante la cuestión de la violencia sexual contra los menores”.

Los datos son indignantes, 130 mil niñas y 35 mil niños son víctimas cada año de intentos de abuso sexual, la mayoría dentro de su misma familia.

La historia completa, para leer, en El País

 


Vídeo Recomendado



_____

_____

Previo

Los juegos no son un territorio exclusivo de los hombres

Siguiente

Ganan Supercopa: le dedican el triunfo a la capitana que lucha contra el cáncer

Sin comentarios

Deja un comentario