Amor, influencia, deseo, milenio: Sobre ‘Normal People’ de Sally Rooney

“Se Inyectan Asteroides” es una columna de Emmanuel Medina


Por Emmanuel Medina // TW: @emmanuelmedina

Sally Rooney, nacida en Irlanda en 1991, escribe sobre el amor con certero conocimiento de la modernidad y la mirada, melancólica y rabiosa, a la vez, que caracteriza a los milennials.


En su segunda novela, “Gente Normal”, editada en Literatura Random House, sus párrafos parecen escapados de las redes sociales, y sin embargo, su narrativa es poderosa, certera y emotiva, con la cualidad de no dejar indiferente a su lector.

Casi con la maestría de una novela de Jane Austen o Henry James, elogiaba esta historia, en octubre pasado, la elogiosa crítica del suplemento cultural de El País, y del que mismo James es fanática la joven escritora, “Gente Normal”, nominada al Nobel inglés, el afamado premio Man Booker Prize, lleva más de un año siendo celebrada como la gran historia de amor del siglo 21.

El universo que se describe en “Gente Normal” se mueve alrededor de un par de protagonistas, retrato, casi cliché, de miles de jóvenes nacidos a mediados de los 90: Marianne y Connell: una, “rara” y con la certeza de su superioridad intelectual, pero alejada del trato social; otro, deportista, guapo y con un atractivo por vivir “al día”.

Lo que en autores que escriben sobre “amor juvenil” como Jojo Mojes y Nicholas Sparks, sería material para película mediocre de Netflix, en las manos de Sally Rooney se vuelve un preciso estudio, intenso y certero, de las aristas de ese sentimiento que mueve al mundo y que son más difíciles de explicar, como son la influencia que se ejerce en la persona amada, basada en el descubrimiento de los daños emocionales que nos pueden complementar: el “te amo porque mis carencias están seducidas por tus desvaríos”.

Seguros de que crecen en un nuevo siglo, diferente y veloz, voraz y sin valores sostenibles, Marianne y Connell no viven la típica historia de arrebato adolescentel: la mayor parte del tiempo son “amigos con derechos”, y los lectores que devoramos las páginas, nos desesperamos y emocionamos, como si fuéramos parte de su grupo de WassApp, de sus desencuentros y sus “rarezas” que no les permiten “conectar”, gracias a la prosa desenfadada y, al mismo tiempo, cerebral de Rooney.

_____

_____

Paradoja del milenio: jóvenes que están hiperconectados y que, en la intimidad, sus charlas y reflexiones, tras tener un sexo inusual y espeso, expresan, a regañadientes, la desolación que cubre sus vidas y su incapacidad de embonar en la vida de otros, si no es a través de crear grupos de reinvidación de causas sociales o de hashtags por la igualdad.

La creadora irlandesa nos entrega una novela que, en estos días de pandemia, ha sido estrenada su versión “serie” a través de la plataforma Starzplay, y que ha sido aclamada, también por los críticos televisivos, curiosamente por la literalidad con que el libro fue trasladado al formato digital y con actores casi desconocidos que interpretan las complejas emociones que empujan a Marianne y Connell a chocar, una y otra vez, con la certeza de que no están hechos el uno para la otra.

El gran acierto del traslado a la imagen streaming de “Gente Normal” es que los guiones estuvieron elaborados por la misma Sally Rooney y que estuvo, pendiente y cercana, de que su fábula tuviera el mismo lenguaje que ella imprimió a su novela; una narrativa que la ha vuelto, casi unánime por lectores de todas las edades, pero sobre todo, que rondan los veintes, casi treintas, como la verdadera abanderada de su lenguaje y sus emociones.

No es poca cosa, en un 2020 tan lleno de ruido y furia y best-sellers mediocres.

“Gente Normal”
Sally Rooney
Random House Mondadori, 2019


Vídeo Recomendado



Previo

¡Apoyemos a Ender!

Siguiente

“Vaquero del mediodía” de Diego Enrique Osorno es nominado a Ariel

Sin comentarios

Deja un comentario