La liga MX con el repechaje no le apuesta a la mediocridad sino al entretenimiento


Escucha nuestro podcast



Táctico. En este espacio habrá análisis del deporte desde una visión alternativa y recreativa.

La Liga MX aprovechó la pandemia para entre muchas decisiones polémicas traer de vuelta el repechaje, desde mi visión no es eso, pero así lo han comunicado los medios deportivos, no se trata de la simple vuelta del repechaje, si recordamos el modelo de repechaje que hizo campeón a Pachuca, Monarcas o a Chivas en 2006, era un modelo donde los equipos que se encontraban en los lugares 7,8, 9 y 10 jugaban una serie de dos partidos para definir quienes entraban a la fase de playoffs o liguilla. Lo que aprobó la Liga MX no es eso sino un modelo distinto de eliminatoria, enefelizando (NFL) el futbol mexicano.

No es sorpresa que la Liga MX quiera acercarse el modelo NFL de competencia, es decir, es una liga, como apunta Marion Reimers en alguna reflexión, a la que le seguirán los pasos de cerca el futbol internacional por lo exitoso que ha sido su modelo en términos de justicia deportiva, ingresos económicos y protección del espectáculo. El modelo de competencia final es sencillo, los primeros cuatro lugares de la temporada regular clasifican directo a la fase final, mientras que los lugares del 5 al 12 jugarán una serie entre ellos para definir los 4 equipos faltantes para una serie de playoffs. Para los seguidores de la NFL esto es igual a la ronda de comodines. 


Algunos periodistas y comentaristas atinaron a afirmar que era una medida para incentivar la mediocridad, pero eso no es del todo cierto, es más, es una falacia. Según información recopilada por el diario Récord desde que existe el modelo de liguilla en México, las posiciones de temporada regular que más han ganado campeonatos son la primera y la segunda con 20 campeonatos cada una, la octava 5 veces, la novena una y la décima también una ocasión.

Como se observa han quedado campeón más veces los equipos en los primeros cuatro lugares que los restantes, por lo que el argumento de que el nuevo modelo premia la mediocridad es falso; un campeonato no se construye por el sencillo acceso a los playoffs aún con récord perdedor sino por otras virtudes de la organización y del desempeño deportivo. El nuevo modelo de competición apuesta por más partidos de playoffs, más fines de semana de futbol, más emoción y más entretenimiento; en una de esas, como los números lo dicen; alguna historia de épica de un doceavo lugar nos hará recordar que en el futbol también pasan historias increíbles y con pocas probabilidades, como en la vida. Por lo que la nueva propuesta no es mediocre, sí entretenida y sí alienta a obtener alguna historia romántica de un campeón con pocas probabilidades. 


Vídeo Recomendado



_____

_____

Previo

Convertir la pandemia en lecciones

Siguiente

Los libros que he leído: Reflexiones en drogas en tiempos del Covid-19

Sin comentarios

Deja un comentario