Datos para celebrar el día internacional del cocodrilo

Por Adriana Raquel Aguilar Melo 1Integrante del Colectivo Alterius y Doctora en Biología por la Université de Sherbrooke.

El pasado 23 de agosto se celebró en México el día de los cocodrilos… ¿Pero por qué un día para estos seres de dientes grandes, piel gruesa y mirada penetrante?

Una de las razones de su importancia y la más elemental, pero a veces la menos comprendida por su simplicidad, es que son seres vivos. Esto puede parecer insuficiente, pero es importantísimo ¿Sabes todo lo que tuvo que suceder en el planeta Tierra para que existieran los cocodrilos? ¿Sabes cuándo aparecieron por primera vez estos animales y todo lo que pasó para que hayan tres especies de cocodrilos en México?



Como sucede con todos los organismos vivos, estos hermosos reptiles tienen un papel ecológico muy importante para los ecosistemas donde viven. También benefician a los seres humanos directa e indirectamente; hay quien se alimenta de ellos para subsistir y otros sentimos que nuestro espíritu se aviva y conmueve al observarlos en su hábitat.


Luis Sigler, un Médico Veterinario Zootecnista mexicano especialista en reptiles del Dallas World Acquarium, e investigador independiente dedicado a la conservación de cocodrilos desde hace 28 años, nos cuenta que estos animales son importantes por ser depredadores tope en los ecosistemas donde habitan. Así que tienen funciones ecológicas importantes y también representan recursos económicos relevantes en diversas comunidades.

El paleontólogo Gerardo Carbot-Chanona, desde el museo Eliseo Palacios Aguilera, en Chiapas, nos cuenta que los primeros animales parecidos a los cocodrilos (Crocodyliformes) aparecieron hace unos 200 millones de años (en el Triásico de la era Mesozoica). En esta época, había un solo supercontinente en la Tierra, llamado Pangea. Más tarde, hace unos 65 millones de años (en el Cretácico tardío), cuando los famosos dinosaurios ya habitaban la Tierra, aparecieron los Eusuquios (Eusuchia), cuyo nombre común podría ser “cocodrilos modernos” o “cocodrilos verdaderos”. Para esa época, los continentes ya estaban separados y se parecían un poco a lo que son ahora.

Además, Gerardo nos explica que en México se han encontrado registros fósiles de Crocodyliformes en Coahuila, Chihuahua, Nuevo León, Tamaulipas, Puebla, Oaxaca y Chiapas que datan de hace unos 145 a 65 millones de años. También hay registros fósiles de cocodrilos modernos que datan del Mioceno (hace 23 a 5 millones de años) y que se han encontrado en Hidalgo, Jalisco y Chiapas.

Actualmente hay 23 especies de cocodrilos en el mundo y tres de ellas se distribuyen en México. Estas especies son: el cocodrilo de pantano (Crocodylus moreletii), el cocodrilo de río (Crocodylus acutus) y el caimán (Caiman crocodilus). En la década de 1970, las poblaciones de estas especies solían estar amenazadas por la cacería y el comercio ilegal de sus pieles. Sin embargo, las acciones para su conservación en México (veda, decreto de áreas naturales protegidas y fomento de granjas, entre otras) contribuyeron a la recuperación de sus poblaciones. Pero cada especie tiene sus particularidades y por ello, su historia de conservación tiene algunas diferencias.

_____

_____

Cocodrilos de pantano

Los cocodrilos de pantano se distribuyen a lo largo del golfo de México, desde Tamaulipas, hasta llegar a la península de Yucatán. También se encuentran en Tabasco y en Chiapas (Cedeño-Vázquez, et al., 2012). Fuera de México se distribuyen además en Belice y Guatemala. Esta especie habita áreas de agua dulce como pantanos, ciénagas, marismas, ríos, lagunas y cuerpos de agua artificiales, pero también es encontrado algunas veces en hábitats salobres o salinos (Álvarez del Toro y Sigler 2001, Escobedo-Galván et al. 2008, Platt et al. 2008).

En 2009 había entre 79 mil y 100 mil individuos de esta especie, por lo que actualmente se consideran en buen estado de conservación (bajo la categoría de preocupación menor por la UICN, Cedeño-Vásquez, et al., 2012) e incluso pueden ser aprovechables por los seres humanos siempre y cuando se haga de manera consciente y sustentable.

https://i2.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/2/27/Pantanos_de_Centla_13.JPG?resize=629%2C472&ssl=1

Entre las actividades que han ayudado al aumento de sus poblaciones están: la reproducción en cautiverio, la existencia de áreas naturales protegidas y las legislaciones de conservación a nivel nacional e internacional. Sin embargo, los peligros para los cocodrilos de pantano todavía existen. Por ejemplo, la cacería ilegal, la degradación de los ecosistemas donde viven y las aguas residuales por actividad militar, industrial y agrícola (Cedeño-Vázquez et al., 2012). Wu y colaboradores (2000) vieron en su estudio que la exposición de los huevos de esta especie a pesticidas y otros contaminantes químicos pude causar problemas a largo plazo para sus poblaciones.

Cocodrilos de río

El cocodrilo de río se distribuye en la costa del Océano Pacífico desde Sinaloa hasta Chiapas y en la península de Yucatán en México. Pero también se distribuyen desde Belice hasta Venezuela, en Cuba y en los Estados Unidos. Habita en costas marinas y zonas húmedas de bosques (Ponce-Campos et al., 2012). Este cocodrilo tiene la categoría de vulnerable en la Lista Roja de la IUCN (2012), por ello, su comercio internacional está restringido, particularmente cuando son extraídos de su ambiente natural.

Entre las amenazas para las poblaciones de cocodrilo de río están: la urbanización (incluyendo viviendas y áreas comerciales e industriales), el turismo a gran escala, la acuacultura marina y de agua dulce, la cacería y problemas derivados de especies invasivas como enfermedades. Afortunadamente sus poblaciones se están recuperando también, gracias a los proyectos de monitoreo de sus poblaciones, de protección de sus hábitats y la existencia de legislaciones para su protección (Ponce-Campos et al., 2012).

Un dato interesante es que, para la puesta de sus huevos, las hembras excavan agujeros, aunque según las condiciones del lugar, pueden construir montículos para ello o utilizar lugares utilizados por los seres humanos (Ponce-Campos et al., 2012).

Caimanes

Por último, el caimán se distribuye únicamente en Chiapas dentro de México y suelen habitar en zonas acuáticas de bosques, en humedales, pantanos, ríos, cañones, en cuerpos de agua artificiales, cerca del mar, en sabanas, matorrales y pastizales (Balaguera-Reina y Velasco, 2019). Fuera de México se distribuye en toda Centroamérica, así como en Colombia, Ecuador, la Guyana Francesa, Perú, Suriname, Trinidad y Tobago, y Venezuela. Llegan a medir hasta 2.7 m de largo y las hembras pueden llegar a poner entre 28 y 32 huevos.

https://i2.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/a/a4/Brillenkaiman_%2801%29_2006-09-19.JPG?resize=708%2C472&ssl=1

Los caimanes muestran un grande repertorio de comportamientos complejos (Ayarzagüena and Castroviejo, 2008). Por ejemplo, las hembras emiten sonidos de precaución para llamar a las crías, los juveniles emiten sonidos relacionados con peligro, y todos los individuos son capaces de emitir sonidos relacionados con la cohesión de su grupo.

El caimán ha mostrado una buena recuperación después de haber sido explotado, así que ahora está en la categoría de preocupación menor por la Lista Roja de la UICN (Balaguera-Reina y Velasco, 2019). También parece ser una especie resiliente y adaptable a la perturbación, deforestación, pérdidas de humedales y a la contaminación del agua. Sin embargo, la cacería y la explotación de recursos marinos amenazan indirectamente a los caimanes (Balaguera-Reina y Velasco 2019).


Aunque la situación parece ser positiva para los cocodrilos en México, tanto el caimán como las dos especies de cocodrilos están sujetas a Protección Especial en la NOM-059-SEMARNAT-2010, lo que significa que su viabilidad podría estar amenazada por diversos factores y se necesita propiciar su recuperación y conservación.

“Es importante declarar un día de los cocodrilos para que se logre difundir más sobre la importancia de su conservación y los esfuerzos y logros durante el proceso”.- Luis Sigler

Entonces, para que los cocodrilos sigan siendo parte de las especies silvestres en buenas condiciones de nuestro país y en el mundo, es necesario seguir estudiando las tendencias de sus poblaciones, continuar con proyectos de conservación dentro y fuera de sus hábitats, vigilar el comercio nacional e internacional de los cocodrilos y de sus partes, y continuar protegiendo las áreas acuáticas y terrestres donde habitan.

Dato curioso, la palabra cocodrilo viene del griego krokódilos, formado de las raíces króke (guijarro, canto) y drilos (gusano). Pero esa palabra, se refería en sus inicios a las lagartijas, sí, esas que salían a asolearse sobre los cantos griegos. Más tarde, el nombre se transfirió a los enormes animales que se asoleaban a las orillas del río Nil 2Fuentes de información:

– Álvarez del Toro, M. and Sigler L. 2001. Los Crocodylia de México. IMRNR-PROFEPA, México, D.F.
– Ayarzagüena, J. and Castroviejo, J. 2008. La baba (Caiman crocodilus) en la Estación Biológica El Frío (Estado Apure). Llanos del Orinoco, Venezuela. In: J. Castroviejo, J. Ayarzagüena and A. Velasco (eds), Contribución al Conocimiento del Género Caimán de Suramérica, pp. 181-294. Asoc. Amigos de Doñana, Seville, Spain.
– Balaguera-Reina, S.A. & Velasco, A. 2019. Caiman crocodilus. The IUCN Red List of Threatened Species 2019: e.T46584A3009688. http://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2019-1.RLTS.T46584A3009688.en. Downloaded on 23 August 2019.
– Carbot-Chanona, G. 2014. Overview of Mesozoic Crocodyliforms from Mexico. Chapter 7. In: Dinosaurs and other Reptiles from the Mesozoic of Mexico. Rivera-Sylva, H., Carpenter, K., and Eberhrd, F (eds). Indiana University Press. Pp. 110-125.
– Cedeño-Vázquez, J.R., Platt, S.G. & Thorbjarnarson, J. (IUCN Crocodile Specialist Group) 2012. Crocodylus moreletii. The IUCN Red List of Threatened Species 2012: e.T5663A3045579. http://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2012.RLTS.T5663A3045579.en. Downloaded on 23 August 2019.
– Escobedo-Galvan, A.H., Palacios-Chavez, V. and Vovides-Tejera, A. 2008. Crocodylus moreletii (Morelet’s crocodile). Salinity tolerante. Herpetological Review 39: 346-347
– Platt, S.G., Rainwater, T.R., Thorbjarnarson, J.B. and McMurry, S.T. 2008. Reproductive dynamics of a tropical freshwater crocodilian: Morelet’s crocodile in northern Belize. J. Zool. 275(177-189).
– Ponce-Campos, P., Thorbjarnarson, J. & Velasco, A. (IUCN SSC Crocodile Specialist Group) 2012. Crocodylus acutus. The IUCN Red List of Threatened Species 2012: e.T5659A3043244. http://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2012.RLTS.T5659A3043244.en. Downloaded on 23 August 2019.
– Wu, T.H., Rainwater, T.R., Platt, S.G., McMurry, S.T. and Anderson, T.A. 2000. DDE residues in eggs of two crocodile species in Belize. J. Agric. Food Chem 48: 6416-6420.
– https://www.gob.mx/conabio/prensa/cocodrilos-mexicanos?idiom=es
– https://blog.lengua-e.com/2017/etimologia-de-cocodrilo/.

Esta nota está dedicada a todos los ambientalistas de México que han asesinados en los últimos años, en especial a Nora Patricia López León, bióloga ambientalista Chiapaneca asesinada el pasado 21 de agosto.

 

Referencias   [ + ]

1. Integrante del Colectivo Alterius y Doctora en Biología por la Université de Sherbrooke.
2. Fuentes de información:

– Álvarez del Toro, M. and Sigler L. 2001. Los Crocodylia de México. IMRNR-PROFEPA, México, D.F.
– Ayarzagüena, J. and Castroviejo, J. 2008. La baba (Caiman crocodilus) en la Estación Biológica El Frío (Estado Apure). Llanos del Orinoco, Venezuela. In: J. Castroviejo, J. Ayarzagüena and A. Velasco (eds), Contribución al Conocimiento del Género Caimán de Suramérica, pp. 181-294. Asoc. Amigos de Doñana, Seville, Spain.
– Balaguera-Reina, S.A. & Velasco, A. 2019. Caiman crocodilus. The IUCN Red List of Threatened Species 2019: e.T46584A3009688. http://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2019-1.RLTS.T46584A3009688.en. Downloaded on 23 August 2019.
– Carbot-Chanona, G. 2014. Overview of Mesozoic Crocodyliforms from Mexico. Chapter 7. In: Dinosaurs and other Reptiles from the Mesozoic of Mexico. Rivera-Sylva, H., Carpenter, K., and Eberhrd, F (eds). Indiana University Press. Pp. 110-125.
– Cedeño-Vázquez, J.R., Platt, S.G. & Thorbjarnarson, J. (IUCN Crocodile Specialist Group) 2012. Crocodylus moreletii. The IUCN Red List of Threatened Species 2012: e.T5663A3045579. http://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2012.RLTS.T5663A3045579.en. Downloaded on 23 August 2019.
– Escobedo-Galvan, A.H., Palacios-Chavez, V. and Vovides-Tejera, A. 2008. Crocodylus moreletii (Morelet’s crocodile). Salinity tolerante. Herpetological Review 39: 346-347
– Platt, S.G., Rainwater, T.R., Thorbjarnarson, J.B. and McMurry, S.T. 2008. Reproductive dynamics of a tropical freshwater crocodilian: Morelet’s crocodile in northern Belize. J. Zool. 275(177-189).
– Ponce-Campos, P., Thorbjarnarson, J. & Velasco, A. (IUCN SSC Crocodile Specialist Group) 2012. Crocodylus acutus. The IUCN Red List of Threatened Species 2012: e.T5659A3043244. http://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2012.RLTS.T5659A3043244.en. Downloaded on 23 August 2019.
– Wu, T.H., Rainwater, T.R., Platt, S.G., McMurry, S.T. and Anderson, T.A. 2000. DDE residues in eggs of two crocodile species in Belize. J. Agric. Food Chem 48: 6416-6420.
– https://www.gob.mx/conabio/prensa/cocodrilos-mexicanos?idiom=es
– https://blog.lengua-e.com/2017/etimologia-de-cocodrilo/.

Previo

Conoce a Rosi Del Castillo, la estrella del equipo femenil de béisbol que calificó al mundial de Taiwan

Siguiente

El atleta mexicano que pasó de cantar en el Metro a ganar una medalla en los parapanamericanos

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *