Trump es un mentiroso: ¿La audiencia de Comey realmente será el inicio del fin?

El caso de la intervención de Rusia en las elecciones de Estados Unidos es una nube que ha estado sobre la administración de Donald Trump desde la recta final de la campaña presidencial. En diciembre pasado, el Washington Post presentó un reporte en que la CIA admitía elementos para pensar en una intervención rusa. Mientras que Seth Abramson del Huffington Post trató de explicar el #KremlinGate como una intrincada trama en la que Trump le habría puesto precio a la política exterior de Estados Unidos a cambio de apoyo en la elección presidencia. Según Abramson, la moneda de cambio fue el petróleo.

James Comey, ex director del FBI, fue una figura crucial en el triunfo de Trump ya que dos días de la elección publicó una carta acerca del caso del polémico servidor privado de los Clinton. Aparte de revivir el tema de manera gratuita ante la opinión pública, la carta sobre la investigación a los Clinton no concluyó en algo concreto ni exhibía algún nuevo hallazgo contundente. De acuerdo a una entrevista de Hillary Clinton en CNN, esto habría sido parte de un puñado de factores (junto a los WikiLeaks) que abonaron a la derrota de Clinton y victoria para Trump. La demócrata también mencionó que las filtraciones definitivamente tuvieron que ver con Rusia.

 

Comey desmiente a Trump: sí hubo intervención rusa en elecciones

James Comey, ex director del FBI, estuvo en el Senado de los Estados Unidos de América para testificar sobre su salida del FBI, el espionaje ruso, la intervención del gobierno ruso en las elecciones de eSTADOS y las acciones del FBI con Donald Trump.

 

“La administración de Trump eligió infamarme a mí, pero más importante, eligió infamar al FBI”.

James Comey abrió su declaración con una simple pero fuerte sentencia: “La administración de Trump eligió infamarme a mí, pero más importante, eligió infamar al FBI”. Comey, estuvo frente a una decena de senadores, una decena de fotógrafos y con las bolsas de los ojos hinchadas.

Sobre la intervención de Rusia en las elecciones de Estados Unidos, Trump había declarado que eran falsas y que el FBI era un desorden, Comey, de nueva cuenta fue contundente: eso eran simples mentiras, desde 2015, todos sabíamos que Rusia intervenía en las elecciones con un propósito claro y de manera sofisticada.

Comey afirmó que cuando investigaba el caso, las evasiones y excusas de Donald Trump le llamaron la atención, por lo que eligió grabar cada conversación en las tres reuniones que tuvo con Trump, porque suponía que el presidente pudiera mentir acerca de la naturaleza de las reuniones.


Sobre la intervención rusa en las elecciones Comey dejó entrever que podría volver a suceder y explicó su modus operandi, afirmando que los rusos apuntan a cientos de entidades en la piratería electoral:


Escucha nuestro podcast



“Ellos estarán de vuelta…van a venir por cualquier partido que ellos elijan”

Donald Trump, según declaró Comey, pidió que se detuvieran las investigaciones, con estas peticiones y al sentir la frialdad y el desinterés de Donald Trump, Comey admitió que filtró notas personales y memos sobre sus conversaciones con Trump a la prensa para que se abriera una investigación profunda.

Durante la declaración de Comey, el senador Marco Rubio aclaró que no es el presidente Donald Trump quien está bajo investigación, otros legisladores republicanos se mostraron con más tibieza para defender al presidente.

Fusion, en una columna de Katie McDonough, fija una postura acerca de que la audiencia con Comey tal vez en realidad no sea la prueba contundente que los demócratas y opositores a Trump esperaban ya que [sorprendentemente] los republicanos están unidos en mantener las cosas tal como están si bien las declaraciones del ex titular del FBI no pintan a Trump como el mejor sujeto para ser presidente de Estados Unidos.

Comey fue despedido por Trump en medio de la investigación de los lazos rusos que habrían influido en la elección presidencial de 2016, e irónicamente uno de los argumentos de Trump fue que no estaba conforme con la gestión de Comey acerca de la investigación del servidor privado de los Clinton.

Lo peor para Trump

Ryan J. Reilly tiene un ángulo interesante en el Huffington Post: el despido de Trump es parte de las peores decisiones para la presidencia de Donald Trump. En primera porque al momento del despido, el presidente no se encontraba bajo una investigación judicial. Esto derivó en que se nombrara un fiscal especial para investigar los lazos rusos en la campaña de Trump. Justo lo que Trump habría querido evitar al despedir a Comey.

A pesar de todo, Comey nunca declaró directamente una opinión sobre Trump y Rusia pero sí que con certeza, Trump ha realizado obstrucción de la justicia en el caso de Michael Flynn (asesor militar de Trump), ya que el presidente le pidió al burócrata que fuera leal y dejará en paz a Flynn, quien es investigado por sus lazos con Rusia.

El tiempo dirá su una medida sin cuidado de Trump (el despido de Comey) estará más bien generando el mayor problema que tendrá en su presencia.

 


Vídeo Recomendado



Previo

En Aguascalientes hay una campaña de desprestigio contra las normales rurales

Siguiente

Detectan los bloques de la vida a 400 años luz

Sin comentarios

Deja un comentario