Si no duermes tu cerebro se come a sí mismo

Así lo demuestra un estudio que ha descubierto que un tipo de células encargadas de destruir y digerir los desechos del cerebro, entre ellos otras células desgastadas, se incrementan significativamente en ratones que están crónicamente privados de sueño.

A corto plazo, esto podría ser beneficioso: eliminar los desechos potencialmente dañinos y reconstruir los circuitos desgastados podría proteger las conexiones cerebrales saludables. Pero puede causar daño a largo plazo y podría explicar por qué una falta crónica de sueño pone a las personas en riesgo de la enfermedad de Alzheimer y otros trastornos neurológicos, dice Michele Bellesi de la Universidad Politécnica de Marche en Italia.

Bellesi llegó a esta conclusión después de estudiar los efectos de la privación de sueño en ratones. Su equipo comparó los cerebros de ratones que habían dormido durante el tiempo que quisieran en contraste con otros ratones que habían sido forzados a estar despiertos durante ocho horas y un tercer grupo que se mantuvo despierto durante cinco días seguidos, imitando los efectos de la pérdida crónica del sueño.

El equipo examinó específicamente las células gliales, que forman el sistema de limpieza del cerebro. Investigaciones anteriores habían encontrado que un gen que regula la actividad de estas células es más activo después de un período de privación del sueño; Un tipo de célula glial, llamada astrocito, elimina las sinapsis innecesarias en el cerebro para remodelar su cableado. Otro tipo, llamado una célula microglial, ronda el cerebro para buscar y limpiar las células dañadas y los desechos.

El equipo de Bellisi descubrió que, después de un sueño ininterrumpido, los astrocitos parecían estar activos en alrededor del 6% de las sinapsis en los cerebros de los ratones bien descansados. Sin embargo, los astrocitos parecían ser más activos en los ratones privados de sueño: aquellos que habían perdido ocho horas de sueño mostraron actividad astrocítica en alrededor del 8% de sus sinapsis, mientras que para los ratones que no había dormido durante cinco días, estas células estuvieron activas en el 13.5% de las sinapsis.

http://ciencia.estudiareneuropa.eu/img/wo/5/62/Brain-communication-systems-obrazek_duzy_4084562.jpg
Representación de un astrocito. Como puede notarse recibe ese nombre por su forma, similar a las representaciones clásicas de una estrella.

Esto sugiere que la pérdida del sueño puede provocar que los astrocitos comiencen a romper más conexiones del cerebro y sus escombros. “Mostramos por primera vez que parte de la sinapsis total del cerebro es literalmente comida por los astrocitos debido a la pérdida del sueño”, dice Bellesi.

Por lo que sabemos, esto puede ser algo bueno. Gran parte de la remodelación neuronal que se logra con este proceso se dirige a las sinapsis más grandes, que son más maduras y se utilizan de manera más intensa. “Son como muebles viejos y por eso es probable que necesiten más atención y limpieza”, dice Bellesi.

Pero el equipo también encontró que las células microgliales eran más activas después de la privación crónica de sueño. Este es un hallazgo más preocupante, dice Bellesi; “Ya sabemos que la activación microglial sostenida se ha observado en la enfermedad de Alzheimer y otras formas de neurodegeneración”, dice.

_____

_____

El hallazgo podría explicar por qué la falta de sueño parece hacer que las personas sean mucho más vulnerables a desarrollar tales demencias, dice Agnès Nadjar de la Universidad de Burdeos en Francia. Todavía no está claro si dormir más podría proteger al cerebro o rescatarlo de los efectos de unas noches sin dormir. Los investigadores planean investigar cuánto duran los efectos de la privación del sueño. Pero por lo pronto, queda claro que los buenos hábitos de sueño, regulares y sostenidos (como mínimo 7 horas de descanso diarios), son esenciales para mantener nuestra salud, actual y futura.


Vídeo Recomendado



Previo

Otro exgobernador priísta tiene orden de aprehensión: El caso Roberto Borge

Siguiente

Zidane y Dybala; el 21 en la final de la Champions

Sin comentarios

Deja un comentario