Facebook tiene un problema acerca de noticias falsas y la culpa es tuya

La reciente victoria de Donald Trump en el Colegio Electoral de Estados Unidos, a pesar de que Hillary Clinton le gana por más de un millón de votos, ha causado una especie de cacería de grupos dentro del Media Twitter. Hay quienes acusan a la cobertura del New York Times o Huffington Post por engrandecer al monstruo, ya que la teoría dice que exhibir sus abusos o declaraciones solamente le provocó prensa gratis. En un punto medio, algunos periodistas estadounidenses culpan a Facebook por su papel en la elección, donde el ser una plataforma libre y agnóstica permitió que algunas voces de la alt-right tuvieran cabida, siendo la red social así un megáfono más para el discurso del odio.

The Intercept, sitio acerca de seguridad y política fundado por Glen Greenwald y Laura Poitras (Citizerfour, los scoops de Snowden), culminó su cobertura contraria de la elección con un texto  dónde se pide a ejecutivos de Facebook y Twitter el asumir su rol durante el último año dentro de la vida pública estadounidense. El argumento va de que el no tomar posturas editoriales acerca de qué es lo correcto en la plataforma ha derivado en dos cosas:

  1. Como ya mencionamos, la proliferación de comunidades nacionalistas o de extrema derecha, las cuales fomentan el odio
  2. La desinformación por medio de hoaxes o sitios de noticias falsas, como El Deforma pero con mala, la peor de las voluntadades. Estos sitios web estarían realizados con la idea de implantar cierto ánimo en la población votante, así como reafirmar las ideas de aquellos en contra de ideas progresistas y/o liberales.

El Wall Street Journal tiene un excelente infográfico que no puedo dejar de recomendar, va sobre Blue Feed / Red Feed. Es decir, no es lo mismo el consumo de noticias por parte de alguien de clase media en Nueva York que el de una persona con problemas económicos en el midwestern. Es algo clasista el postulado, pero los índices de votación dan cierta validez a la teoría. Entonces, los republicanos y seguidores de Trump (que no son lo mismo necesariamente) leen o consumen por medio de vídeo, una realidad alterna a la de aquellos que siguen Slate, Gawker, Vox, NYT, WaPost, MSNBC y CNN.



¿Cada sector tiene sus preferencias definidas? Es muy probable, recuerdo un episodio de House of Cards (que a pesar de ser ficción, está investigada sobre la vida real en lo técnico) dónde se explica que los asientos en la Cámara de Representantes rara vez cambian de partido y la lucha es más bien interna. Entonces, el problema aquí es que Facebook como plataforma agnóstica y mucho más exitosa que Twitter, tiene un problema acerca de hoaxes.

¿Es culpa de Facebook?

Los únicos responsables de nuestro consumo noticioso, somos nosotros mismos. Echarle la culpa a un trabajo deficiente de la red social más usada del mundo, es evadir nuestra responsabilidad como audiencia, insultar nuestra inteligencia y de hecho hasta caer en un planteamiento tipo Frente Nacional por la Familia. No es responsabilidad de Facebook informar al mundo por medio de un feed curado tecnológicamente para vender más anuncios y generar la mayor ganancia posible. La compañía de Mark Zuckerberg es inmoral hasta más no poder, pero su algoritmo es impulsado por los humanos que lo consumen.

La ventaja y desventaja de Facebook, según nuestra parcialidad, es tener un feed personalizado de información. Por mi forma de ser, formación y educación mi página de entrada en dicha plataforma no es fotosdebebepuntocom, a diferencia de varios contactos que se quejan de los contenidos ofrecidos. Principalmente me aparecen ligas interesantes de mis sitios favoritos, porque es lo que consumo, así como comentarios inteligentes o contenido asombroso compartido por mis amigos. Si tu feed es de mala calidad, se debería tener un mejor consumo de medios y conseguir amigos más interesantes. Eso fue, cruel, más bien uno puede educar su feed:

Por supuesto, mucha parte de la población no está interesa en la educación mediática o evadir los hoaxes y es ahí dónde Facebook (la compañía) podría intervenir un poco, de hecho Google ya ha tomado cartas en el asunto al anunciar que dejará de mostrar su red programática de anuncios en sitios de noticias falsas (no sátira, como The Onion o Clickhole). La respuesta de Facebook ha sido tibia, ya que también anunció que dejará de mostrar anuncios display pero su cantidad no es comparable a la de Google, además de que no se ha decidido el borrar dichas páginas en la red social.

_____

_____

Lo que hay recordar, es que la educación mediática es un problema de educación en general. Y una empresa billonaria no lo va a solucionar con algoritmos.

Previo

¿Cómo se "repara" el daño de un atentado? Este es el caso de los Avispones de Chilpancingo

Siguiente

Jueves de plumas ligeras

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *