Comisionada de la CEAV renuncia por intervencionismo y mala dirección de servidores públicos

Este domingo por la tarde la comisionada de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), Suzana Thalía Pedroza de la Llave, presentó su renuncia “irrevocable” a través de  su cuenta de Twitter:

La renuncia fue dirigida específicamente al presidente Enrique Peña Nieto, al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y a varios senadores.

¿La razón?

Suzana criticó la “vitalidad y fortaleza” que la CEAV ha perdido desde su creación debido a la “falta de creatividad” de su dirección, pero sobre todo al “intervencionismo” de servidores públicos ajenos que más que preocuparse por las víctimas, perseguían intereses personales. Alega que los recursos han sido asignados para proyectos políticos personales o de grupos.

¿Qué hace la CEAV?

La Comisión fue creada en 2014  como un organismo descentralizado de la Administración Pública por un decreto presidencial. Su objetivo era apoyar a aquellas personas que hubieran sido víctimas de un delito federal o una violación a sus derechos humanos. En teoría este organismo ayudarían a las víctimas a obtener acceso a la verdad, justicia y reparación del daño.

¿Qué pasa con la CEAV ahora?

Hasta el momento la Ley General de Víctimas mantiene ciertas trabas que impiden el fácil acceso a fondos económicos para ayudar de manera efectiva a las víctimas. Es por eso que organizaciones de la sociedad civil y familias han impulsado cambios en este ley.

El viernes de la semana pasada, el Senado avaló una serie de reformas a la Ley, que buscan eliminar las trabas jurídicas que impiden la atención inmediata de las víctimas del delito y de violaciones a los derechos humanos.

En estas reformas se establece que la CEAV dejará de ser un órgano colegiado, por lo que sus responsabilidades recaerán en un comisionado ejecutivo que, será propuesto por el Ejecutivo y ratificado por el Senado, “previa consulta pública entre colectivos de víctimas y especialistas que trabajen en la atención a víctimas”.  ¿Y la descentralización?.

Suzana ha acusado directamente a Roberto Campa, el actual subsecretario de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de la SEGOB, de inferir en el manejo de la CEAV.

Por el momento con esta renuncia, la CEAV se queda con sólo dos comisionados (Adrián Franco y Julio Hernández Barros) a pesar de que el pleno debería estar integrado por siete personas.

 

Previo

Las aves que nunca dejan de volar

Siguiente

El poder en crudo: Game of Thrones y House of Cards

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *