La participación ciudadana, una acción contra otra acción.

MenC. Juana Adelfa Delgado Quintana, miembro de CIMTRA Jalisco y realiza acciones en Puerto Vallarta, Jalisco.

Es curioso pero en esta ocasión la frase “a toda acción merece una reacción”, ahora la quiero enfocar para decir, “la participación ciudadana es una acción contra otra acción”. Esto para decir que la reacción muchas veces no es reflexionada o consciente, mientras que una acción si lo es.
En la actualidad la sociedad necesita tener acciones reflexionadas, analizadas y comprometidas. Está en la sociedad civil lograr los cambios que la propia sociedad requiere, particularmente en el sistema de gobierno que impera en nuestro país.

Desde diferentes temas para mejorar nuestra sociedad se escucha una y otra vez que el cambio está en la sociedad, que el cambio está en nosotros mismos. Así que de manera reiterativa, vamos a encontrar que las acciones de las personas deben ser una respuesta a la acción de un sistema que quiere dominar y controlar a un gran número de la sociedad.
Ahora bien, ¿Qué acciones son las convenientes? O ¿A cuales acciones debemos responder con acciones pensada, reflexionadas, …? Esta no es una tarea fácil, pues la sociedad civil no está completamente preparada para saber actuar. Es más, el propio sistema social, educativo y de gobierno, ha generado las incapacidades de respuesta. Como se dice por ahí, nos prefieren dominado que activos.



Por lo tanto, no sólo se trata de actuar, sino de saber romper sistemas, de romper paradigmas y crear grietas que permitan los cambios para una sociedad más incluyente, democrática, equitativa y solidaria.

participacion-ciudadana

La participación ciudadana debe ser un acción proactiva, dinámica e informada, con conocimiento y con mucha, mucha voluntad. Está en algunos ciudadanos generar las capacidades de otros para participar, pues como ya señalé es el propio sistema que nos ha limitado la participación.

Una acción contra otra acción, es una invitación a poder hacer propuestas de cambio en nuestra sociedad, pero de manera pensada, reflexionada y consciente. Muchas organizaciones civiles ya han generado una brecha de conocimientos y aprendizajes que vale la pena aprovechar y sumar.
La profesionalización de la participación ciudadana es una necesidad urgente; así como la formalización mediante leyes y reglamentos que “obliguen” a los sistemas de la sociedad, a abrir los espacios de diálogo, negociación y gobernanza.

Los ciudadanos necesitamos conocer el propio sistema de gobierno, como se instrumenta y como se construye. No se trata solo de quejarnos o de señalar lo mal que esta un funcionario u otro, sino que se trata de incidir, de participar, de gestionar, de denunciar, de señalar, …

Para ello, en Jalisco, vamos a encontrar diversos esfuerzos que fortalecen tanto la formación de ciudadanos para participar, como la construcción de marcos legales que formalizan la participación ciudadana desde los ejercicios de gobierno.
Así tenemos los reglamentos municipales Participación Ciudadana y Gobernanza que en varios municipios de Jalisco ya se han aprobado o están en procesos de aprobación, o bien la iniciativa de Ley de Participación Ciudadana que viene impulsado el candidato independiente Pedro Kumamoto.

_____

_____

Por otro lado, tenemos la propuesta de la Escuela Mexicana de Participación Ciudadana, con sede en la zona metropolitana de Jalisco. Como el liderazgo social formado por el Centro de Investigación y Formación Social del ITESO.

Insisto, la participación ciudadana debe ser una acción contra otra acción, no olvidemos que para romper este sistema de gobierno, los ciudadanos debemos saber actuar.

Previo

Lunes de risas

Siguiente

STARMUS 2016: La tercera edición del festival de Ciencia y Música

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *