El sistema de salud mexicano, se gasta mucho pero cura poco.

De acuerdo con el reporte de la Organización para el Crecimiento y el Desarrollo Económico (OCDE), Sistemas de Salud: México 2016, más de 50 millones de personas que antes carecían de seguridad social ahora cuentan con un seguro de salud. Esto ha generado que el porcentaje de la población expuesto a gastos de salud no asequibles o con alto impacto sobre el ingreso familiar haya disminuido de 3.3% a 0.8% en los últimos diez años.

A pesar del incremento en la cobertura de salud de millones de personas, la calidad de vida de los mexicanos en materia de salud no ha mejorado. Por ejemplo,  las tasas de sobrepeso u obesidad en la población adulta aumentaron de 62% en 2000 a 71% en 2012 de acuerdo con datos de la OCDE. Además, en nuestro país cada tres de cada 10 niños en el país tiene sobrepeso o sufre de obesidad y 1 de cada 6 adultos tiene diabetes, lo que equivale al 15% de la población mayor a los 18 años.

Los decesos por enfermedades cardiacas bajaron únicamente 1% desde 1990. Esto representa un desarrollo bastante pobre si se considera que otros miembros de la OCDE han bajado las muertes cardíacas hasta en un 49% en el mismo periodo de tiempo. Esta estabilidad de la tasa de mortalidad en México ha hecho que la diferencia de esperanza de vida entre nuestro país y los países de la OCDE haya crecido de 4% a 6%.

Este bajo rendimiento de los sistemas de salud en el país no se debe necesariamente al presupuesto que el Estado destina a este rubro. El gasto público en salud pasó de 2.4% del PIB a 3.2% entre 2003 y 2013, haciendo de México uno de los países que más dinero destinan a la salud dentro de todos los países de la OCDE.

Como respuesta ante esta paradoja entre presupuesto y atención médica, la OCDE asegura que uno de los principales problemas del sistema de salud mexicano es que existen distintos servicios médicos, los cuales están desarticulados. Cada vez que un [email protected] cambia de trabajo, se puede ver en la necesidad de modificar su sistema de seguridad social a otra institución. Por lo tanto, esto puede irrumpir en la continuidad de la atención médica en los pacientes, lo cual es fundamental para proveer servicios médicos de alta calidad.

Ante este problema de eficiencia médica, la OCDE realiza las siguientes recomendaciones:

  • Ampliar los convenios de intercambio de servicios médicos para permitir que pacientes puedan utilizar otro sistema de salud.
  • Mejorar los indicadores que permitan monitorear la calidad de la atención de salud.
  • Crear una Comisión que armonice los mecanismos de atención, precios, sistema de información y prácticas administrativas a lo largo de los distintos esquemas de seguros.

Vídeo Recomendado



_____

_____

Previo

América Latina, zona mortal para defensores de derechos humanos

Siguiente

Jueves de plumas ligeras

Sin comentarios

Deja un comentario