La familia Ahmed Mohamed, el “niño del reloj” que fue a la Casa Blanca, demanda a Texas por 15 millones

Ahmed Mohamed es el estudiante de 14 años que fue detenido hace poco en Texas por llevar un reloj que él mismo construyó a la escuela, ya que de acuerdo a los prejuicios de las autoridades escolares aparentaba ser un explosivo (¿hubieran pensado igual si se apellidara Smith?) y poner en riesgo la seguridad de sus compañeros. Poco después se armó un escándalo mediático a su favor, con su punto máximo en la invitación por parte de Barack Obama a la Casa Blanca junto con su familia a celebrar una noche astronómica.

Hoy día la familia de Mohamed revela haber enviado cartas y peticiones al gobierno de la ciudad de Irving, Texas así como al Distrito Escolar Independiente de Irving, exigiendo una disculpa por escrito y cubrir una cantidad de 15 millones de dólares por el permanente daño que ha sufrido la familia. Los abogados que representan a la familia han dado 60 días de plazo para liquidar una suma de $ 10 millones por parte de la ciudad y $ 5 millones más el distrito escolar. El meollo del porqué de la remuneración es que la familia afirma que Ahmed siempre será asociado con el “reloj-bomba” y teme por su seguridad debido a mensajes amenazantes. Es decir, según la familia, un hecho traumático y perjudicial.

La naturaleza de los comentarios han sido mixtos, basta con ver la polémica opinión de Richard Dawkins:

Contra lo cálido de la de Barack Obama:

Todo el embrollo y exposición en prensa ha tenido consecuencias como la salida temporal de la familia hacía Qatar y el despido de una de sus hermanas en su trabajo, sumado a que la familia se siente insegura debido a que fue hecha pública su dirección en Texas.

Actualmente el afectado y su familia se encuentran viviendo en Doha, Qatar, debido a que Ahmed recibió una beca completa para asistir a la Fundación Qatar para la Educación, la Ciencia y el Desarrollo Comunitario.

Vía VICE


Vídeo Recomendado



Previo

Se cumplen 100 años de la teoría de la relatividad 

Siguiente

La discriminación de las mujeres en México

Sin comentarios

Deja un comentario