Rapinoe y LeBron: la responsabilidad de la fama

Se ha hecho virales algunas acciones de Rapinoe por su activismo en contra de Trump y su gran discurso en el festejo de la victoria de la Selección de Estados Unidos en el mundial femenil. Sus causas son justas, la selección femenil de USA ha sido multicampeona y la varonil del mismo país ni siquiera ha figurado, pero a pesar de eso las seleccionadas perciben menos dinero que ellos.

Claro que merecen ganar más que los hombres en ese deporte, no sólo igual, si tomamos en cuenta resultados. Y claro que tiene razón Rapinoe cuando critica a Trump y todas esas declaraciones se hicieron viral porque es la mejor futbolista en su país y porque hay empatía en quienes la escuchan. 

LeBron James tiene un programa que él produce para HBO, llamado The Shop, donde platica con raperos, basquetbolistas, jugadores de fútbol americano y presentadores; en un capítulo, un jugador de los Eagles pone el acento donde debe ponerlo: afirma que LeBron es más que Jordan, porque LeBron sí se atrevió a hablar de racismo, a defender a los oprimidos y a criticar las acciones discriminatorias en el deporte y Jordan se quedó en la comodidad. Todos coincidieron y afirmaron que hubieran deseado que Jordan, su ídolo generacional hubiera hablado como LeBron. 

Rapinoe es la referencia de una generación de niñas y niños que la ven triunfar con libertad y sin prejuicios

Tanto Lebron como Rapinoe entienden perfectamente la responsabilidad que lleva su posición en la fama; en la serie de James esto se repite constantemente, LeBron sabe que no puede decir lo que sea ni actuar como si nadie lo estuviera viendo como si ningún niño lo siguiera como su ejemplo. Rapinoe es la referencia de una generación de niñas y niños que la ven triunfar con libertad y sin prejuicios. Jordan fue la referencia de una generación por su gran talento, pero Rapinoe y LeBron van más allá del deporte, incluso el deporte resulta secundario. 

Rapinoe nos invita a soñar, a respetar a los demás, a luchar por un mejor país y si a nosotros nos sirve de referencia la selección estadounidense nos invita a usarla de referencia. Pero no le resulta importante. 

Neymar utiliza su fama para vender, para instagramear y para conquistar marcas, contratos, dinero y mujeres. Algunos youtubers e influencers utilizan sus likes para vender cualquier anuncio sin importar la relevancia o el contenido del mismo (caso Piojo con el Verde). Rapinoe y LeBron nos ponen la muestra; la fama debe usarse para buenas causas, es una responsabilidad. Al final, aunque sus triunfos son de su esfuerzo y sus redes de apoyo, su industria se debe a los aficionados comunes y consumidores comunes, a ellos a quienes ellos les pagan con mensajes de paz, igualdad, libertad, amor y solidaridad. 

 

Previo

El 87% de los océanos han sido alterados por la humanidad

Siguiente

Bartlett emite deuda para CFE por 615 mdd: se pagará los próximos 30 años

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *