La ciencia abierta podría acabar con la malaria

A principios de año, una nota en Agencia Sinc revelaba que el parásito de la malaria está desarrollando resistencia a los medicamentos existentes. Además, estos medicamentos tan sólo están diseñados para reducir los síntomas después del contagio bloqueando la replicación de los parásitos que causan la enfermedad, pero son incapaces de evitar infección o la transmisión.

En este escenario, un grupo internacional de científicos liderados por la Escuela de Medicina de la Universidad de California San Diego ha llevado a cabo un estudio de dos años, en el que se ha evaluado 500.000 compuestos. Los resultados se han publicado en el último número de la revista Science, donde se destaca que el estudio ha sido posible por un esquema de Ciencia Abierta para compartir los datos de la investigación.

“El objetivo era encontrar moléculas con potencial para dirigirse al parásito de la malaria cuando infecta inicialmente el hígado humano, en lugar de esperar a que se replique en la sangre y haga que la persona enferme”, comenta Javier Gamo, quien ha participado en el trabajo.

Tras el análisis del medio millón de moléculas obtenidas de más de un millón de mosquitos, quedaron un total de 631 compuestos prometedores de los que podría salir una futura vacuna química contra la malaria, según los autores.

Lista inédita de compuestos

“Los resultados proporcionan una lista inédita de compuestos que constituyen puntos de partida para la identificación de candidatos preclínicos. Estas moléculas ‘primarias’ necesitaran ser mejoradas, tanto en sus propiedades fisicoquímicas como biológicas, para que puedan pasar a desarrollo clínico y convertirse en futuros medicamentos para la prevención de la malaria”, añade Gamo.

El coautor explica que en el estudio “se han utilizado parásitos que infectan ratones porque se pueden producir en grandes cantidades y tienen la ventaja de que afectan a líneas celulares hepáticas”.

"<p
Un investigador mantiene la colonia de mosquitos del insectario del Centro de Investigación de Enfermedades de Países en Desarrollo de Tres Cantos. / GSK / Fuente: Agencia SINC.

“Las técnicas disponibles actualmente –agrega– harían extraordinariamente difícil probar un número tan grande de moléculas en las especies del parásito Plasmodium que infectan a humanos, principalmente falciparum y vivax”.

Gamo destaca que se trata de un estudio inédito que demuestra que se puede hacer ensayos de alta capacidad con estadíos hepáticos de malaria: “Algo que hasta ahora estaba limitado a las fases sanguíneas”.

El trabajo ha demostrado que hay compuestos que afectan solamente a las fases hepáticas y no a las sanguíneas, “lo cual indica que hay mecanismos del parásito que solo ocurren en estas fases hepáticas y que podrían ser futuras dianas de compuestos específicos para la prevención de la malaria”, subrayó el investigador.

<p>Extracción de esporozoides del parásito del paludismo de los mosquitos. / Elizabeth Winzeler <em>et al</em></p>
Extracción de esporozoides del parásito del paludismo de los mosquitos. / Elizabeth Winzeler et al / Fuente: Agencia SINC.

Las ventajas de la Ciencia Abierta

Para ayudar a acelerar los resultados, los investigadores han puesto sus hallazgos en abierto, lo que significa que los datos se comparten libremente con la comunidad científica. El trabajo ha contado con el apoyo de la Fundación Bill y Melinda Gates (Como hemos dicho en entradas anteriores, la Ciencia Abierta no necesariamente está libre de condicionamientos político-económicos).

“Esperamos que, dado que no estamos patentando estos compuestos, muchos otros investigadores de todo el mundo tomen esta información y la utilicen en sus propios laboratorios y países para impulsar el desarrollo de medicamentos antipalúdicos”, subraya Elizabeth Winzeler, investigadora de la UC San Diego y líder del estudio.

Un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud indica que los casos de malaria están aumentando. En particular en 13 países, entre ellos, Madagascar, Nigeria y la República Democrática del Congo. En 2017 se registraron 219 millones de casos de paludismo, frente a los 217 millones del año anterior, y 435.000 personas murieron a causa de esta enfermedad.

Con información de Science y Agencia SINC.


Vídeo Recomendado

Previo

Los Zetas Inc., el crimen organizado como conglomerado empresarial

Siguiente

Festival Artesanal "Compra lo nuestro, por amor a Guerrero" en defensa de los artesanos

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *