Poemas de Roberto Acuña, del libro Tarde en recordar

A continuación presentamos una selección de poemas de Roberto Acuña (Ciudad de México, 1981) del libro Tarde en recordar (Universidad Autónoma de Nuevo León, 2017).

LEE LA ENTREVISTA CON ROBERTO ACUÑA EN TERCERA VÍA


*

Tienes un mediodía

en tu cuerpo de grano de luz

girando infatigable;

y de ti las horas tienen miedo,

de tus afanes por deshacer la penumbra

y el polvo, por dejar en la orfandad

a la modorra de la tarde

y a los objetos que tiemblan

al presentir tus manos, ese brillo

con que te armas y quieres

disolver la sombra

como si fuera la suciedad

que nunca terminas de barrer,

que se carcome en el empeño

de ser el vestido de la porcelana,

el maquillaje de la vajilla

que ha deformado la pulcra

alegría del pasado, de tu propia

juventud que la rapidez del trapo

y del pinol preservan;

pero tú lo ignoras todo, pues nunca

te has detenido un sólo momento

a mirar la eternidad que has creado.


*

Mi madre se embriagaba

en esa boca y en esos ojos

reclamados por la muerte.

En ese cuerpo que era una pila de vinagre,

una hoguera de gusanos

en el silencio de la habitación.

Todo tenía un regusto a sal,

a tarde fermentada,

dejando en las caricias de mi madre

la primera herida del recuerdo

que ya nada resarció.

El eco de su sombra

se alejaba y retornaba hacia él

empecinado en no mirar sus ojos,

aquellos ojos ya derramados

en distancia y olvido.


Pasionaria

Tres veces nos buscaste en nuestro sueño

o quizá en el tuyo.

Entre tu dolor, entre tu carne

que aun anestesiada seguía nombrándonos,

llamándonos a descorrer la noche;

a mirarte y a sostener el alfiletero de tus manos

que seguía sangrando en soledad.

La pasionaria de tu corazón

no hallaba el campaneo justo

para levantar nuestro cansancio.

Tú, en soledad, franqueaste los setos

de la angustia y de la despedida.

No estábamos allí a tu regreso.

El umbral lo hallaste vacío.

Y tú nos mirabas desde la lejanía

y el sonido de tu silencio

llagó nuestro sueño,

pero no despertamos.

Y tú, no supiste cómo

o ya no quisiste regresar.

Previo

'El lado oscuro', cuento de Wade Wilson

Siguiente

“Por muy mal que ande el mundo siempre se habla de amor”: Roberto Acuña en entrevista

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *