Lo volvieron a hacer: EPN y el club de tobi fueron una constante a lo largo del sexenio

¿Ves algo raro en esta foto? Nos adelantaremos a decir que sí, hay una mujer. Es la dama del saco rojo a la izquierda. Resulta igual de indignante que haya ninguna mujer a que exista una sola en la siguiente imagen oficial:

Estamos en 2018 y seguimos con una constante del gobierno de Enrique Peña Nieto: en la mayoría de los paneles de la mayoría de las dependencias y eventos del gobierno federal, existe una aplastante mayoría de varones. No hay representación estadística del grueso de la población: las mujeres.

Por ejemplo, en la mencionada foto hay 53 fotos, una persona del sexo femenino a cuadro y otra de la que sólo se ve su brazo. Es decir, dos mujeres por cada 53 hombres.

Sería descabellado decir que es culpa del presidente, ya que es una toma de posesión de la CONCAMIN, aunque la cultura de su administración tampoco va por un camino que ponga el ejemplo. En 2016, La Jornada publicaba que las mujeres son apenas el 13% de la estructura de mando del gobierno de Enrique Peña Nieto. Dice la nota:

Ante un nutrido auditorio reunido en el teatro José Peón Contreras, la presidenta de la Comisión Federal de Competencia Económica, Alejandra Palacios, explicó que entre los trabajadores de esta instancia casi hay paridad entre hombres y mujeres. Sin embargo, las cosas se descomponen a nivel de directores hacia arriba, pues de 22 puestos, sólo dos son ocupados por las segundas.

Y lo que pasa en la dependencia dirigida por Palacios es la versión microscópica de la anatomía de las mesas directivas no sólo en gobierno, sino también en la iniciativa privada. Cuando hay parida, resulta que esta no se ve hacía arriba.

En contraste leemos que el gabinete de recién nombrado presidente de España, Pedro Sánchez, tendrá una mayoría de mujeres, con 11 mujeres ocupando titularidades de ministerio contra seis hombres.

Posdata

Este post está inspirado por este tuit

Previo

La ASF está siendo desmantelada por el #AuditorCarnal, acusa ex titular

Siguiente

Del bioarte a las esculturas tecnológicas, la exposición 'Circuito Alameda'