Abuchean la obra ‘Carmen’ por el cambio feminista de su desenlace

Por su final de tinte feminista, la puesta en escena de la famosa ópera de Georges Bizet, dirigida por el italiano Leo Muscato, fue abucheada en su estreno

El director italiano Leo Muscato reescribió el clásico final de la ópera Carmen de Georges Bizet, estrenada en 1875, para evitar que el público aplauda el asesinato de una mujer a manos de un hombre.

“En nuestra época, marcada por el flagelo de la violencia contra las mujeres es inconcebible aplaudir el asesinato de una de ellas”, aseguró el director de la versión que se estrenó este domingo en el teatro del Maggio Musicale de Florencia, Italia.

En esta versión la protagonista acaba matando al celoso Don José en lugar de ser asesinada por él. Los espectadores, que se dieron cita para presenciar la obra, comprobaron cómo en el último acto  la protagonista arrebata una pistola a Don José y le da un tiro.

Los responsables de este experimento argumentaron que la modificación a la obra tenía como finalidad denunciar la violencia contra las mujeres. En Italia es asesinada una mujer cada tres días, y esta lucha carece de altavoces relevantes, aseguraron. Por está razón, era importante que la obra intentara un nuevo desenlace, a pesar de que pusiera en riesgo el significado de la obra.

Sin embargo, la  manipulación de una obra maestra de la ópera europea ha generado un gran disgusto. La obra fue abucheada en su debut el domingo pasado.

La historia de Carmen está ambientada en Sevilla, España, en el año 1830. Trata de una una gitana que conoce al cabo Don José, de quien se enamora perdidamente haciendo que éste se una a un grupo de contrabandistas. Con el paso del tiempo, Carmen se enamora de un torero, provocando que Don José la busque y la asesine, enceguecido por los celos. En la nueva versión que presentó Muscato, “Carmen no muere sino que se defiende contra su agresor de una forma inesperada, como cualquiera lo haría en su lugar”.

Según apuntó el diario florentino La Nazione, los abucheos sólo se dirigieron a Muscato, mientras que el elenco y la orquesta sí fueron aplaudidos. El director italiano, confesó en diferentes entrevistas, que incluso ha recibido amenazas por internet.

“¿Hasta dónde puede el arte reescribirse para seguir las exigencias políticas, éticas y morales de cada época o para denunciar problemas actuales?“, declara el periodista Daniel Verdú en su columna de El País al referirse al estreno de esta versión.

Verdú añade: “Las voces críticas con el cambio de final de Carmen aluden al clima general en el que transcurre la polémica. Un periodo donde lo políticamente correcto se mezcla con logros como la visualización y denuncia social del acoso a las mujeres en la industria del cine, por ejemplo, pero que corre el riesgo de maquillar groseramente los aspectos hirientes, incómodos o violentos de grandes obras”.

Entre los defensores que cuenta esta versión de Carmen se encuentra el alcalde de Florencia, Dario Nardella —violinista, presidente del teatro en cuestión y gran aficionado a la ópera—, quien ha declarado:

“Aprecio la elección de Muscato porque lo hizo con un objetivo preciso: reflejar un tema gravísimo y serio en Italia como es la violencia contra las mujeres. Ha habido un gran debate y muchas críticas. Pero algunas no las entiendo. No es una cuestión ideológica sobre cambiar una ópera o su significado”.

“El teatro debe ser denuncia, la cultura debe ser reinterpretada en el tiempo presente. Y vale también para la gran cultura del pasado. Eso no significa cambiar el pasado, no soy un estúpido que piensa en rescribir el arte. El mensaje de la elección de este director de escena es social y cultural: llamar la atención sobre una cuestión tan seria como son los feminicidios”, señala Nardella en entrevista para diario español El País.

Previo

La Wikilengua, 10 años de compartir información sobre el uso del español

Siguiente

El fútbol ya es más que un deporte: Las reflexiones de Xavi Hernández