Anri Sala exhibe el poder de la música en la política, en el Museo Tamayo

Anri Sala (Tirana, Albania, 1974) es uno de los artistas más influyentes de la cultura contemporánea. Su trabajo se caracteriza por invertir las convenciones del cine tradicional, donde la imagen en movimiento es el elemento principal, para incorporar la música, el sonido y la arquitectura en una misma jerarquía de significación, con el objetivo de generar una experiencia inmersiva en el público.

“Anri Sala”, la primera exposición a gran escala en México de la obra del artista, se inauguró este 6 de septiembre de 2017 y estará abierta hasta al 7 de febrero de 2018 en el Museo Tamayo Arte Contemporáneo.

En esta muestra los visitantes podrán apreciar los intereses del creador a través de obras en las que el sonido define tanto la composición de las imágenes proyectadas como el diseño del espacio que ocupan. Aunque responden a diferentes momentos en la carrera del artista, las siete piezas incluidas (cinco videoinstalaciones y dos instalaciones) pueden ser pensadas como una sola obra a gran escala donde la relación entre ellas queda marcada por los espacios geográfico, político o musical al que refiere cada una.

El principal hilo conductor son las aproximaciones a algunos himnos que se han definido como tal de acuerdo a determinadas condiciones históricas, sociales y subjetivas. En Take Over (2017) se contraponen La Marsellesa, himno nacional francés cuya letra original, escrita en 1792, está ligada a la Revolución Francesa, y La Internacional, la canción más famosa del movimiento obrero, que en un principio se adaptó a la música de La Marsellesa, para dar cuenta de cómo una misma melodía se convirtió en símbolo de diferentes conceptos de nación.

Le Clash (2011) y Tlatelolco Clash (2011) retoman la icónica Should I Stay or Should I Go de la banda británica The Clash, una de las representantes del movimiento punk y estandarte de la conciencia y el levantamiento social frente al contexto reglamentario que prevalecía en la década de los años setenta.

En Ravel Ravel (2013) y Unravel (2013), el Concierto para la mano izquierda de Maurice Ravel evoca los estragos de la Primera Guerra Mundial, ya que fue comisionado por un pianista que perdió la mano derecha en el frente austriaco.

Them Apples (2017) es una serie de dibujos realizados a partir de fotografías a manzanas mordidas por 44 personas. El proyecto es resultado de un taller que Sala realizó en Berlín con refugiados de Siria, Irak y Afganistán, quienes aceptaron marcar la huella de sus dientes sobre manzanas que después fueron fotografiadas y finalmente dibujadas con tinta sobre papel piedra. Los dibujos están dispuestos según la partitura del himno nacional de Alemania, en una clara alusión a las controvertidas políticas migratorias del país europeo.

Finalmente, Bridges in the Doldrums (2016) refiere a los interludios (puentes) del pop, el jazz y el folk de diferentes épocas y geografías.

Una característica de la exposición es que las cinco videoinstalaciones son proyectadas simultáneamente en dos partes. Para lograrlo, Sala tomó en cuenta los diferentes ritmos (niveles) arquitectónicos del Museo Tamayo como si se tratara de la estructura de una canción. De esta manera, el diseño de las salas contempla la trayectoria de los visitantes en un flujo natural, no determinado, donde el tiempo y el espacio, tanto de la exposición como de las proyecciones, inciden en la experiencia que se tiene del sonido y las imágenes.

 

Previo

Tres mujeres delatoras al servicio del régimen de Pinochet, en la obra "Medusa"

Siguiente

#LaEstafaMaestra sigue: Más de 3 mil 500 millones de pesos desviados en Pemex