¿Cuál es la calidad de los diputados en Jalisco?

No solo se trata de que los diputados presenten iniciativas, sino que es necesario que lo hagan de calidad para ser considerados unos buenos legisladores. En esa lógica, el  Observatorio Legislativo del Iteso -ejercicio coordinado por el Doctor Alberto Bayardo y auxiliado por Jesús Rivera, además de alumnos de la universidad- evaluó la calidad de las iniciativas de los diputados en Jalisco.

Los indicadores que fueron evaluados para determinar a la bancada con mayor calidad legislativa fueron:

  1. Claridad y técnica legislativa
  2. Integración al marco normativo
  3. Mecanismos de garantía
  4. Relevancia política
  5. Fundamentación
  6. Identificación de grupos
  7. Previsiones de evaluación
  8. Análisis de costo-efectividad
  9. Viabilidad presupuestaria
  10. Análisis de impacto regulatorio

La calificación promedio de la legislatura fue de 64% sobre 100%. Aunque resulta una calificación aprobatoria, el desempeño para un órgano legislativo deja mucho que desear.

Los resultados arrojaron que solo 3 bancadas estuvieron por arriba del promedio y que la peor bancada de Jalisco es la del PAN.

El listado se compone de la siguiente manera:

  1. Independiente (Pedro Kumamoto) 82%
  2. Movimiento Ciudadano 68%
  3. Nueva Alianza 67%
  4. Partido Verde Ecologista de México 59%
  5. Partido Revolucionario Institucional 59%
  6. Partido de la Revolución Democrática 59%
  7. Partido Acción Nacional 54%

La calificación se genera por todas las iniciativas presentadas de manera individual y colectiva. De ahí se hace evidente que siete diputados no han presentado ninguna iniciativa de manera individual y que otros siete no han presentado ninguna iniciativa en su conjunto.

De manera individual los mejores diputados fueron Pedro Kumamoto, el diputado independiente, Augusto Valencia de Movimiento Ciudadano y Jorge Arana del PRI. Siguen la lista 8 diputados de MC y tres del PRI.

Es de destacar que todas las bancadas mejoraron en técnica legislativa pero ninguna presentó iniciativas donde se pudiera comprobar la viabilidad presupuestaria, además de que carecen de mecanismos para medir su efectividad y evaluar sus resultados.

Interesante ejercicio para replicarlo en todas las legislaturas, sobre todo a nivel federal.

Aquí se puede consultar el estudio completo.

Previo

Un río recibe el estatus de persona jurídica en Nueva Zelanda

Siguiente

Levantan y despojan de documentos a periodistas en Sinaloa