¿Dónde están los restos mortales de García Lorca?

El poeta Federico García Lorca, autor de Poeta en Nueva York —uno de los poemarios más enigmáticos de la lengua española, considerado una obra maestra— fue asesinado la madrugada del 18 de agosto de 1936. Fue enterrado en una fosa cubierta por el oprobio y la vergüenza, sin ninguna otra señal que el silencio absoluto del fascismo.

Después de ochenta años sus restos mortales no han sido encontrados. Los arqueólogos de la Universidad de Zaragoza, Javier Navarro (historiador) y Miguel Caballero, que habían estado trabajando en una investigación en la supuesta zona donde había sido enterrador el cadáver del poeta granadino, han dado por concluida la tercera búsqueda de la fosa –tras un mes de esfuerzos.

Las teorías apuntan a que el poeta había sido enterrado en un paraje de los terrenos conocidos como Los Llanos de Corbera o el Peñón Colorado. Pero los investigadores encontraron solamente en aquel sitio fosas vacías sin ningún resto humano en ellas. Se sabe que García Lorca fue fusilado junto al maestro de escuela Dióscoro Galindo y dos banderilleros anarquistas: Francisco Galadí y Juan Arcoya Cabezas.



La versión del asesinato de García Lorca está basada en testimonios directos del escuadrón de fusilamiento, así como la declaración del general Fernando Nestares –hijo del capitán Nestares, quien estaba a cargo de la zona durante la guerra civil—; en dicha versión (que a la postre fue considerada una versión casi mitológica en el libro Lorca, el último paseo de Gabriel Pozo) los terrenos de Víznar y Alfácar eran las localidades donde se encontrarían los restos mortales del autor del Romancero gitano. No obstante, la falta de medios económicos obligó a la expedición a concluirse, a pesar de que en esta ocasión se habían encontrado restos de balas, señal de que en la zona se habían hecho disparos.

Tal parece que España aún no está dispuesta a desenterrar la vergüenza de su pasado. La guerra civil sigue siendo para ellos una herida en carne viva. Las autoridades de Alfácar han tapado las excavaciones mientras los investigadores siguen luchando por continuar la búsqueda. Ojalá que algún día el poeta católico puede tener un sepelio en acuerdo con sus creencias religiosas.

Previo

Crean lentes de contacto biónicos que superan la vista humana

Siguiente

La caída de un ángel, el álbum más íntimo de Lady Gaga: Joanne

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *