Se perfeccionan las normas de las Fuerzas Armadas para servir a México

Fotografía: Ivan Stephens

En la Cámara de Diputados se aprobó un dictamen que se envío al Senado de la República para continuar su tramitación constitucional, el cual contiene reformas sustantivas para la vida jurídica de las Fuerzas Armadas al seno del proceso general de cambios en las leyes y las instituciones del Estado mexicano, cuyo propósito es la modernización del sistema jurídico nacional bajo los estándares internacionales del derecho humano al debido proceso.

Con la reforma aprobada por el H. Congreso de la Unión se propone armonizar el Código de Justicia Militar y crear un nuevo Código Militar de Procedimientos Penales en congruencia con la reforma constitucional del año 2008, la cual generó modificaciones de fondo a las instituciones de seguridad pública, procuración de justicia e impartición de justicia. Con la reforma del 21 de abril las Fuerzas Armadas transparentarán sus juicios ante la ciudadanía, excepto cuando la exhibición del caso pueda vulnerar la seguridad nacional. El proceso penal en la jurisdicción militar será acusatorio y oral y, por tanto, deberá garantizarse la máxima publicidad.

El Pleno de la Cámara aprobó los cambios con 253 votos a favor, 67 en contra y dos abstenciones. La reforma, como se ha dicho, supone o implica la expedición del Código Militar de Procedimientos Penales. Estos cambios estaban pendientes tras aprobarse el Código Nacional de Procedimientos Penales que se publicó el 5 de marzo de 2014 junto con las materias de Delincuencia Organizada y del fuero de guerra o jurisdicción militar.

Los cambios en la norma militar responden a la necesidad de armonizar el marco jurídico en materia de procuración e impartición de justicia en el ámbito castrense a partir de la reforma constitucional del 18 de junio de 2008, con ello se adecua el Código de Justicia Militar y se expide un nuevo ordenamiento para transitar al Sistema Penal Acusatorio.

La Reforma ajusta la estructura orgánica de los operadores del Sistema de Justicia Penal Militar, en aspectos como: 1) La supresión de los Consejos de Guerra, 2) La creación de Juzgados Militares de Control y Tribunales Militares de Juicio Oral, 3) La transformación de la Procuraduría General de Justicia Militar en Fiscalía General de Justicia Militar la cual encabezará la institución del Ministerio Público responsable de investigar y perseguir los probables hechos constitutivos de delito en la competencia de los tribunales militares., 4) La transformación del Cuerpo en Defensores de Oficio en Defensoría de Oficio Militar y 5) La creación de la Coordinación de Servicios Periciales y Ciencias Forenses.

Entre los cambios al Código de Justicia Militar sobresale que en el Libro Primero “De la organización y competencia” se reforman, adicionan y derogan disposiciones normativas de los Títulos primero al sexto. Por lo que respecta al Código Militar de procedimientos Penales se trata de una nueva legislación que viene a incorporarse al derecho mexicano, y que garantiza a los elementos de nuestras Fuerzas Armadas ser juzgados bajo una unidad de doctrina, de la misma forma y bajo los mismos principios.

Sin duda, una pregunta esencial es por qué son importantes las reformas, y una respuesta básica consiste en que ahora los procesos penales militares serán de conocimiento de la ciudadanía, aunque debe decirse que los juicios en el orden militar ya era orales; sin embargo la reforma constitucional del año 2008 permite incorporar elementos como la investigación científica del delito, la creación de juzgados de control que aseguran que un elemento de las fuerzas armados sólo pueda ser privado de su libertad cuando exista un verdadero motivo. Con ello los elementos de las fuerzas armadas tendrán acceso a un sistema penal renovado cuando se trata de delitos cometidos en el ámbito jurisdiccional militar, desde luego esto excluye los casos en que militares se vean señalados en cometer delitos contra civiles, ahí los casos los conocerá un juez civil.

La modernización de las leyes militares contribuye al desarrollo de las Fuerzas Armadas, transparenta su actuar ante la ciudadanía y establece de forma horizontal que el debido proceso es un derecho humano para todas las personas. Estas reformas muestran que el sistema de justicia penal acusatorio o adversarial es una realidad creciente, de hecho el 18 de junio de este año 2016 la nueva justicia penal será una realidad en todo el territorio nacional y aplicará para todos los delitos.

Hay sin duda, elementos que deberán ser perfeccionados en el tiempo, sin embargo, esos elementos no competen sólo al trabajo de las fuerzas armadas, sino a las aportaciones del Poder Legislativo y de la ciudadanía. Para empezar falta establecer el ámbito de competencia de las fuerzas armadas en apoyo a las instituciones civiles en el combate a la delincuencia organizada o no organizada, como hace falta también reforma la Ley de Seguridad Nacional para dar pleno fundamento a diversas misiones del Instituto Armado, y en especial reformar a nivel constitucional que sí y que no pueden hacer las mujeres y los hombres que desde una lealtad inquebrantable sirven a la ciudadanía de nuestro país.

Previo

Sobre le pronunciamiento público “Posicionamiento ante la agresión al antimonumento 43+ La agresión al +43 es una agresión a la memoria de nuestr@s desaparecid@s”

Siguiente

Maternidad subrogada se regula en México