La demanda que pone el foco en el racismo sistémico de la NFL

El cese de un entrenador de NFL está en el centro de un nuevo escándalo de racismo dentro de la liga, luego de que un profesional ejemplar fuero despedido sin razón lógica.

Leemos en ESPN el origen del caso, reportado el 10 de Enero.

Los Miami Dolphins despidieron al entrenador en jefe Brian Flores luego de tres temporadas con la franquicia, anunció el equipo este lunes por la mañana, apenas 12 horas después que dirigió al equipo a una victoria 33-24 sobre los New England Patriots.

La decisión fue tomada por el propietario de los Dolphins, Stephen Ross, quien emitió un comunicado dando una explicación.

“Tomé hoy la decisión de separarme de Brian Flores“, declaró Ross. “Después de evaluar dónde estamos como organización y lo que necesitamos para mejorar, determiné que las dinámicas clave de nuestra organización de fútbol americano no estaban funcionando al nivel que yo quería y sentí que esta decisión era lo mejor para los Miami Dolphins”.

Si bien las primeras notas no daban a notar las tensiones racistas entre gerencia y coach, hoy Los Angeles Times trae un resumen:

Brian Flores, el recientemente despedido entrenador de los Dolphins de Miami, presentó el martes una demanda civil colectiva que alega que la NFL y sus equipos (los Giants de Nueva York, los Dolphins y los Broncos de Denver figuran específicamente como demandados) siguen estando “plagados de racismo, en particular cuando se trata de la contratación y retención de entrenadores principales, coordinadores y directores generales negros”.

La demanda acusa un secreto conocido a voces de la liga; aunque los dueños de equipo son todos blancos, se benefician del trabajo de jugadores de color y sin representación real a nivel directivo. Esto, dice la demanda, genera un clima de racismo sistémico.

_____

_____

Además, el reporte del LA Times indica procesos de contratación simulados para fingir diversidad y un sistema de irregularidades en contratos.

Más información aquí

 


Vídeo Recomendado



Previo

Tenemos que hablar (de la genialidad de) Donovan Carrillo

Siguiente

AMLO arma otro lío diplomático: ahora “pone en pausa” relaciones con España

Sin comentarios

Deja un comentario