Microrrelatos y épicas de una elección

Microrrelatos de 5 personajes distintos que madrugan y trabajan incansablemente cada 3 años para que en este país se lleven a cabo elecciones:

Lorena, capacitadora electoral

Lorena lleva un par de semanas notificando a la ciudadanía que resultó electa para ser parte del funcionariado de casilla.  Ella, los ha capacitado a partir de la entrega de manuales y documentos sobre lo que tendrán que hacer el día de la elección; además ha realizado simulacros y resuelto las innumerables dudas que le han hecho.


Unos días antes, organizó la agenda de las y los funcionarios para entregar los paquetes con documentación y material electoral y entregó su número de teléfono personal a decenas de funcionarios de casilla para resolver cualquier interrogante que pudiera surgir. 

Para Lorena este 6 de junio será un día de arduo trabajo, desde muy temprano en la madrugada estará pendiente de que todas las casillas que le tocaron integrar se encuentren instaladas y listas para recibir a la ciudadanía. También, para Lorena, este día es de incertidumbre ya que si por alguna razón no llega a presentarse el o la presidente de casilla, ella irá a su domicilio por la documentación para garantizar que se instale en la casilla correspondiente.Al final de la jornada, de este gran día, Lorena será escudera de los paquetes, hasta que sean entregados y guardiana de las y los presidentes de casillas, hasta estén sanos y salvos en su hogar.  

 

Juan, funcionario de casilla

Juan fue sorteado como funcionario de casilla, aunque en un principio dudó, por sentir algo de flojera, aceptó el llamado al deber cívico, recibió capacitación y estudio al pie de la letra los manuales que le entregaron. 

Juan no podrá dormir de nervios y estará desde muy temprano listo, subirá a su automóvil una serie de cajas y paquetes con documentación electoral para instalar la casilla, verificará que todos los demás funcionarios lleguen, será el encargado del orden en la casilla, cuidará que nadie intente votar con una credencial que no sea la suya, vigilará que nadie entre con propaganda electoral o que nadie altere el orden. Además, será el encargado de supervisar que su casilla no se vuelva fuente de contagio de COVID-19.
Cuando sea la hora de terminar con la jornada Juan, clausurará la casilla y supervisará el conteo de votos, será mediador entre disputas de las representaciones partidistas y atenderá las preguntas de los observadores electorales. 

_____

_____

Al final publicará una hoja de resultados en la parte exterior de la casilla, integrará de nueva cuenta el paquete y lo remitirá, ya con las boletas contadas, a la autoridad correspondiente. Ya entrada la madrugada y concluidas todas estas labores, se irá a su casa con el deber cumplido. 

 

Manuel, funcionario electoral

Manuel, como miles de funcionarios y funcionarias de las instituciones electorales, como el INE o el IEPC en Jalisco en alguno de sus consejos o juntas distritales y municipales, el domingo se levantará antes que el sol o quizá no ha dormido desde el sábado.

Estará encargado de monitorear el 100% de la instalación de casillas, de atender incidencias, de observar que todo se lleve en orden, siendo testigo de que los programas de educación cívica y participación ciudadana hayan surtido efectos elevando participación y listo para dar la certeza legal a las actas, incidencias o acuerdos que se tomen en los diferentes niveles. 

Dependiendo de las necesidades de la contienda, Manuel quizá  tenga que estar atento al cierre de jornada electoral, el funcionamiento de las herramientas digitales para transferir resultados preliminares en tiempo real, el retorno íntegro de los paquetes o la integración de los mismos, estará supervisando que en las bodegas se encuentren todos y cada uno de los paquetes entregados días antes, por orden y con código de barras, revisará las actas, capturará y si es necesario, organizará un reconteo de votos hasta tener certeza en el resultado. 

El miércoles siguiente hará lo propio para dar certeza al cómputo de votos, el conteo definitivo, para que el domingo estén listas las constancias de mayoría de cada uno de los cargos, revisará a detalle el nombre, apellido y acentos de cada uno de ellos, hará cálculos matemáticos para integrar la representación proporcional de los órganos de decisión y así todos los votos sean representados.

Para Manuel la jornada laboral inició unas horas antes del domingo y termina unas horas después del siguiente domingo.

 

Roberta, primera votante

Roberta despertó casi a las 11 de la mañana, como un domingo cualquiera de una joven, desayunó y vio un capítulo de la serie de moda, de pronto, recordó que este domingo era diferente, el domingo de las elecciones, pero…tiene dudas.


Entonces, escribió en un grupo de amigos para averiguar qué habían hecho, descubrió que algunos ya habían ido a votar, otros seguían dudando, algunos más no irían porque perdieron su credencial o nunca la sacaron. Como ella tenía muchas dudas sobre su elección decidió preguntarles sobre la preferencia electoral, lo que desató en su grupo un debate de argumentos entre las distintas posturas de sus amigos y amigas.

A Roberta la convenció quienes pusieron los argumentos que le interesa a la juventud por delante, como el cuidado al medio ambiente o el acceso universal a la educación ¡ya decidió su voto! pero le volvió a ganar la flojera dominguera. 

Entró su mamá y le dijo que si no pensaba ir a votar, le sacó un argumento clásico: si no votas luego no te quejes. Roberta, pensó: yo me quejo cuando quiera. Pero esa idea de su mamá le empezó a taladrar, no se bañó y le preguntó a su mamá donde era la casilla, se llevó su cubrebocas, se formó unos 10 minutos, por lo que veía en la casilla no se dejaba de preguntar cuál era el siguiente paso. La funcionaria de casilla, le entregó tres boletas, recordó los argumentos de sus  amigas y amigos y marcó con una cruz sus opciones, dobló el papel y lo metió en las urnas correspondientes. La funcionaria de casilla le indicó el camino para que le marcaran el dedo y Roberta se quedó parada: ¿y ahora qué? Alguien le pidió salir para no aglomerar el espacio, se tomó una selfie con su pulgar como evidencia de su acto y la subió a sus redes sociales con una canción que dice así: this girl is on fire. 

 

Luis, reportero 

Luis, despertó a las 6 de la mañana, tiene en su correo la agenda del día: cubrir la apertura de casillas en el primer polígono de la ciudad, entrevistar a los primeros votantes de la fila, sacar 5 testimonios en video de votantes jóvenes, dar un rondín por las casillas donde se reporte alguna incidencia, ir a redacción a medio día para observar el desarrollo de la jornada, atender la emisión del voto de alguna candidatura, volver a redacción para dar seguimiento.

Al cerrar las casillas, dar seguimiento a resultados preliminares, buscar con fuentes formales algunos datos de encuestas rápidas, comenzar a gestionar entrevistas con las candidaturas perfiladas a ganar, recibir boletines y editarlos. Sopesar las versiones de tres candidaturas ganadoras, seguir la información oficial, proponer la portada del periódico en la mesa de redacción. Matizar declaraciones, analizar con objetividad resultados y presentar la información más cercana a la realidad a la ciudadanía. 

Luis intentará dormir algunas horas, apenas empieza el trajín informativo, lunes y martes serán días de poco sueño.


Vídeo Recomendado



Previo

Un seminario a la Intemperie: el concilio de las pequeñas voces para sostenernos

Siguiente

Brecha digital: La causa justa de los normalistas que fueron reprimidos por Rutilio Escandón

Sin comentarios

Deja un comentario