El curioso caso del empresario que piensa igual que AMLO (y aumentó en un 56% su fortuna mientras tanto)


Escucha nuestro podcast



Hay un argumento que hemos repetido demasiado en Tercera Vía:  la riqueza de cierto grupo visible de billonarios relativamente recientes (o millonarios, incluso) mexicanos suele ir ligada con aspectos como la cercanía al poder y tráfico de influencias (con punto pivotal en la privatización de ciertos servicios en los noventa), más que a la creatividad, innovación o un gran servicio al cliente.

Hay dos caras de la moneda y sería un error no mencionar a Carlos Slim, quien desde Grupo Carso también tiene sus esqueletos en el clóset (no es lo mismo el trato al trabajador de Telmex que al de Sears) pero usualmente es uno de los empresarios más socialmente responsables por medio de sus fundaciones y apoyos a causas justas.

En la reciente crisis del COVID-19, la Fundación Carlos Slim donará 1 mil millones de pesos para insumos de salud y protección para el personal hospitalario. Además, se anuncian diversos tipos de medidas sanitarias y de protección a grupos vulnerables dentro del personal de sus empresas, si bien no todos pueden hacer home office ni se habla de cierres generalizados por la contingencia.

Otro empresario emblemático de los beneficios de la privatización es Ricardo Benjamín Salinas Pliego, quien encabeza Grupo Salinas y a nivel nacional tiene una de sus empresas más visibles en Televisión Azteca, aunque la joya de la corona es su emporio de retail y servicios financieros con un ejemplo clarísimo en Elektra (los de los abonos chiquitos) y Banco Azteca.

Aunque ya va abriendo paso a sus herederos,  Salinas Pliego no ha dejado de estar en el ojo público y de hecho se ha posicionado como una voz empresarial afín al presidente López Obrador, tanto en discurso cómo en acciones comerciales.

_____

_____

Y ahora, Salinas Pliego habló sobre la crisis del COVID-19 en sintonía con los dichos del jefe del ejecutivo federal. Podemos ver parte del discurso en este clip:

El principal argumento de Salinas Pliego es que México, o la sociedad en general, no moriría de Coronavirus sino “de hambre”, en un llamado para no paralizar la actividad comercial. Esta lógica es más cercana a lo que han dicho personajes conservadores como Donald Trump o Jair Bolsonaro, lejanos a los consejos de científicos y especialistas que piden el distanciamiento social. Y en cierta congruencia con el presidente mexicano, quien las dos semanas pasadas práctico lo contrario al estar de gira por regiones alejadas del país (con una comitiva de la CDMX) y en contacto físico con cientos de personas.

En Aristegui Noticias así sumarizan lo dicho por el patriarca de Grupo Salinas:

Salinas Pliego señaló que en México, la inmensa mayoría de la población no vive de un sueldo, “no vive de sus ahorros, no vive del gobierno, la inmensa mayoría vive al día“.

“La vida no puede detenerse, pues hay que salir a luchar para detener este tempestad económica”, insistió.

“Hoy estamos mal, las calles vacías, todo cerrado: escuelas vacías, hoteles vacíos, restaurantes vacíos… esto no puede ser, la vida tiene que continuar”, sostuvo.

No obstante, el empresario avaló las medidas tomadas por la Presidencia de la República y criticó a la oposición “fifí” por sus críticas al gobierno de AMLO.

Aunque pudiera parecer un desliz o una candidez dicha para alentar a las tropas de su cuerpo directivo, el mensaje incluso fue difundido en cuentas institucionales y noticieros de Azteca (que también opera ADN40) con énfasis (en voz de los presentadores) en que el COVID-19 no sería mortal, y también se incluyó el clip de Salinas Pliego diciendo que lo que sigue es “la rapiña y saqueos”.

Llama la atención que además de estar en sintonía con el discurso de López Obrador, e  incluso toma prestada la frase de “opositores fifí” para referirse a los críticos del presidente, quienes han señalado su pasividad para implementar el distanciamiento social y sus apariciones diarias donde no usa su influencia entre la población (por aquello de su bono democrático) para tomar las medidas necesarias en salud e higiene.

Destaca también este dato: Salinas Pliego ha aumentado sus ingresos junto a la 4T, siendo contrario su caso al de Emilio Azcárraga Jean que sólo ha visto perdidas con Televisa y Univisión.

Un reporte de Sin Embargo (vía Vanguardia) indica que su fortuna aumentó 56% por su cercanía  a López Obrador, de acuerdo a la lista de Forbes en 2019:

Grupo Salinas empezó el 2019 con 11 mil 100 millones de dólares (56.3 por ciento más que en 2018).  De hecho, Salinas Pliego podría beneficiarse todavía más en esta administración pues su Banco Azteca obtuvo el manejo de las Tarjetas del Bienestar, donde se depositarán los apoyos a los beneficiarios de programas sociales del gobierno mexicano como Jóvenes Construyendo el Futuro y Pensión para el Bienestar de los Adultos Mayores.

Como decía Gerardo Esquivel, vicegobernador del Banco de México, integrante de Democracia Deliberado (como muchos ideólogos de la 4T) y ex candidato a Subsecretario de Hacienda, Ricardo Salinas no es Messi.

Posdata

Mientras otros bancos anuncian el diferir los pagos, Banco Azteca más bien te sugiere que pagues de una vez:

 


Vídeo Recomendado



Previo

No todo es 'home office': Las trabajadoras sexuales se preparan ante tiempos difíciles por COVID-19

Siguiente

Un instante y la Palabra

2 comentarios

  1. […] costo en empleos por la crisis del COVID-19, como relatamos en aquella ocasión en la que el CEO de Grupo Salinas básicamente recomendaba a sus tropas que salieran a exponerse (un atentado contra la vida humana […]

  2. […] trabajadoras) siempre ha hablado en contra del rescate bancario de los noventa. Esto, a pesar de su cercanía con los empresarios más poderosos de México y que su Jefe de Gabinete (el principal enlace con […]

Deja un comentario