Messi: Un monstruo frente al espejo

Mucho se ha escrito y dicho de Lionel Messi; durante su carrera es difícil encontrar entrevistas personales, como él mismo afirma, las entrevistas siempre le han costado trabajo, sin embargo, en los últimos meses, Leo se ha mostrado más abierto hacia la prensa y ha regalado joyas para quienes lo admiramos como deportista y en general para quienes gustan del deporte. Dio una entrevista para Rac 1 que revela su monstruosidad frente al espejo. 

En lo personal, me sorprende la mente, pensamientos y sentimientos de un genio en una disciplina en específico, los de Messi, de Federer o de Del Toro, es curioso descubrir lo que piensa sobre la familia, meditar, los hijos, la prensa, las series, su país natal, sus amigos o su propio trabajo. La entrevista es recuperada por Marca. 

A Messi no le molesta que le digan Dios pero le incomoda sobre todo por sus hijos que escuchan y repiten todo y le parece exagerado. Es constante encontrar en las respuestas de Messi una admiración y respeto por sus hijos y por su familia. Cuando le preguntan si sale o prefiere quedarse en casa dice: 



“No soy muy de salir. Me gusta pasar tiempo en casa, pero los nenes me obligan”.

Cuando le preguntan de videojuegos:

“Jugaba mucho, lo dejé y ahora juego más. Ahora que Thiago juega y me llama para jugar partidos”.

Cuando le preguntan sobre jugar en Argentina: 

“Siempre soñé jugar allí, vivir el fútbol argentino, que es muy diferente a cualquier parte del mundo, pero hay que pensar más en la familia que en lo que uno quiere”.

Cuando le preguntan sobre hablar catalán:

_____

_____

“Nunca lo hice. Siempre hablé castellano y con la gente que habla catalán. Tampoco lo hablo fluido. Mis hijos hablan catalán perfecto”.

Cuando le dicen que su hijo Mateo es un monstruo: 

“Lo sé. Se nos está yendo de las manos. La gente que lo trata cinco minutos, se da cuenta”.

La mente de Messi parece muy compleja y prefiere recular y sentirse seguro en su hogar, viendo El Marginal, que es una serie argentina, con su esposa. ¿Uno tomaría como recomendación buena una que viene de Messi? Es orgullosamente argentino pero no se ve viviendo allá, ha vivido más tiempo en Barcelona que en Buenos Aires, su corazón parece más blaugrana que albiceleste. Aunque no hable catalán. 

No descubre el hilo negro y sabe que Guardiola es el mejor DT de la historia y extraña a Cristiano Ronaldo en la Liga. No le obsesionan los balones de oro, le gusta ganarlos y tiene un museo en casa, pero no le gusta competir con Ronaldo por ellos. 

Para los seguidores de Messi, saben que hay goles en la memoria como el de contra Getafe que se lleva a medio equipo, sin embargo, para Leo, el favorito es uno de cabeza, poco común en él, frente al Manchester United en la final de la Champions y el mejor rival que ha enfrentado es en un juego amistoso, a España en 2010. 

Messi descifra de una manera sencilla los problemas que han tenido Zlatan, Eto´o, Griezmann, Suárez, Dembelé, Rakitic y muchos más jugadores que vienen fuera del barcelonismo: 

“Es que no es fácil jugar en el Barcelona. Cualquiera que no vivió la filosofía del Barça y no conoce el método, por mucha calidad que tenga, es difícil. Viene acostumbrado a jugar de una manera muy diferente. Pero no tenemos duda de que se adaptará porque es inteligente”.

Messi es la esencia del barcelonismo, no solo porque su estilo de juego es la esencia, sino porque su estilo personal de vivir es congruente con ello. Un hombre tranquilo, de familia, sincero, sensato, apasionado pero sin exceso. Inteligente. 

Sobre algunos mitos, Messi afirma que le da risa que digan que él pone o quita jugadores y entrenadores, dice que le hubiera gustado que regresara Neymar, que debieran tener al menos una Champions más pero por errores de los jugadores no lograron: se adjudica la derrota en Roma y Liverpool: no es culpa del DT. No le gusta meditar, no le gustan los escándalos, le molestó el trato de la prensa con su deuda en Hacienda y cada vez está más convencido de retirarse en el Barcelona. 

Lo radical de estas entrevistas es que uno puede analizar cómo piensa un genio, cómo desayuna un genio, cómo ve la vida un genio y al final descubrir que la esencia está en ideas humanas y sencillas. 

Previo

¿Por qué Felipe Calderón canceló su visita al Tec de Monterrey?

Siguiente

Los excesos en la discusión de Medina Mora

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *