Cruzada contra el huachicoleo. ¿Quién contará la verdad?

#VueltayVuelta es una columna recurrente de Carlos Aguirre dentro de Vía Libre, nuestro vertical de opinión

Estamos ante el peor de los escenarios: no sabemos nada. La incertidumbre mata. Y así es como parece que nos quieren dejar, en la incertidumbre. En su conferencia mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó, a través de Santiago Nieto que se ha detectado al menos 10 mil millones de dólares de blanquedo de dinero en relación a los hidrocarburos, a través del secretario de la SEDENA que se ha reducido el robo de gasolina a 2 mil 500 barriles en promedio, de 40 mil que se robaban, sobre las gasolineras, el SAT informó que hay irregularidades con hasta 3 mil millones de pesos, de los cuales el 54% se encuentra en CDMX, EdoMex, Baja California, Jalisco, Michoacán y Puebla.

Y nos animó a seguir firmes contra el huachicoleo porque nos sentiremos orgullosos en algunos meses. Por otra parte, información de Reforma y de Jorge Castañeda afirman que previo a la cruzada contra el huachicoleo se detectó que había deficiencias en los acuerdos de importadores de gasolina y que había desabasto en 10 Terminales de Almacenamiento de Pemex entre als que destacan Zamora, Zapopan, Tepic, Querétaro, Matehuala y otras. Wall Street Journal publicó que López Obrador decidió reducir las importaciones de crudo ligero, una medida que evidentemente empalma con su historia y su ideología, lo que no sorprendería a nadie que a seguido de cerca la narrativa de AMLO, sin embargo él decidió descalificar: una volada del periódico estadunidense. Pero en su conferencia mañanera declaró que: “Queremos hablar con los poseedores de estos permisos de importación para saber por qué no se han llevado a cabo las importaciones autorizadas a particulares”.


Por lo que estamos ante el peor de los escenarios: la desinformación y la confusión, una hipótesis plantea que ante el desabasto previo a la cruzada contra el huachicoleo y ante las decisiones ideológicas de reducir la importación de crudo ligero, AMLO decidió construir una cortina de humo para combatir el huachicoleo, lo que es loable, ya que su impacto negativo es innegable (sobre eso, la entrevista de Diego Enrique Osorno en Milenio es imperdible), lo que ocasionaría un desabasto que todos podemos tolerar porque estamos hartos de la corrupción, como las múltiples encuestas han mostrado (apoyo al combate contra el huachicol), pero sin conocer la verdad.

Por un lado, el gobierno dice que el desabasto se debe a la cruzada, por otro, los datos y el periodismo afirma que el desabasto inició por decisiones tomadas por el gobierno federal y por la cruzada improvisada contra el huachicoleo. No tenemos certeza de nada. La verdad está en juego y en debate, la narrativa de esta historia, la contará la versión oficial, ¿apelaremos a su voluntad de decir la verdad?, a un oficialismo moderno, que mueve masas y que tiene legitimidad pero que no parece suficiente para abastecer la gasolina de los más afectados o ¿insistiremos en conocer la verdad, apoyando el periodismo de investigación, los datos y la ciencia?

Bien por los datos que afirman la reducción de robo (oficial) y el alto a las irregularidades, mal por no reconocer versiones derivadas de la investigación periodística lo que aumenta la duda, la mentira, la incertidumbre y el desabasto.


Vídeo Recomendado



_____

_____

Previo

¿Hace falta cartilla “moral”? Podemos discutirlo, Pero, ¿no podían hacerla inclusiva y actual?

Siguiente

Cómo construir una aldea de mujeres: Una lección desde Kurdistán

Sin comentarios

Deja un comentario