El debate por la Barbie de Frida Kahlo: ¿Homenaje o apropiación cultural?

Frida Kahlo ahora será una muñeca de la marca Barbie y producida por la trasnacional Mattel. La iniciativa viene de una línea llamada Sheroes que está siendo lanzada en el contexto del Día Internacional de la Mujer, donde también se incluye a la golfista Lorena Ochoa y la modelo body positive Ashley Graham.

Así es la muñeca Barbie de Kahlo, a detalle:

La campaña de Mattel pretende llevar un espíritu de inclusión y diversidad, aunque sea de manera simbólica, a su conocida marca de muñecas principalmente dirigidas al público infantil, si bien también estas ediciones especiales tienen popularidad entre coleccionistas que prefieren a las figuras en un modo de exhibición.

El lema #MoreRoleModels es uno de los hilos conductores de esta idea, ya que el vídeo promocional también destaca la gama de profesiones de las figuras elegidas para ser una Barbie. Por ejemplo, está la directora de cine Patty Jenkins (famosa por Wonder Woman), la actriz de color Zendaya y la chef Héléne Darroze.



Sin embargo, la existencia de una muñeca de Frida Kahlo ha levantado polémica por la apropiación cultural que significa que una trasnacional lucre con un icono mexicano. Justo hoy, se publico en La Jornada un artículo titulado Kahlo es dignidad, no mercancía en el que se retoman declaraciones de Jesus Rodríguez acerca del uso moderno de la pintora para fines comerciales.

Citamos desde La Jornada:

_____

_____

Todo lo que fue, es y será Frida Kahlo cabe en una hoja de papel: “una mujer de carne y hueso, que no es una mercancía, sino una comunista que salía a las calles a manifestarse, y mucho más sexuada que cualquier Barbie”, expresó Jesusa Rodríguez.

En opinión de la también actriz, la puesta en escena le regresa a la memoria de la pintora “un poco de la dignidad que le ha arrebatado la ‘fridazación’, la cual ha llegado al extremo de reflejar incluso violencia de género al comercializar productos como pañales nocturnos para adultos marca Frida Kahlo”.

En una presentación a la presna, el pasado 31 de enero, de Las cartas de Frida, Jesusa calificó de delirante, una vergüenza, la explotación comercial de una artista tan relevante, pues Frida a duras penas vendía sus cuadros en 250 dólares y ahora se cotizan en millones. ¿Qué ha pasado con el arte, con estos artistas?, inquirió la actriz.

**

¿Tú qué opinas? ¿Homenaje o apropiación cultural?

 

Previo

La Ciencia Ciudadana descubre dos nuevas estrellas

Siguiente

Activista y luchadora social fue asesinada en Guerrero

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *