Francisco de Goya, único y eterno

Francisco de Goya, único y eterno es el nombre de la magna exposición en el Museo Nacional de San Carlos en torno a uno de los artistas más importantes de España.  

La muestra exhibirá a partir del 11 de noviembre una muestra representativa de las obras más emblemáticas del grabador, obras procedentes de los museos Nacional del Prado, Hammer, Meadows, Soumaya, Franz Mayer y de la Basílica de Guadalupe, además de colecciones privadas. Incluye las series de grabados Los caprichos, Los disparates y La tauromaquia, así como trabajos de sus contemporáneos y seguidores, como Agustín Esteve y Eugenio Lucas Villamil.

francisco-de-goya-y-lucientes-dona-maria-teresa-de-vallabriga-y-rosas-1783

Considerado uno de los creadores más influyentes de la modernidad, Goya (1746-1828) cimentó los parámetros estéticos de los siglos subsecuentes y se consolidó como un visionario que puso en tela de juicio las virtudes y los vicios de la sociedad que vivió durante la transición de los atribulados siglos XVIIl y XIX, por medio de sus más destacadas series de grabados que con gran maestría plasmó mediante la revolucionaria técnica al aguatinta.

El trabajo del creador, que lo mismo incursionó en la pintura de caballete y mural que en el grabado y el dibujo, se caracterizó por su lúcida interpretación de la época que le tocó vivir, las sátiras a las costumbres de su tiempo y el manejo de temas irreverentes y audaces.

En la muestra sobresale el retrato de Leocadia Zorrilla, mujer muy cercana al artista y de quien se sospecha fue su amante durante el final de su vida. En esta pieza, que proviene del Museo Nacional del Prado, se había identificado anteriormente a Josefa Bayeu, con quien el pintor contrajo matrimonio en 1773, pero estudios recientes han identificado a Leocadia Zorrilla en tan portentosa obra.


Vídeo Recomendado



_____

_____

Previo

Rompiendo la impunidad, invisibles somos visibles: Performance político contra el feminicido

Siguiente

Viviendo en Norteamerica: Muestras del Racismo en Trumpland

Sin comentarios

Deja un comentario