Algunos apuestan todo al petróleo, pero lo cierto es que su uso irá a la baja en automóviles

Hace una semana comentábamos en Vía Futura de Tercera Vía acerca del auge de modelos alternativos de negocio (y hasta energía) en el denominado transporte de última milla, tanto para consumidores como en el tema de reparto de comida o paquetería.

Nuevos transportes, nuevos problemas: Sobre los e-scooters que ya llegaron a la CDMX

Una justificación para empresas como Lime/Bird (e-scooters) o Uber/Lyft es que el modelo de transporte compartido colectivo, operado por medio de tecnológicas, reduciría la necesidad de mover un auto personal o incluso el que deje de ser una necesidad el ser poseedor de uno. Por supuesto, que un tercero opere una responsabilidad de las ciudades (transporte público de calidad) es espeluznante pero la tendencia en general va por dos caminos

  • Menos autos en las calles, y más personas en cada vehículo, por mera economía.
  • Uso de energías más amigables con el medio ambiente, como el caso de autos eléctricos y combustibles menos dañinos.

Mientras en México el presidente electo está barajando con seriedad el tema de una nueva refinería bajo una lógica de apostar grandes recursos por el petróleo y su venta, algunos reportes a nivel mundial reiteran que este tipo de energías van de salida y que ya es una realidad la urgencia de invertir en sus reemplazos o al menos en formas más eficientes de aprovecharlas.

Un artículo del Financial Times, uno de los diarios en materia económica más respetados, expone que el uso de combustibles en los carros alcanzará un pico en apenas siete años (con datos de la International Energy Agency).

  • Formas alternativas de energía y medidas de eficiencia en las actuales harán que se desacelere la demanda de gasolinas en el 2025.
  • Aunque el coche en teoría va de salida, eso refiere a los autos tal cual los conocemos. No tanto por el auge de armadoras como Tesla, que influirán pero no tanto en esta estadística ya que lo más cercano es que las medidas de eficiencia genere menos dependencia en volumen para las gasolinas.
  • Claro, esto hay que tomarlo con un grano de sal ya que de todos modos el número global de autos aumentara en un 80% (ojo, contando los existentes que ya no serían utilizados, y los eléctricos). A pesar de eso, para el 2040 el sector petroquímico aumentaría la mitad de lo que en los últimos 20 años.
  • Es decir: no habrá un crecimiento en el mercado de combustibles como en el de los últimos años.
  • La demanda de gasolinas se reduciría hasta un 25% en estados en el 2040, y en la Unión Europea un 45%.

El reporte no considera un cambio de tendencia en el amoral y lunático amor de los estadounidenses por las SUV (camionetas como la Equinox o Cherokee), que gastan muchísima gasolina. Es tanta la devoción de estos mercados por los camionetones para familias que incluso marcas como Ford está dejando de lado los sedán. Aunque la proyección es coherente ya que en la Unión Europea se reduciría un 20% más el uso de gasolinas.

PARA VER


Vídeo Recomendado

Previo

Nuevo congreso, nuevo Trump

Siguiente

Abogado del 'Chapo' afirma que el Cártel sobornó a presidentes de México

1 comentario

  1. […] Algunos apuestan todo al petróleo, pero lo cierto es que su uso irá a la baja en automóviles […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *