Recordando a ‘Los 41’, víctimas de ejercer su diversidad sexua

El día de ayer hubo un acto conmemorativo por Los 41, por parte del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México:

A muchos mexicanos les puede sonar la aversión al número 41 dentro del imaginario popular de nuestro país, con extremos demenciales como que al pasar lista en los colegios los mismos profesores dicen cuarenta y zafo, hasta que en algunos planteles o instituciones no existen edificios o pisos con el número 41. Por ejemplo, en la Universidad Autónoma de Aguascalientes la numeración de construcciones académicas se salta del 40 al 42.

Lo que pocos mexicanos saben es de donde viene la referencia del 41 y su relación con la diversidad sexual.  Leemos en BBC News:

El origen es un baile de 42 hombres realizado la noche del 17 de noviembre de 1901 en el centro de Ciudad de México.

La mitad vestía ropa de mujer y el resto trajes masculinos. Varios de ellos eran personas adineradas y formaban parte de la élite social de esos tiempos.

El festejo fue interrumpido por la policía que arrestó a casi todos: sólo uno logró escapar.

El caso fue uno de los mayores escándalos sociales de la época conocida como el ‘Porfiriato’, pues el presidente era Porfirio Díaz.

De hecho, según una leyenda muy conocida en México, quien logró escapar esa noche era su yerno, Ignacio de la Torre y Mier.

Investigaciones posteriores han encontrado el nombre de otros 7 detenidos en los archivos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, además de una especie de conciliación colectiva en la que la sociedad ha reflexionado que no tenía nada de malo un encuentro social entre puros hombres y que definitivamente fue un abuso que existiera una redada, además de varias violaciones a los derechos humanos por el simple hecho de que algunos se reunieron para ejercer un acto recreativo afín a sus preferencias sexuales.

Dice la nota de BBC:

Jurídicamente la homosexualidad como tal nunca ha estado prohibida en México”. Pero casi todos fueron arrestados, excepto el yerno de Porfirio Díaz según la leyenda.

Luego fueron obligados a barrer las calles de la capital mexicana con la ropa del festejo, algo que también fue irregular pues ninguna ley establecía esa sanción.

Varios de los 41 castigados no pudieron pagar fianzas o sobornos, por lo que el abuso siguió ya que fueron obligados a anotarse en el Ejército, donde es probable que hayan sufrido más vejaciones debido a las condiciones de su entrada.

Es así como los 41 fueron víctimas de ejercer la diversidad sexual.

El dato Curioso:


Vídeo Recomendado

Previo

El Guardiolismo: la filosofía futbolera que va más allá de ganar

Siguiente

Lamentable: Asesinan a otro periodista, ahora en Chiapas

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *