Así es el paraíso fiscal de Elba Esther Gordillo

Elba Esther Gordillo hoy realizó su primera aparición pública luego de haber sido liberada del arresto domiciliario en el que vivía dentro de un departamento de lujo en Polanco, el cual era  de su propiedad. Su regreso a la vida cotidiana, siendo una mujer declaradamente inocente, no ha iniciado con intenciones de dedicarse al retiro o el descanso en los años que le queden de vida ya que [por ejemplo] lo que han destacado los medios de comunicación ha sido esta terrorífica declaración:“Recuperé la libertad y la reforma educativa se ha derrumbado”.

A estas sentencias se sumó un discurso en el que habló de los profesores como una unidad perseguida por la clase política, además de lanzar sendas indirectas hacía Aurelio Nuño y Enrique Peña Nieto. Otra de sus bienvenidas fue por el diario Reforma, quienes hoy dan una de las principales notas del día al recordar la ilustre y millonaria historia de la madre de la profesora Gordillo.

Si bien no es información nueva, esto llama la atención especialmente para aquellos vertidos en la discusión de la República Tuitera alrededor de la propuesta de impuesto para las herencias de los más ricos de México, como sería el caso de Gordillo y antes de su finada progenitora.

Entre lo peculiar de la historia está que la madre de Gordillo, a pesar de ser una profesora jubilada y no una accionista de alguna transnacional o empresaria notable, “heredó” a su hija una fortuna de 373 millones de pesos al momento de su muerte en 2009. Este testamento se había pactado desde 1996 e incluye varias obras de arte que retratan a la difunda y hasta a su hija Elba Esther.

Otros de los puntos notables del artículo es que el total de la herencia, que abarcó casi 144 millones de pesos en efectivo, se completa con participaciones en diversas empresas del rubro inmobiliaria y bastantes obras de arte. Lo peculiar es que dichos holdings estuvieron dictaminados por el mismo Corredor Público que valúo de manera inflada unos terrenos ligados a Javier Duarte. Se trata de Salomón Vargas García, Corredor Público 35 de la CDMX.

Las empresas, con nombres como Comercializadora TTS, son parte de una intrincada estrategia fiscal en la que los dueños iban desde los diferentes hijos de Gordillo, la mencionada matriarca Zoila Estela Morales Ochoa y algunos yernos de la recién liberada profesora.

Si existiera un impuesto a las herencias de los más ricos de México, esta fortuna que “heredó” -como dice Reforma- Elba Esther Gordillo al morir su madre hubiera sido objeto del impuesto para aquellos que hereden más de 10 millones de pesos.

Más sobre la propuesta:

El debate por el impuesto a las herencias: Lo que los más ricos no quieren que sepas


Vídeo Recomendado

Previo

Marlene Villatoro #VocesVioletas

Siguiente

Regresa Elba Esther Gordillo: Ella se dice víctima, Peña Nieto lo niega y AMLO dice que tiene derecho a participar

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *