Facebook en las campañas políticas en México: ¿Subestimado o sobreestimado?

Hace unos días Reporte Índigo presentaba como nota principal un texto que afirmaba que los jóvenes y las redes sociales son el nuevo voto duro para los políticos y un reto para conquistar. También existe el juicio de algunos periodistas, consultores políticos y actores políticos que subestiman el poder de las redes sociales y afirman que no ganan elecciones, que no son relevantes y que simplemente son un canal.

En cierto modo, los que no creen en el factor determinante de las redes tienen razón. Una campaña en Facebook por sí sola no gana elecciones, como tampoco lo hace la televisión o Televisa, son un conjunto de factores, pero el poder de Facebook [la plataforma] en la actualidad si puede compararse con el poder  (o impacto mediático) que tenía Televisa hace 12 o 6 años.


Publicidad

Los argumentos en contra

Daniel Ivoskus, consultor político, declaró en Efeckto con Raymundo Rivapalacio TV que:

“Las redes sociales impactan si tienen que ver con la realidad, no con los Trolls”

“Las redes sociales son una herramienta más”

“Si a mí me preguntan si las redes sociales son para ganar votos, yo diría que en América Latina las redes sociales ayudaron a hundir partidos políticos”

La consultora Gisela Rubach, declaró, también en Efekto TV, que:

“No hay evidencia de que la efervescencia en las redes sociales movilicen al voto”

“Las campañas se ganan en tierra”

“La elección de 2018 será a cuerpo a cuerpo, será una batalla de estructuras”


En ese tenor, algunos periodistas, académicos y actores políticos han replicado esos argumentos para minimizar a las redes sociales, pareciera una campaña en contra de la plataforma Facebook y del poder político que se pudiera obtener desde campañas en redes sociales.

“No ha desaparecido la hegemonía de los medios de comunicación tradicionales”, afirmó Francisco Aceves, académico de la Universidad de Guadalajara en una entrevista, pero también declaró que “las redes sociales han llegado a ser un contrapeso”.

Sin embargo en algunos datos duros que se pueden exponer sobre el tema es que según la Asociación Mexicana de Internet en México hay 70 millones de internautas, lo que representa el 63% de penetración de Internet, sobre política, esta misma Asociación informa que el 92% de esos internautas buscan información de los procesos electorales en internet y el 95% lo hace en las redes sociales. Esto sin duda, plantea una disyuntiva enorme a quienes subestiman el poder de las redes sociales en los procesos electorales.

Otro dato esencial es el rating de la televisión contra el versus de los actores políticos en Facebook, por ejemplo la Revista Expansión informó que el noticiero Hechos Noche de TvAzteca tuvo un rating de 15.2 puntos en enero lo que significa aproximadamente 2 millones de televidentes, tan solo a Andrés Manuel López Obrador tiene 2.4 millones de seguidores en Facebook quienes pueden ver el contenido que comparte.

En ese tenor, Rafael Valenzuela, consultor político escribió para El Informador que:

“Las redes sociales se han convertido en el gran campo de batalla electoral, en un indicador fiable para saber qué están consumiendo, reflexionando y discutiendo los ciudadanos y en una herramienta para conocer el ánimo social, mucho más efectiva y certera que las encuestas o los trackings”

¿Quiénes subestiman a las redes? ¿Quiénes las usan mejor?

Respondiendo estas preguntas podemos definir a quiénes les conviene desprestigiar las redes sociales como una herramienta poderosa, por ejemplo en un análisis publicado por Reforma, con apoyo del servicio especializado Social Bakers, Andrés Manuel López Obrador es el aspirante presidencial con mayor cantidad de interacciones en Facebook, mientras que José Antonio Meade tiene 195 mil y Margarita Zavala 94 mil. Cantidades que no se comparan con las de López Obrador.

En ese tenor, subestimarlas y criticarlas beneficia a quienes no obtienen rendimientos positivos de estas herramientas, quienes no las saben utilizar, quiénes no han aprendido a interactuar con usuarios y quiénes no hacen empatía con ellos.

Sin duda, Facebook no gana elecciones solo. Sin embargo, sí es un canal poderoso que puede otorgar información verídica sobre el termómetro electoral.
Previo

El fantasma de la entropía recorre el Museo de Arte Carrillo Gil

Siguiente

Científicas mexicanas crean una molécula anticáncer