Las acusaciones de desigualdad también alcanzaron la oficina de Vice en México

A finales del 2017 el New York  Times emanó un reporte  acerca de la cultural laboral tóxica y llena de acoso que se vive en las oficinas globales de Vice. Como consecuencia de esto, en la primera semana de enero dos ejecutivos fueron suspendidos; se trata  del presidente de Vice Media -Andrew Creighton- y el jefe digital, Mike Germano.  Otro reporte, pero de The Daily Beast, provocó la suspensión del jefe de la unidad de documentales, Jason Mojica. Este último acusado direcamente de acoso sexual por parte de una periodista.

Si bien para la oficina mexicana no hubo acusaciones en el tema de acoso, surgió información en redes sociales acerca de los supuestos ínfimos sueldos pagados a los staffers nacionales así como acusaciones de que las compensaciones no eran competitivas para los corresponsales que laboraban en nuestro país.


Publicidad

En 2014, Vice México presumía en un reportaje de Forbes que eran los punks que cautivan millonarios. En dicho artículo, el entonces CEO Eduardo Valenzuela (quién dejó el cargo en diciembre del 2015, actualmente la directora es Laura Woldenberg y los hechos mencionados aquí no involucran su gestión) presumía el hambre de corporativos internacionales por tener algo del brillo de Vice y como en México eran buscados por decenas de marcas en busca de documentales o incluso canales legacy que querían aprender de ellos.

En este vídeo de 2014, de manera algo insensible, el entonces directivo hablaba de la ventaja de tener oficinas en el costoso barrio de La Roma en la Ciudad de México y la importancia de que los trabajadores estén cerca de sus oficinas. ¿Paga Vice para tener ese nivel de vida? (5:28)

Ahora, en 2018, Valenzuela está fuera de la compañía y aunque sigue siendo uno de los medios más prometedores a nivel negocios como un ente mundial, en México las cosas se han desacelerado para Vice. La oficina ha sido integrada en algo llamado Vice en Español (no más Vice México) y las operaciones de Vice News, Vice Sports, Thumb, Broadly y Creators han sido consolidadas (literalmente) en Vice.com

En medio de la cruda por el reporte del NYT, encontré en redes sociales las siguientes declaraciones de dos ex trabajadores extranjeros en Vice para México, las cuales hablan (desde una experiencia muy personal) de salarios bajos tanto para corresponsales como para redactores mexicanos.

Nathaniel Janowitz, quien ahora es periodista freelance y era corresponsal de Vice para México,  narra desde su trinchera que sus compañeros en la oficina estadounidense estaban ganando el doble por el mismo trabajo.

A su ya de por sí bajo ingreso (tomando en cuenta que en teoría lo único mexicano de su arreglo era la locación, ya que le seguía pagando la oficina central) se le suma el dato de que sus colegas mexicanos ganaban la mitad del sueldo de él.  Es decir, 1/4 de lo que ganaban por el mismo trabajo los compañeros de Estados Unidos.

El buró de Vice News en México tardó en cerrar sólo porque los directivos del área estaban sorprendidos acerca de lo poco que era la paga en nuestro país.

Finalmente, Vice News en México terminó en 2016, una semana antes del estreno de Vice News Tonight. El punto de cambio fue el estreno del show diario en HBO estadounidense, mientras que en México resultaron infructuosos los esfuerzos de llevar la experiencia de Vice News a Foro TV.

El resto del hilo de Nathaniel no tiene desperdicio ya que se habla también de casos en la oficina británica, demostrando así que el problema de la remuneración a corresponsales, freelances y personal del área de Vice News no era algo exclusivo de la oficina mexicana.

Andrea Noel, quién también laboro en México para Vice News, también declaró en Twitter a finales del año pasado sobre las condiciones de los trabajadores de noticias en la empresa.

“El salario estaba debajo de la línea de pobreza en Estados Unidos”, dijo en un tuit:

Y las mujeres eran pagadas en un 1/3 de lo que los colegas varones:

Mientras según el ex-CEO, Eduardo Valenzuela, las grandes marcas perseguían a Vice para hacer comericales con ellos, los trabajadores parecía que pagaban una especie de impuesto Vice sobre su salario por ser parte de una marca cool. ¿Cómo vivir en La Roma y bajar de desayunar a la oficina con esos sueldos?

Previo

Diputado del PRI dice que hijos de madres solteras (y trabajadoras) tienen resentimiento contra la sociedad

Siguiente

Comando armado roba a periodistas en caravana de Marichuy: Congreso Nacional Indígena