Se inundarían tres pueblos para construir presa en Jalisco, hay contratos millonarios

“No queremos reubicación”, fue lo que gritó el sacerdote Gabriel Espinoza hacía Aristóteles Sandoval [gobernador de Jalisco] debido a los planes del gobierno en dicha entidad para concluir una presa aunque vayan a inundarse tres pueblos. El religioso es parte del Comité Salvemos Temaca y en un evento público confrontó al priísta, quien le respondió que “vamos en beneficio de las mayorías y lo que necesita este estado” además de que su puso en el rol del “precursor de los servicios que necesita nuestra gente”.

El contexto

  • Citando un estudio de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos, Sandoval Díaz anunció que la cortina de la Presa El Zapotillo contará con 105 metros de altura.
  • El estudio es acerca de la Cuencia del Río Verde. Leemos en El Informador, “aún con una cortina de 80 metros, los pobladores de Temacapulín, Acasico y Palmarejo estarían en riesgo inminente de inundación.”.
  • Entonces, bajo el argumento de que “no hay otra solución posible”, el priísta cambió los planes respecto a los tres pueblos que serían inundados.

Ya hubo voces críticas, como la del alcalde Guadalajara:


Hay un movimiento para Salvar a Temaca, el cual le pide al gobernador que busque otra solución:

De acuerdo a una publicación de Más de 131, la construcción de la presa El Zapotillo”estaba detenida por tres amparos impuestos por el Comité Salvemos a Temaca A.C. pero la amenaza de desalojo e inundación contínua”. Eso, desde 2014.

Montserrat Narro / Más de 131 / 2014

En el mismo sitio, leemos una especulación sobre las razones por las cuales el gobierno de Aristóteles Sandoval impulsa la construcción de la presa:

El proyecto pretende subsanar el déficit de acceso al agua que tienen los habitantes de las ciudades de León y Guadalajara. El argumento falaz va así: El Zapotillo servirá para aliviar la presión ejercida sobre la cuenca Lerma-Santiago.

Bajo esta justificación, el proyecto fue licitado y ha sido construido en diferentes etapas por las constructoras La Peninsular, Grupo Hermes, FCC y Abengoa, mismas que a la fecha ya se han echado a la bolsa más de 14 mil millones de pesos en la construcción de la infraestructura hídrica. Casualmente en el proyecto original no se menciona nada de El Puerto Seco ubicado en el Estado de Guanajuato que consume 64 litros de agua por segundo y que aloja las naves de producción de diversas transnacionales (Vera, 2014). Esta omisión, de la mano con el compromiso existente de atender las necesidades de los industriales del Bajío, ayuda a entender quién recibirá el beneficio derivado de la construcción de la presa.


Para más información recomedamos leer las notas de Más de 131 por Juan Yves Palmoar, así como los artículos de El Informador y El Occidental sobre las declaraciones del gobernador priísta que ha ordenado inundar tres pueblos.

Previo

El porno interactivo ya es una realidad al alcance de todos

Siguiente

"Cien años de soledad" se convierte en una danza ritual japonesa