En memoria del poeta Raúl Renán

El poeta, narrador y editor Raúl Renán (Mérida, Yucatán, 2 de febrero de 1928), fallecido el pasado 14 de junio en la Ciudad de México, deja un gran legado entre los escritores mexicanos. No sólo para aquellos que lo conocieron sino para las nuevas generaciones de artistas, por su labor como tallerista en el INBA y en la UNAM, sus aportaciones en el ramo de la edición de libros y suplementos culturales, así como su trabajo de poeta experimental.

Su obra literaria, su forma de apreciar la vida, su calidez humana y su desarrollo en el campo de la poesía son parte de su herencia en la historia de la literatura nacional, que lo mantendrá vivo como uno de los grandes poetas mexicanos. Además de esto, su visión como editor lo llevó a publicar libros que serán míticos, por sus características artísticas: por ejemplo, fundó y dirigió la editorial La Máquina Eléctrica, gracias a la cual pudo crear la célebre y legendaria colección Fósforos y papeles. La cual editaba libros de poesía con forma de cajas de cerillos.

“Ha sido una pérdida muy grande la de Raúl Renán, no solo como escritor, sino también como persona. Era de una generosidad extraordinaria. Pocos autores mexicanos se pueden jactar de tener esa capacidad de hacer amistades profundas como Raúl. Como escritor era uno de los poetas más inquietos de la literatura mexicana contemporánea, algo que se va a extrañar mucho”, dijo el escritor Mauricio Montiel en entrevista con el INBA.

Durante varias décadas, Renán dirigió el Taller de Poesía Experimental y ha sido uno de los pocos autores con un interés genuino por la experimentación en la poesía mexicana, algo que no es común, afirmó el también coordinador nacional de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Asimismo, anunció que el domingo 9 de julio al mediodía en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes se presentará la sexta tanda de la colección Fervores de Parentalia Ediciones, que incluye una plaquette con poesía de Raúl Renán.

Previo

Agencia Magnum: el arte convertido en fotoperiodismo

Siguiente

La memoria no es estable y quizá tus recuerdos son falsos