“Publicar Pedro Páramo en náhuatl es un acto revolucionario”: Victoriano de la Cruz

Este viernes 19 de mayo fue presentada la versión en náhuatl de la novelaPedro Páramo’, escrita por Juan Rulfo, en el aula magna del Instituto de Filológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México. La presentación contó con la presencia del traductor de esta obra Victoriano de la Cruz, el crítico literario Heriberto Yépez y Georgina García Gutiérrez, académica de dicho instituto.

Publicada por la editorial RM, esta versión en una de las principales lenguas originarias de México,  estuvo enmarcada en las jornadas de crítica, difusión y homenaje  en torno al centenario del escritor Juan Rulfo (1917-1986).

“La lengua náhuatl se está muriendo”, expresó Victoriano de la Cruz, quien aseguró que la aparición de un libro como este es “un acto de rebeldía”. En un país como México donde existen más de 60 lenguas originarias, las cuales la mayoría está en riesgo de desaparecer, una versión en náhuatl de un libro emblemático como Pedro Páramo representa “un milagro y un acto revolucionario”. 

El también profesor, lingüista e investigador, aseguró que se dedicó a traducir este libro “como un acto de necedad para que mi lengua sobreviva”. Explicó que esta lengua, como muchas otras, se encuentra en desplazamiento lingüístico por lenguas hegemónicas como el español, y el inglés.

Una versión en náhuatl de un libro emblemático como Pedro Páramo representa “un milagro y un acto revolucionario”. 

“Muchos estudios de náhuatl se hacen en Estados Unidos. En México nadie le apuesta a realizar una investigación sobre este idioma, o en torno a él. Pareciera que no existe el náhuatl. Por ejemplo, el francés tienen mucho menos corpus, y en contraposición, el náhuatl tiene muchos temas a tratar y aún así no es un objeto de interés”, expresó de la Cruz.

“Cuando entro a una librería pregunto: ‘¿Dónde está la sección en náhuatl o maya?’ Obviamente no existe, porque la producción literaria y académica es mínima. Y además, a la gente no le interesa”, enfatizó el traductor.

El náhuatl cuenta con más de 7 millones de hablantes, lo que lo coloca como la segunda lengua más usada en el territorio nacional. Cuenta con 30 variantes regionales que, a decir de Victoriano de la Cruz “estas cifras nos asustan. Sin embargo, es fácil acercarse al náhuatl y aprenderlo”.

Al respecto de la literatura de Juan Rulfo, el lingüista aseguró que su cercanía con el tema de la muerte la lleva en su raíces. “Para mí los muertos de la Comala de Juan Rulfo no están muertos, porque desde mi cosmovisión los abuelos y la gente que ya no está con nosotros en este mundo terrenal siempre nos acompaña. Su cercanía es cotidiana. Esta es una circunstancia de lectura que muchos no saben pero que representa una diferencia muy impactante”.

Con un tiraje de 2,000 ejemplares, se espera que esta obra sea “un ser vivo que pueda acercar a las personas interesadas en aprender el náhuatl, no sólo a los especialistas”.

Victoriano de la Cruz lee el inicio de la famosa novela
Previo

Memo Ochoa y los números: una dicotomía.

Siguiente

Mireles: la lucha por ser nombrados