12 de Diciembre: ¿Cómo son los peregrinos de ésta generación?

Caminando, corriendo, en bicicleta, en caravanas, en camión, se desplazan para visitar la Basílica de Guadalupe y dar gracias por la vida y los favores concedidos. Cerca de siete millones de peregrinos, impulsados por su devoción, harán un esfuerzo físico y económico para llegar ante la Virgen y consagrar su fe.

Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers

Por debajo de su acto religioso, sin embargo, puede palparse la realidad de millones: los testimonios dan cuenta de la falta de servicios básicos en el ámbito rural, el machismo, los estragos de la brecha generacional, la falta de oportunidades para los jóvenes y la desigualdad. Pero también, no hay duda, destilan optimismo, solidaridad y desenfado.

medalla-04

flechitaDOS

LOS TESTIMONIOS

Kike Sánchez Nava

Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers

“Tengo 18 años. Llevo tres años viniendo. Me invitaron y me dijeron que viniera, porque también soy parte de lo católico, y quise vivir la experiencia para ver que se siente. Estamos acompañados de adultos de San Cosme, Tlaxcala. Me gusta la emoción y que se siente bonito hacer como una misión, podríamos decirlo, como la fe que uno le tiene hacia la virgen. Mi familia es toda católica. Yo creo que pues hay menos católicos, pero cada quién tiene su decisión de qué religión tiene. Mi pensar es que cada tiempo van cambiando las cosas. Me acuerdo que mi mamá me contaba que cuando ellos venían, no estaba resguardado. Ahora ya hay más vigilancia”.

Maribel

Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers

 “Soy de Acatitla. Los hombres se vienen en bicicleta y yo voy animándolos en la camioneta, diciéndoles que ya vamos a llegar. Me gustaría venir como ellos, pero siento que es muy riesgoso, aunque si he visto a una que otra chava haciéndolo. Yo empecé a venir hace ocho años, pero veníamos normal, en camión. Ahora los últimos años me dedico a apoyarlos a ellos. Es bonito venir, porque visitamos a nuestra morenita, que en mi caso, me ha ayudado a salir de muchos problemas. Ella me apoya en el transcurso del año. Siempre doy gracias por mi familia. Si tengo salud y vida, aquí vendré cuando se pueda”.

Hugo Cayetano

Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers

“Soy de Cholula, de un pueblo que se llama Los Reyes Tlanechicolpan. Hacemos un día y medio de recorrido. Es la primera vez que vengo: me dan ganas de ver que tan bonita está la iglesia. En el viaje me acompañan mis primos, y mis papás me dijeron nomás que me viniera con cuidado”.

Ulises García

Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers

Tengo catorce años. Vine con mi papá. No me cansé mucho, así que quiero regresar el próximo año”.

Astrid, Sandra, Lilia, Lucero

Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers

“Venimos de San Miguel Xaltepec, en el grupo de la peregrinación de los de antorcha. Nos venimos corriendo. Salimos de allá a las 9 de la mañana del sábado y llegamos a las 2 de la madrugada de hoy. El viaje es separados: en un carro vienen chicas y en otro muchachos. Cuando nos cansamos, nos subimos a los coches, y luego ya que descansamos nos bajamos para seguir corriendo. Venimos a visitar a la santísima Virgen, sobre todo para agradecer. Nuestros papás nos dicen que con cuidado y que vengamos a lo que venimos. Es complicado lo del carro, el flete, y en algunas cosas sabemos que hay más peligros, porque una mujer está más en riesgo que un hombre. Por eso cuando entras a ver a la virgen te sientes muy feliz de llegar con bien”.

Carolina

Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers

“Tengo 18 años. Vengo en relevo: un carro va adelante y va dejando a la gente y luego hay uno que viene atrás y va arrejuntándola. Es un tramo de veinte a treinta metros de distancia. Vine porque quería ver a mi mamá lupita. Mi familia es cien por ciento católica. Sólo mis hermanos mayores habían venido, y está es la primera vez que yo estoy aquí. Mis papás saben que viene uno a la devoción, no a la tentación, por eso me dejaron venir. Quiero agradecerle por la vida. Aunque sé que puede ser peligroso, en el querer está el poder, y lo importante es venir, seas hombre o mujer.

Jetzabel Sánchez Balbuena

Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers

“Somos de San Nicolás Tolentino en Puebla. Tengo treinta y dos años. Salimos a las cuatro de la tarde para llegar aquí a las dos de la mañana. Yo empecé a venir para darle gracias a la Virgen desde que era joven. La primera vez fue porque allá en mi pueblo era difícil estudiar, sobre todo por la cuestión económica. Entonces se me dio la oportunidad de cursar una carrera técnica y por eso me vine en relevo. Luego me rompí la rodilla. Cuando me recuperé, volví a aventarme con un tío que en paz descanse. Soy la única mujer del grupo orita. Es muy bonito estar aquí porque nuestra familia también nos manda nuestros encargos: algunos venimos a dar gracias por un favor que la virgencita nos hizo, o por el simple hecho de estudiar, de tener un trabajo, o hay quienes tienen su cañita y quieren que se les de bien la siembra. Este año es para nosotros entre especial y fuerte, porque tres de nuestros compañeros que venían en el grupo fallecieron en el año. Por eso traemos sus nombres en nuestras playeras.

Una iglesia católica más renovada, que se enfoca más en la conciencia de las personas.

La primera vez que me invitaron como que se sacaron de onda los niños, porque pensaban que los iba a atrasar, pero ya que se desarrolló la amistad, ya nos llevamos muy bien. Hay mucha armonía como compañeros del pueblo. Yo cada vez veo más participación de las mujeres, aunque me esta tocando ver una iglesia en decadencia, principalmente en los poblados. En parte es porque hay poca integración de la mujer, sobre todo en la variante católica diocesana. Yo estoy participando en la Legionarios del Espíritu Santo en Puebla, una iglesia católica más renovada, que se enfoca más en la conciencia de las personas.

Yo admiro mucho a la virgen María porque desde el primer momento, viendo lo que se veía venir con la anunciación, ella respondió: “sí, porque soy tu esclava”, aceptando desde el principio los designios de Dios. Gracias a su intervención, también Jesús hizo su primer milagro, y por eso le pedimos su favor a ella, para estar más cerca de Jesús. Igual María sufrió mucho cuando mataron a su hijo, sabiendo que era inocente, y es como las mamás de estos chicos que te comento, nuestros compañeros, que sus madres los vieron partir muy jóvenes.

El papa Francisco es una renovación. Si lees la biblia, todo lo que dice son parábolas que se pueden adaptar a tu momento. Tiene que ver la fe, pero sobre todo, a qué le das tu fe: querer tener una casa, un coche, mucho dinero, cosas así. Pero también puedes hacerlo para el amor, la paz, la compasión, ser misericordioso, compartir el pan…”

flechitaDOS

COLOFÓN

_r0a2638-editAna Rita Ruelas

“Dios me lleva por muchos caminos. Orita soy generala, ando en el séptimo grado. Venimos de Jalisco, de Ahualulco de Mercado. Yo soy artista…”

Doña Martha


Vengo con Rita, que es una mujer sin par. Participó en la película “Hecho en México”, que salió en 2012, y
Televisa le hizo una revista y le dieron una portada grande por eso. Todas las bandas la traen orita: la MS hizo
un video donde ella sale en la Minerva, igual nuestros paisanos los Cuisillos. Su labor es social. Nunca se ha cobrado por nada. Actualmente, en el corazón del centro, ella baila con exhibiciones gratuitas con la banda del gobierno del Estado. Es la alegría del centro histórico y de Jalisco. Ella es generala, valiente entre los valientes y famosa entre los famosos. Ese grado se lo otorgó otra actriz, Dolores del Río. Yo no conozco a mujer como ella. Yo la admiro: es inteligente, perspicaz, entrona. Ella es un personaje mundial. Les hacen sus entrevistas de todos los lugares del mundo.

Orita mi sobrinos nos apoya para que vengamos para acá. Rita a veces canta entre carros, pero no conseguimos mucho: una vez fuimos a la Minerva y sacó veinte pesos, pero algo es algo, salió para su ropita interior, como quien dice.

Yo más que pedirle a la virgen vengo a agradecerle su ayuda. Antes estábamos muy mal, pero ahora nos apoyan ya mis sobrinos. Cuando venimos acá a la Ciudad de México, nos dicen que por qué llegamos solas, pero la mujer no depende del hombre, somos independientes, nos bastamos, no tenemos miedo. Ya es tiempo de que la mujer sea valiente y vaya para adelante. Lamentablemente no se le ha dado lugar a la mujer: un hombre jamás va a aceptar que sea más inteligente y más capaz a su lado. Ya las cosas han cambiado: ya está ahí Arely Gómez, Josefina Vázquez Mota…incluso yo creo que si Ana Rita se postulara, seguro gana y yo votaba por ella”.

flechitaDOS

LA NARRATIVA VISUAL

Todas las fotos: Annick Donkers

Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers

flechitaDOS

CRÉDITOS

Narrativa: Alexandria Sevilla
Edición: César Alan Ruiz Galicia
Diseño Web: Francisco Trejo
Fotografías originales: Annick Donkers

Entrada anterior

El Gobierno de la CDMX arremete contra las expresiones artísticas

Entrada siguiente

La humanidad destruye pero la vida resiste y se diversifica