Maria Antonieta Canfield: pintura que vuela

María Antonieta Canfield  baja con cuidado por la pared descarapelada del edificio. Se equilibra. Hace un poco de cosquillas a sus colores, siempre a punto de saltar desde las puntas de sus dedos. En la superficie de la pared, lentamente, una mujer comienza a delinear el rostro etéreo de otra mujer, y una a la otra se van haciendo en el proceso.

Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers

La imaginación sostiene y provoca vértigo, tal como los cordones azules hacen flotar a María, que se define como una persona que quería “convertirse en una pequeña hormiga que todavía puede jugar en el frasco gigante de mermelada”. Tercera Vía siguió por varios días sus pasos para acercarse a su trabajo y traer un poco del contenido de esa mermelada a nuestros lectores.  

flechitaDOS

¿Cuando nació tu pasión por la pintura mural?

Desde niña me gustó la pintura. Me encantaban los alebrijes, los textiles, las ollas pintadas a mano, y creo que mi primer gran fascinación con el muralismo fueron los impresionantes murales del Castillo de Chapultepec. Sin embargo, mi interés por la pintura monumental Street Art nació en Europa, como producto de la convivencia con el trabajo de artistas urbanos de Bruselas.

El arte moderno, la pintura en las galerías, sus temáticas y la manera de abordar la pintura es absolutamente distinta en el Street Art, que exige una honestidad con la que me identifico; es un espacio que cualquiera puede tomar, es autogestionado y la convivencia entre los artistas urbanos es increíblemente enriquecedora.

¿A quienes consideras como tus principales influencias?

Admiro y me aportan todo tipo de artistas. Me encantan autores clásicos como Botticelli , Paolo Uccello, Lucas Cranach y soy fanática de Lucían Freud; admiro a los autores Art Nouveau como Gustav Klimt , Egon Schielle, Kokoschka; me gusta la naturaleza de Frida kahlo, me encanta la inocencia de Rousseau…me gustan mucho los dibujos monumentales de Roa, el grabado de Uriel Marín, los dibujos de Daniel Acosta y la pintura de muchísimos jóvenes artistas mexicanos. Creo que están llenos de talento y que tengo mucho que aprender de ellos. Siento que en México comparto con otros artistas el background cultural, la paleta de color y el imaginario mexicano. La manera en la que ellos lo interpretan es brutal: Senkoe, Farid Rueda, el Colectivo María Pistolas, Momo, Rooman, Curiot, Smith…

¿Puedes hablarnos de tu proceso creativo? ¿Cómo es, qué procuras, de qué manera lo estimulas?

Intento mantenerme alerta y disfrutar de la belleza del mundo: las flores, las plantas, los animales, los textiles. Todo es un buen pretexto para hacer un estudio, una acuarela, un retrato. Tengo una biblioteca de imágenes de flores, de mariposas, de animals, de insectos; me gustan la cosas que vuelan….los pájaros, los peces. Creo mucho en el subconsciente, el proceso creativo es libre y sin espectativas, como un cadáver exquisito. Me gusta que los elementos aparezcan desordenada y casualmente. No me agrada encerrar mi obra en conceptos, prefiero la libertad; después, cuando el boceto o la pieza esta terminada, paso a analizarla. Siempre hay cosas que tienen una relación interior con su autor, con emociones y símbolos. Siempre hay una narrativa escondida.

Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers

¿Qué representa esta obra en particular? ¿Cómo fue concebida?

El Nombre de la obra es Sisterhood y es una colaboración con Paola Beck. La idea es crear lazos con otra muralista y pintora que está como yo navegando por las aguas del Distrito Federal, intentando sobrevivir como artistas, buscando hacernos de un nombre. Lo interesante es que trabajar con alguien más que tiene un proceso diferente y otra manera de pintar siempre te lleva a hacer cosas que no pensarías de ti misma. Es un aprendizaje colaborar con Paola, nos llevó a las dos hacia nuevos procesos.

Siento que las mujeres estamos viviendo una época distinta, en la que tenemos más responsabilidades, más libertad y opinion. Sin embargo, el trabajo todavía no está hecho: falta mucho para sentirnos cómodas y libres en nuestra sociedad. Los feminicidios son una prueba clara de que el nuevo rol de la mujer no esta siendo entendido. La hermandad entre mujeres y el compañerismo, el apoyo y la comprensión entre nosotras mismas es una manera de erradicar el machismo y es una forma de lucha.  

Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers
Foto: Annick Donkers

¿En dónde podemos seguir tu trabajo?

Tengo un espacio en Youtube “María Canfield” para mis vídeos voladores. Y también tengo una página y mi face.

flechitaDOS

LA NARRATIVA GRÁFICA

Todas las fotos: Annick Donkers


Vídeo Recomendado

Previo

Jueves de plumas ligeras: más cartones de Trump

Siguiente

La agenda de la primera senadora latina en Estados Unidos

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *