Pedro Kumamoto: “La política se viene construyendo a partir de poses y de consignas, pero muy poco a través de propuestas”

Pedro Kumamoto es un político independiente del estado de Jalisco en México. El año pasado ganó el Distrito 10 con sede en Zapopan, obteniendo así un lugar en el Congreso del Estado de Jalisco.

flechitaDOS

¿Cuál es tu diagnóstico del país?


______

Estamos en medio de crisis económicas, políticas, alimentarias y medioambientales. Creo que contamos con los elementos y las herramientas para acabar con ellas, pero en tanto no exista una reflexión fuera de las instituciones y dentro de las mismas, va a ser muy complicado.

Por otra parte, la respuesta de las no-instituciones está ya dada y eso me llena de esperanza.Pero también es justo decir que las respuestas de nuestro gobierno quedan debiendo al país, a la gente y a los procesos comunitarios que deberían existir.

¿Cómo construyes pactos sin una bancada que te respalde? ¿Se pueden hacer acuerdos si tu papel en el Congreso es de “lobo estepario”?

Yo creo que se puede y que lo hemos logrado. El hecho concreto es que hemos pasado la Ley de Participación Social, hemos concretado puntos de acuerdo y ahora impulsamos exitosamente la eliminación del fuero. Teóricamente genera muchas dudas sobre si se va a poder o no, pero en lo concreto ha sido posible.

En días recientes el Congreso de Veracruz aprobó una ley en contra del aborto. ¿Cuál es tu posición al respecto?

DSC05809_Fotor
Foto: Alexandria Sevilla

La interrupción legal del embarazo ya es un hecho en Jalisco, bajo ciertos supuestos. Yo creo que debemos continuar el debate acerca de los derechos sexuales y reproductivos de todas las personas, tanto jóvenes como niñas y niños, con una pedagogía adecuada para ellos. Por otro lado, hay que generar los procesos para que las políticas públicas estén diseñadas con perspectiva de género, con la posibilidad de comprender las distintas realidades que nos atraviesan, incluyendo el derecho a decidir.

No puedo dejar de mencionar que fue una nota periodística la que generó la confusión respecto a mi posición en este tema, por lo que se ha vuelto una pregunta frecuente. Yo estoy a favor, pero es un proceso de deliberación que hay que ampliar más allá de mi posición.

¿Cuál es tu postura respecto al matrimonio entre personas del mismo sexo?

A favor del matrimonio igualitario y también de la adopción, reconociendo que no puede haber personas que tengan más derechos que otras personas.

¿Qué rescatas de tu experiencia legislativa?

Creo que hay temas que apuestan al futuro y no están consolidados en la discusión pública
Ha sido un proceso deliberativo, en el sentido de que nosotros en Wikipolítica planteamos una agenda construida con la comunidad, a través de encuestas, actividades y procesos de diagnóstico con expertos y expertas, así como con vecinas y vecinos. Eso da una tradición, un proceso deliberativo muy importante. Por otro lado, para nosotros ha sido necesario identificar cuáles son las luchas más relevantes, para trabajar sobre ellas y sacarlas adelante. Finalmente, hemos establacido los puntos cruciales de la agenda, así como la ética o los valores a los que no podemos renunciar, y a partir de eso decidimos en qué cosas es viable ser estratégico y en qué cosas hay que ser intransigente. Esto en el contexto de un mosaico de partidos, de actores y de grupos, donde hay cosas en las que se coincide y cosas en las que no, pero incluso en esos casos puede encontrarse puntos de articulación, si se antepone la madurez.

¿Cómo defines tu agenda? ¿Qué temas están contemplados para lo que viene?

Esa agenda ya fue deliberada y definida con el proceso de Wikipolítica. Lo que nosotros hacemos es decidir estratégicamente los momentos en que vamos a ir posicionando los temas. Por lo pronto, vienen trabajos vinculados a derecho de ciudad, justicia social, además de que impulsaremos una revisión respecto a puntos sobre trabajo y no discriminación.

¿Cuál consideras que han sido tus principales errores -o las experiencias- que pueden servir como punto de partida para otros procesos?

Creo que se trata de identificar cuáles son los objetivos últimos de lo que estás haciendo y a partir de eso tomar las herramientas que creas más convenientes, ya sean institucionales o no institucionales. Me explico: creo que a veces es mejor hacer una marcha sobre un tema que intentar hacer una ley; en algunos casos, estratégicamente hablando, será más importante hacer una ley que una marcha, y aún en otros será importante hacer las dos. Tenemos que revisar cuáles son los mecanismos más relevantes para sacar adelante nuestros planteamientos, nuestras ideas, y desde esa lógica, visibilizar, impulsar, facilitar, legislar, hacer política pública y tener apertura para reconocer el momento en que cada una de esas herramientas ayuda a ese objetivo último.

Nosotros en Wikipolítica planteamos una agenda construida con la comunidad, a través de encuestas, actividades y procesos de diagnóstico con expertos y expertas, así como con vecinas y vecinos.

En esta visita, ¿Cómo has vivido el intercambio de ideas con otros actores en la Ciudad de México?

Yo creo que en el tipo de debate que entablan es interesante. Percibo que hay más especialización en ciertos temas. Aunque en muchos coincidimos, en otros tienen sus particularidades. Ahí entra lo regional: una ONG en Xochimilco seguramente se interesará más en biodiversidad que otra organización que se desenvuelve en un contexto netamente urbano. Eso te habla de las diferencias entre las latitudes. En cuanto a la teorización de los temas, yo he encontrado ese mismo nivel en otros lugares, pero en la Ciudad de México hay más visibilidad, sobre todo por los distintos círculos y foros que suelen organizar. A nosotros nos gusta teorizar también, pero muy desde la aplicación de esas ideas en el día a día.

Tenemos noticias de que has tenido diversos encuentros fuera de México. ¿Cuál era el objetivo de los mismos?

En Londres tuve participación en una agenda alrededor de Estado de Derecho y trabajo anti-corrupción en Reino Unido, a través de distintas instituciones, desde el Parlamento, hasta parlamentos locales y organizaciones como Transparencia Internacional y Amnistía Internacional. De ahí rescato que la corrupción ocurre en todos los países, pero la diferencia es cómo respondemos a ella. Cuando se dieron cuenta los ingleses de la grave problemática de corrupción que vivían al principio de esta década, lo que hicieron fue crear una ley muy ambiciosa para acabar con ese problema. Creo que en nuestro país muchas veces solemos pensar que la corrupción se vale, que es normal, y creo que por eso el éxito de la Ley 3 de 3 me emociona mucho: no se trata nada más de cambiar instituciones, sino de modificar el paradigma, en este caso, definir que la corrupción no se puede tolerar.

En Argentina lo que hicimos fue fundar la Red Latinoamericana de Innovación Política. Coincidimos con gente que trabaja en instituciones, en movimientos sociales, y en los más diversos espacios. Lo que entendemos en esta red es que la innovación política no pasa sólo por hacer nuevas aplicaciones para teléfonos inteligentes, sino que implica resignificar la concepción de la política dentro de nuestros países, para construir modelos mucho más cercanos de administración pública, y sobre todo, generar puentes entre lo no institucional y lo institucional.

Mencionas la Ley 3 de 3, respecto a la cual se han hecho críticas diversas. Quizá el argumento más fuerte es que se perdió una oportunidad histórica al prescindir de la obligación de los funcionarios de presentar su evolución patrimonial y al no garantizar condiciones para que el Fiscal Anticorrupción sea una figura plenamente autónoma. ¿Qué opinas de estos señalamientos?

En nuestro país muchas veces solemos pensar que la corrupción se vale, que es normal, y creo que por eso el éxito de la Ley 3 de 3 me emociona mucho,
He leído muchas de las críticas y tienen sentido. A este entramado legal se le pueden dar muchas vueltas. Yo lo que digo es que este sistema es mejor a lo que teníamos y que encamina hacia los objetivos que tenemos. Esta clase de críticas yo siempre he dicho que deben ser retomadas para generar posteriormente leyes mucho mejores, pues procesos legislativos son siempre perfectibles. Pero no hay que ser inocentes y pensar que esta ley va a acabar con el problema. Lo que hace es generar un ecosistema adverso a la corrupción, pero una ley no va a suplir lo que no hagamos como sociedad, como instituciones, y lo que no logremos también a niveles simbólicos y culturales. Creo que la Ley 3 de 3 ayuda a iniciar una discusión a nivel nacional. Desestimar estos procesos es un error, porque reunir más de seiscientas mil firmas, crear mecanismos de parlamento abierto y hacer que pase el 95% de lo planteado es importante y no se puede hacer a un lado.

kumi.jpg

¿Cuál es tu perspectiva rumbo a 2018?

Lo primero y a lo que no se puede renunciar es a construir un programa para la ciudad, la región y el país. Creo que hay temas que apuestan al futuro y no están consolidados en la discusión pública. Por ejemplo, cambiar el modelo de medicina curativa a medicina preventiva. No vamos a poder con la diabetes en quince años por los costos en salud y el sufrimiento que significa para la sociedad si no cambiamos la forma en que atacamos el problema. No vamos a tener un país con futuro si no cambiamos a energías renovables. No vamos a tener un país si no combatimos decididamente el machismo y la misoginia. No vamos a poder tener un país si no apostamos a recuperar, aceptar y abrazar las culturas indígenas y a reconocer su relevancia. No vamos a tener un país permitiendo que se precarice el trabajo de las y los jóvenes. Tenemos que poner una agenda a 2018, que eso no significa condicionarlo a lo electoral ni descartarlo. Se trata de generar ideas, la materia prima de la política. Creo que es lo que ha faltado, porque la política se viene construyendo a partir de poses, de consignas, pero muy poco a través de propuestas.

La innovación política no pasa sólo por hacer nuevas aplicaciones para teléfonos inteligentes, sino que implica resignificar la concepción de la política dentro de nuestros países

¿Hay algún polític@ del panorama actual que consideres como un modelo respeto a tu proyecto?

Sobre todo podríamos ver en América Latina a Giorgio Jackson, o en Barcelona a Ada Colau, porque me parece que son personas que están reflexionando y repensando las relaciones de poder. Para Wikipolítica es central la agenda, pero también los cómos. Hay que innovar en eso: en cómo ejercemos el poder, cómo lo enfrentamos, cómo lo democratizamos. Hay que retomar esos ejemplos.

flechitaDOS

Todas las fotos: Alexandria Sevilla 

Pedro Kumamoto en Tercera Vía

La semana pasada el periódico Mural, la edición de Jalisco del periódico Reforma publicó una encuesta sobre las prácticas políticas

READ MORE

Enrique Alfaro rompió con 82 años de gobierno en Guadalajara entre el PRI y el PAN. Pedro Kumamoto se convirtió

READ MORE

Nuestro colaborador Luis Gatica responde la columna Manifesto y Destino de Pedro Kumamoto: Yo no tuve el romanticismo de los

READ MORE

Con la ola de recortes presupuestales y la indignación que causa el alto costo de mantener a las instituciones políticas,

READ MORE
Previo

10 imágenes que muestran el "trabajo invisible" de las mujeres

Siguiente

Miércoles de trazos largos